Explosión en Beirut: Estalla la protesta contra el gobierno por su mala gestión del desastre

Muchos de los participantes en la protesta culpan a la clase política por lo ocurrido, al acusarla de ser negligente, incompetente y responsable de mala gestión
Explosión en Beirut: Estalla la protesta contra el gobierno por su mala gestión del desastre
Manifestantes protestan contra el gobierno en Beirut por su gestión de la catástrofe causada por una explosión.
Foto: IBRAHIM DIRANI DAR AL MUSSAWIR / EFE

Agentes de las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos y se enfrentaron a manifestantes que lanzaban piedras este sábado en Beirut, la capital del Líbano, en medio de un estallido de rabia tras la explosión masiva que el pasado martes devastó gran parte de la ciudad y mató a al menos 158 personas. Alrededor de 6,000 resultaron heridas y decenas aún quedaban en paradero desconocido a fecha de este sábado, cuando las razones de la explosión aún no se esclarecen del todo.

Organizadores de la protesta colocaron símbolos para indicar metafóricamente su condena a varios representantes políticos, cuya corrupción y negligencia responsabilizan por lo ocurrido. Entre ellos, se vieron simulacros de sogas. “Dimisión o ahorcamiento”, rezaba una pancarta. Grupos de manifestantes irrumpieron los edificios de algunos ministerios.

Lo que explotó fueron miles de toneladas de nitrato de amonio, almacenado de manera presuntamente no adecuada en el puerto de la ciudad durante más de seis años. Según lo que se sabe hasta ahora, este químico empleado en explosivos y fertilizantes fue confiscado de un mercante ruso, requisado en 2013.

Causada aparentemente por un incendio, la explosión fue con diferencia la mayor en la turbulenta historia de este país de Oriente Próximo que comparte frontera con Israel. El gobernador de Beirut dijo que lo ocurrido provocó daños por entre $10,000 y $15,000 millones de dólares. También destruyó 6,200 edificios y dejó a cientos de miles de personas sin hogar.

Pequeños grupos de jóvenes comenzaron este sábado a arrojar piedras a las fuerzas de seguridad. Cerca del Parlamento, la policía antidisturbios lanzó gases lacrimógenos contra algunos que intentaron saltar barreras que cerraban la carretera que conducía a este edificio institucional. Posteriormente, los manifestantes prendieron fuego a un camión ubicado cerca.

Un policía murió en un céntrico hotel de la ciudad durante uno de los enfrentamientos con los manifestantes y al menos 172 personas resultaron heridas, según reporta la agencia de noticias EFE.

Muchos participantes en la protestas culpan de lo ocurrido a la clase dominante del país, compuesta en su mayoría por ex líderes de la era de la guerra civil (1975-1990), por la incompetencia y la mala gestión que se le atribuyen.

El primer ministro libanés, Hassan Diab, se dirigió a la nación el sábado y pidió elecciones parlamentarias anticipadas y una investigación sobre el material que presuntamente provocó la explosión.

Otros países han enviado ayudas a Líbano para gestionar la emergencia, mientras que equipos de rescate aún buscan a personas desaparecidas y sanitarios atienden a heridos en hospitales de campaña levantados en la ciudad.

Con información de AP, CNN y EFE