Dejar de fumar:  La conquista más valiosa es la más nos cuesta 

Quienes quieran alejarse definitivamente del tabaco consulten con sus médicos qué métodos cubren sus seguros de salud
Dejar de fumar:  La conquista más valiosa es la más nos cuesta 
Es hora de dejar de fumar.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Los latinos tenemos la segunda tasa más baja de consumo de tabaco de los Estados Unidos, después de la población de origen asiático. Pero eso no debería ser motivo de celebración, porque de ciertas maneras, el fumar nos hace más daño que a otros grupos. Además, los fumadores y quienes les rodean corren muchísimo más riesgo en esta época del COVID-19.

 “Basándome en lo que he visto en unos mil pacientes infectados con el COVID-19 que he admitido en cuidados intensivos del hospital, creo que el fumar es uno de los tres principales riesgos de las personas que se enferman con el virus. De los que se Columna curan, los que más tardan en recuperarse son los que han fumado durante más tiempo”, explica la Dra. Irene Gonzáles, que presta servicio en una sala de emergencias en El Paso, Texas.

 La Dra. González participó recientemente en una sesión en vivo de preguntas y respuestas sobre el tabaco, los fumadores latinos y el COVID-19 que organizó la Hispanic Federation en Facebook.

 Durante la charla, la Dra. Gonzáles explicó que el tabaco contiene nicotina, que provoca el aumento de la presión arterial, la frecuencia de la respiración y el ritmo cardiaco.

“Pero además”, señaló la facultativa, “el tabaco contiene otras 7,000 sustancias, 70 de las cuales causan cáncer. Los estudios demuestran que los fumadores tienen tasas de cáncer dos veces mayores que las personas que nunca han fumado. Por si eso fuera poco, el uso del tabaco puede producir bronquitis crónica y enfisema. En resumen, podemos decir que afecta todos los órganos del cuerpo y es la principal causa de muerte prevenible en los Estados Unidos”.

 Aunque en conjunto los latinos fumamos relativamente menos que otros sectores, somos más susceptibles a sus efectos por diversas razones. Algunas son médicas, como nuestras tasas más altas de cáncer, presión sanguínea, problemas cardíacos y diabetes. Y otras son económicas, sociales o culturales. Por ejemplo, tenemos tasas menores de cobertura de salud, por lo que contamos con menos acceso al diagnóstico temprano, al apoyo médico para dejar de fumar y a los diversos métodos para lograrlo.

 Pero a las y los latinos que fuman no les faltan ganas de alejarse del tabaco. Eso desea casi el 68% de los fumadores hispanos. Y de hecho, más de un 56% afirma haber tratado de hacerlo en los 12 meses anteriores.

 “Tanto Medicaid como Medicare, además de muchos planes de salud, cubren total o parcialmente muchos costos de medicina preventiva, como lo son los métodos para dejar de fumar”, explicó la Dra. Gonzáles. “Estos pueden incluir los parches de nicotina, los chicles y las pastillas. Algunos planes también cubren el costo de sesiones en línea o por teléfono con personas que dan apoyo individual para dejar de fumar”.

 La Dra. Irene Gonzáles terminó diciendo que el primer paso que deberían dar quienes quieren alejarse definitivamente del tabaco es consultar con sus médicos y averiguar qué métodos de cesación del tabaco cubren sus seguros médicos.

 Seguramente algunos de nuestros lectores pensarán que estos tiempos de angustia, aislamiento y estrés no son los mejores para abandonar el trabajo. No dejen que eso se convierta en una nueva excusa para seguir fumando. Pongan a prueba su fuerza de voluntad, hay muchos ex fumadores que superaron la adicción en circunstancias muy duras y exigentes. Lo que dicen esas personas es que la conquista más valiosa es la que más nos cuestan.

Y a las y los valientes que lo vayan a intentar, ¡muy buena suerte!

 (Para ver la charla completa de la Dra. Gonzáles, visiten Facebook.com/HispanicFederation)

 Si aún no han contestado al Censo 2020,  llamen a la línea bilingüe de la Hispanic Federation, al 1-844-432-9832.

 También pueden llamar a ese número (o visitar http://www.movimientohispano.org) para inscribirse como votantes. Y el 3 de noviembre, voten.

¡En el 30mo aniversario de la Hispanic Federation, hasta la próxima columna! ¡Cuídense mucho, y si pueden, no salgan de sus casas!