Ana Obregón publica el último post de su hijo fallecido a causa del cáncer

Alessandro murió a causa de leucemia a los 27 años dejando una publicación incompleta
Ana Obregón publica el último post de su hijo fallecido a causa del cáncer
Ana Obregón junto a su fallecido hijo Aless.
Foto: Latin Iconos Agency / Cortesía

En mayo, la noticia del fallecimiento del hijo de Ana Obregón cimbró al mundo del espectáculo. El joven Alessandro murió a causa de cáncer a sus 27 años, dejando un gran hueco en su familia.

Tras la muerte de su hijo, la también empresaria encontró el último mensaje que su hijo pensaba publicar en sus redes sociales, un último mensaje que no pudo terminar de escribir, pues la enfermedad habría sido más rápida.

View this post on Instagram

Verano 2019. Cuando la vida era vida. #alessforever 💔

A post shared by Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) on

Hace un mes encontré en tu móvil el último post que escribiste. No tuviste tiempo de terminarlo ni de subirlo. He dudado mucho si hacerlo, pero sé que tú querías hacerlo. Hoy lo comparto con todos vosotros de parte de Áless desde el corazón mutilado de una madre”, escribe con visible dolor la empresaria.

View this post on Instagram

Hace un mes encontré en tu móvil el último post que escribiste. No tuviste tiempo de terminarlo ni de subirlo. He dudado mucho si hacerlo, pero se que tú querías hacerlo. Hoy lo comparto con todos vosotros de parte de Áless desde el corazón mutilado de una madre: “El problema más grande del ser humano – y el mío hasta que me dijeron que tenía cáncer – es la manera de entender la felicidad, de ser feliz. Me he pasado 27 años de mi vida intentando ser el mejor estudiante, graduarme en la mejor universidad , montar empresas y sentirme un cowboy del capitalismo, siempre anclado en el ‘más es mejor.’ Todo precioso y bonito hasta que un día te dan la noticia y no sabes cuantos meses te quedan de vida. En un abrir y cerrar de ojos, te das cuenta de la importancia del ‘tiempo.’ Mejor aún, te das cuenta cómo y con quien quieres invertirlo. Cuantas veces no he estado con mi novia por quedarme enviando correos hasta las 3 de la mañana? Cuantas veces he ido a jugar con mi hermanita pequeña? Cuantas veces habré ido a ver a mi madre? Cuantas la he colgado? Cuantas invitaciones rechazadas al cine con mi padre? Cuantas? CUANTAS????? No soy nadie para darte un consejo pero quizás, dios no lo quiera, un día recibas una llamada del hospital después de hacerte una tac, una placa o un análisis de sangre, invitándote a cerrar una cita con urgencia. Quizás ese día se sienten 7 médicos delante de ti y ‘bum’ todas esas metas por ser un as se evaporan. Al final solo te llevas el tiempo y el amor que has dedicado a las personas que quieres, a las qué … ” @alessandrolequiojr PDT. Mi Aless , ojalá lo hubiera leído antes de que partieras para decirte que has dado tanto amor en esta vida; a tus amigos, a tu novia, a tu familia y sobre todo a mí, que necesitaría 1 millón de vidas para agradecértelo . Tu mensaje llegará al corazón de muchas personas.#alessforever

A post shared by Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) on

“El problema más grande del ser humano – y el mío hasta que me dijeron que tenía cáncer – es la manera de entender la felicidad, de ser feliz. Me he pasado 27 años de mi vida intentando ser el mejor estudiante, graduarme en la mejor universidad , montar empresas y sentirme un cowboy del capitalismo, siempre anclado en el ‘más es mejor.’ Todo precioso y bonito hasta que un día te dan la noticia y no sabes cuantos meses te quedan de vida”.

“En un abrir y cerrar de ojos, te das cuenta de la importancia del ‘tiempo.’ Mejor aún, te das cuenta cómo y con quien quieres invertirlo. ¿Cuántas veces no he estado con mi novia por quedarme enviando correos hasta las 3 de la mañana? ¿Cuántas veces he ido a jugar con mi hermanita pequeña? ¿Cuántas veces habré ido a ver a mi madre? ¿Cuántas la he colgado? ¿Cuantas invitaciones rechazadas al cine con mi padre? ¿Cuántas? ¿CUÁNTAS?”.

“No soy nadie para darte un consejo pero quizás, dios no lo quiera, un día recibas una llamada del hospital después de hacerte una tac, una placa o un análisis de sangre, invitando a cerrar una cita con urgencia. Quizás ese día se sienten 7 médicos delante de ti y ‘bum’ todas esas metas por ser un as se evaporan. Al final solo te llevas el tiempo y el amor que has dedicado a las personas que quieres, a las qué … ”, termina la publicación.

Para terminar, Ana agrega una posdata, con la que agradece a su hijo por todo el amor que él les dio.