Neoyorquinos acuden a brujas y astrólogos para calmar ansiedades de la pandemia

Hasta 35% han subido las consultas esotéricas, por temas laborales y de pareja

Algunos videntes ofrecen servicios al aire libre.
Algunos videntes ofrecen servicios al aire libre.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Desempleo, estrés, soledad, violencia, ocio, aislamiento e incertidumbre: la pandemia ha retado los nervios de los neoyorquinos, cínicos por naturaleza, quienes parecen haber encontrado un alivio al menos temporal consultando psíquicos, astrólogos y adivinos.

A diferencia de la mayoría de las empresas, estos oficios suelen prosperar en tiempos de incertidumbre y desesperación.

“Cuando hay un gran cambio en el mundo, o más incertidumbre, es cuando la gente busca más certeza”, dijo la psíquica Betsy LeFae al New York Post.Todos ahora quieren más certeza, y sí, es entonces cuando la gente tiende a recurrir a los psíquicos”.

LeFae se mudó al norte del estado durante la pandemia, pero aún presta sus servicios virtualmente para una clientela basada principalmente en la ciudad. Sus precios son más elevados que los de la mayoría ($997 dólares por una lectura de una hora) y aún así ha habido un fuerte aumento entre quienes buscan su orientación.

Kathleen Lee, psíquica del East Village, solía servir principalmente a los turistas, pero ahora que los visitantes se han ido, su negocio recientemente reabierto ha visto a más lugareños desesperados por encontrar su camino en esta “nueva normalidad”.

En mis 30 años nunca había tenido tantos clientes de la misma cuadra o del mismo vecindario”, dijo Lee.

Incluso los profesionales médicos se están refugiando en esto, según la psíquica Marion Hedger, cuyo negocio ha estado “absolutamente loco” en medio del brote.

“He visto bastantes médicos, personal de salud y gente así, en mi espacio de oficina”, dijo Hedger, quien cobra $85 dólares por una lectura de media hora y $165 por una hora. Afirmó que sus ingresos semanales se han duplicado de $1 mil antes de la pandemia a $2 mil.

Kim Allen, astróloga y psíquica de Brooklyn, dijo que ha estado dando más consejos sobre relaciones afectivas que lo habitual.

“La gente ha entrado en pánico, no tanto por su carrera, sino por el amor”, dijo Allen, quien estima un aumento del 35% en los clientes desde la pandemia, a menudo amantes en relaciones nuevas separados por la cuarentena.

“El amor es realmente importante, creo que la gente realmente estaba sintiendo el dolor del aislamiento”.

Y para los clientes, parece ser bueno obtener respuestas en un momento en el que hay tan pocas, incluso si no son reales. Además, es más barato que la terapia mental.

“Puede que no sea real, tal vez no lo sea, pero el hecho de que me respondan esas preguntas simplemente calma mi ansiedad. Tranquiliza mis pensamientos”, afirmó Arien Evans, quien confesó que ya sufría de ansiedad crónica antes de la pandemia.

Consulta tu horóscopo
de hoy