Cambio de última hora causa sorpresa en primer día de instrucción online a estudiantes de NYC

El Departamento de Educación anuncia que las clases 'en vivo' virtuales para los alumnos que optaron por clases mixtas serán muy reducida
Cambio de última hora causa sorpresa en primer día de instrucción online a estudiantes de NYC
La dominicana Vilelka Pascal, al igual que otros padres hispanos consultados, señala que estamos "en tiempos de tener paciencia".
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

A pocos días de la reapertura de los edificios de las escuelas públicas en la Gran Manzana, un proceso que cada día luce más complejo en medio de la pandemia del coronavirus, voceros del Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) anunciaron sorpresivamente el martes en la noche que el esquema de clases híbridas, tal como estaba concebido, tendrá modificaciones.

Ya no se requerirá que las escuelas ofrezcan clases en línea ‘en vivo’ a cientos de miles de estudiantes que han optado por el aprendizaje remoto parcial.

El cambio se conoció horas antes de que los maestros dieran la bienvenida a sus estudiantes este miércoles, en la primera sesión de orientación online que se realizará por varios días esta semana antes del comienzo de las clases en persona el próximo lunes.

“A medida que continuamos agregando personal a los planteles, el aprendizaje para los estudiantes que optaron por el esquema mixto aumentará en frecuencia y nuestro objetivo es hacerlo lo más rápido posible”, dijo Danielle Filson, portavoz del DOE.

Esta nueva medida no afectará al 42% de los estudiantes del sistema de educación pública que han optado por una instrucción totalmente virtual, dijeron las autoridades.

Los alumnos originalmente estaban programados para recibir entre 65 y 120 minutos de instrucción ‘en vivo’ de manera remota todos los días, según el grado, con base a las pautas publicadas en los planteles a fines del mes pasado. Ahora, el DOE informó que las escuelas deberán “acelerar” para ir cumpliendo con estas pautas durante el otoño.

La “flexibilidad” a la cual se refiere la Ciudad se refiere a una disminución en la cantidad de horas de instrucción personalizada y directa de los maestros con sus alumnos, a través de las conexiones con sus dispositivos electrónicos. Predominarán en algunos casos las clases pregrabadas. 

Los cambios no afectarán a las familias que escogieron la opción 100% instrucción “on line”. (Foto: Cortesía)

Momento de ajustes y revisiones

Este miércoles, mientras transcurría el primer día de orientación en línea para los 1.1 millones de estudiantes de escuelas públicas de la ciudad, el canciller de Educación Richard Carranza explicó que en medio de las circunstancias extraordinarias de seguridad que impone el COVID-19, es absolutamente predecible que se sigan haciendo “ciertos ajustes” en la medida que se avanza con el calendario escolar.

“Queremos ser transparentes y honestos. Hay realidades muy diferentes en cada una de nuestras escuelas. Lo que debemos insistir es que estamos creando un sistema, que pese a lo complicado de nuestros tiempos, será muy riguroso con las asignaciones, con el seguimiento académico y con la calidad educativa. Estamos en constante comunicación con las familias”, dijo Carranza.

Los recientes cambios planteados, de acuerdo con fuentes sindicales, podría significar que algunos estudiantes no reciban instrucción en vivo en cuatro de los cinco días escolares de cada semana. Y, en cambio, dependan de las tareas y lecciones pregrabadas publicadas por sus maestros.

Fuentes del Sindicato de Maestros de Nueva York aseguraron a El Diario que estos cambios de “última hora” eran de esperarse porque desde hace varias semanas se viene alertando que “no hay educadores suficientes en todos los planteles”.

“A esta fecha, especialmente en escuelas que ya estaban sobre pobladas, en los vecindarios más pobres de Queens y El Bronx, no ha sido fácil cuadrar en un 100 por ciento los horarios”, explicó el portavoz sindical.

Además, todavía existen ciertas discusiones del sindicato en donde se “forcejea” con la exigencia de que los docentes que imparten clases presenciales, no la combinen con actividades virtuales. Medios locales aseguraron que el Consejo de Supervisores y Administradores Escolares, que representa a los directores y otros líderes escolares, estima que se necesitarían unos 10,000 maestros adicionales para cumplir con esa exigencia.

En medio de las presiones sindicales, el alcalde Bill de Blasio se mostró firme y radical con la reapertura de las 1,800 escuelas y 32 distritos comunitarios el próximo lunes.

“Tenemos muchos retos por delante que implicarán revisiones. Lo que suceda esta primera semana se irá ajustando para lograr un equilibrio”, afirmó.

En la escuela secundaria Martin Luther King de Manhattan trabajan contra reloj para abrir sus puertas en el otoño. (Foto: Fernando Martínez)

La experiencia de un docente

Mientras se desarrollaba el primer día programado de contacto online de los estudiantes con sus docentes, Luis Zambrano, un maestro de arte de origen boricua en una escuela secundaria de Manhattan, contó que menos de una tercera parte de su nuevo grupo pudo ingresar a la aplicación Google Classroom.

“Muchos usaron sus teléfonos para el trabajo que les asigné, que no fue otra cosa que recopilar información personal para saber qué tipo de aparato electrónico tienen disponibles para hacer sus tareas. Y ya muchos tuvieron problemas de acceso a la plataforma”, detalló el docente.

Con respeto a los recientes cambios anunciados, el educador comentó que durante las últimas horas se le informó que las clases remotas y presenciales deben estar sincronizadas.  

“Si el estudiante no hace sus tareas y la entrega al finalizar la hora de clase programada, se considerará ausente. Antes se tomaba la asistencia de acuerdo a los trabajos enviados de manera remota, que lo podían hacer en cualquier momento. También estoy trabajando en clases grabadas que serán distribuidas de acuerdo a nuestros objetivos. Es tiempo de muchos cambios”, comentó Zambrano.

“Seamos pacientes”

La inmigrante dominicana Vilelka Pascal ya está preparada para el reinicio de las actividades escolares “virtuales” el próximo lunes de sus tres niños de 5, 9 y 11 años, en una escuela del Bajo Manhattan. La madre opina, al igual que otros padres hispanos consultados, que las familias deben “armarse de comprensión” en esta época tan complicada.

“Yo opté por clases a distancia. Me da miedo que vayan a los salones por el virus, hay que estar encima de ellos para que usen los tapabocas. Pero yo entiendo que de ahora en adelante se anuncien muchos cambios. Los maestros siempre nos están llamando para informarnos los detalles. Debemos ser pacientes, no estamos en una vida de normalidad”, concluyó Pascal.

La colombiana Osiris Millán piensa igual, mientras se prepara para las clases bajo la modalidad mixta de sus dos pequeños de segundo y quinto grado en un centro escolar en Queens. La madre compartió que como está desempleada, le podrá dedicar más tiempo la próxima semana a este “proceso de arranque”.

“Nada es fácil en la vida en este momento, en ningún lugar del mundo. Yo valoro mucho que en el caso de la escuela a donde van mis niños en Astoria siempre nos están informando qué debemos hacer. La semana que viene será clave para ver cómo funciona todo”, dijo la ama de casa.

Impactos de la nueva medida del DOE:

  • 600,000 alumnos actualmente programados para combinar el aprendizaje presencial y remoto podrían no recibir instrucción ‘en vivo’ o ‘sincrónica’ como las lecciones de Zoom, en los días que están en casa en las próximas semanas, mientras se siguen haciendo los ajustes.
  • 400,000 estudiantes restantes que se inscribieron para el aprendizaje estrictamente remoto aún tendrán garantizada la enseñanza en línea en vivo.