DHS deberá responder ante el Congreso a denuncias de extirpación de úteros en centro de detención de ICE

El Departamento de Seguridad Nacional deberá rendir cuentas a la Legislatura federal el próximo 25 de septiembre por las alegaciones contenidas en una demanda

DHS deberá responder ante el Congreso a denuncias de extirpación de úteros en centro de detención de ICE
Imagen de archivo de un centro de detención de inmigrantes en Texas.
Foto: PAUL J. RICHARDS / Getty Images

Líderes del Congreso de Estados Unidos exigieron una investigación sobre las denuncias de la extirpación del útero de varias mujeres o histerectomías en un centro de detención migratorio en Georgia.

Unos 168 legisladores enviaron una carta al inspector general del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Joseph Cuffari, para que indague sobre los señalamientos e imponga responsabilidades.

La misiva exige una respuesta urgente e incluye una convocatoria para hablar sobre el curso y los resultados de la pesquisa, el próximo 25 de septiembre.

La representante Pramila Jayapal, que encabeza la iniciativa, indicó esta semana que al menos 17 mujeres fueron sometidas a cirugías innecesarias, incluyendo histerectomías.

Jayapal dijo que recibió la información de tres abogados que representaban a mujeres que fueron recluidas en ese sitio y sometidas a “procedimientos invasivos y forzados por un ginecólogo” relacionado con esa prisión.

“Parece que puede haber al menos de 17 a 18 mujeres que fueron sometidas a procedimientos médicos ginecológicos innecesarios de un solo médico, a menudo sin el consentimiento o conocimiento apropiado, y con la clara intención de esterilización”, declaró Jayapal a los medios.

“Si son ciertas, las espantosas condiciones descritas por la denunciante en esta demanda – que incluyen alegaciones de histerectomías masivas en mujeres migrantes vulnerables- es un abuso desconcertante a los derechos humanos”, indicó, por su parte, la líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un comunicado de prensa. “Esta situación profundamente perturbadora nos recuerda algunos de los momentos más oscuros de la historia de nuestra nación, desde la explotación de Henrietta Lacks, hasta el horror del estudio de sífilis en Tuskegee y las esterilizaciones forzadas a las mujeres negras que Fannie Lou Hamer y otras sufrieron y pelearon contra eso”, argumentó la política.

Dawn Wooten, una enfermera que trabajó en una prisión para indocumentados en el sur de Georgia, denunció este martes una serie de “peligrosas prácticas” que supuestamente ocurren en el Centro de Detención del Condado de Irwin (ICDC), en la localidad de Ocilla.

Entre las denuncias figura la extirpación del útero de varias mujeres.

“He visto las condiciones dentro de las instalaciones y decidí denunciar la situación luego de la pandemia del COVID-19”, planteó Wooten, cuyo testimonio es la base de una queja que presentaron el lunes varias organizaciones defensoras de los inmigrantes ante la Oficina del Inspector General del DHS.

“No puede ser que los úteros de todo el mundo estén mal”, cuestionó Wooten en la denuncia presentada por las organizaciones Project South, Government Accountability Project, Georgia Detention Watch, la Alianza Latina pro Derechos Humanos de Georgia (GLAHR) y el South Georgia Immigration Support Network.

La denuncia además señala el “peligro” en el que se encuentran los trabajadores e indocumentados en ese centro, donde se les ha “negado o retrasado deliberadamente la atención médica a los detenidos antes y durante la pandemia del coronavirus”.

Responde ICE

Al momento, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) anunció el miércoles que abrirá una pesquisa independiente sobre las denuncias de histerectomías en Irwin.

Ada Rivera, la directora médica del Cuerpo de Servicios de Salud de la agencia, indicó a Efe que el ICE “disputa con vehemencia la implicación de que los detenidos sean utilizados para procedimientos médicos experimentales”.

Rivera argumentó que desde 2018, “solo dos personas en el Centro de Detención del Condado de Irwin fueron remitidas a profesionales médicos certificados y acreditados en instalaciones de atención médica ginecológica y obstétrica para realizar histerectomías, en conformidad con los estándares de la Comisión Nacional de Atención Médica Correccional (NCCHC)”.

“Según sus evaluaciones, estos especialistas recomendaron histerectomías. Estas recomendaciones fueron revisadas por la autoridad clínica del centro y aprobadas”, puntualizó.

(Con información de Efe)