Conoce la maravillosa historia del origen del aguacate

Animales gigantes esparcieron el aguacate por México hace millones de años
Conoce la maravillosa historia del origen del aguacate
Los aguacates pudieron haberse extinguido, pero resistieron y esperaron a la llegada del Homo sapiens.
Foto: Anne / Pexels

El aguacate es un fruto mexicano sobreviviente a la evolución. Tiene un origen de hace más 10 millones de años, desde el Neógeno. Debió haberse extinguido, pero resistió y espero la llegada de los humanos, en el último periodo fue cultivado por los mayas.

Durante la época del Pleistoceno el aguacate fue devorado por los animales más grandes de la Tierra, los megaherbívoros.

Los herbívoros gigantes como perezosos (más grandes que los elefantes), armadillos enormes y el toxodon disfrutaban del aguacate. Este fruto les daba las grasas y energía que las hojas y pastos difícilmente les proveían, explica Jeffrey Miller, profesor de la Universidad Estatal de Colorado en The Conversation.

Animales gigantes esparcieron el aguacate por México

Toxodon. Ilustración: Robert Bruce Horsfall/Wikimedia Commons

Los animales gigantes tragaban el aguacate entero y excretaban el hueso no digerido. Sin saberlo, estos herbívoros ayudaban a que crecieran más árboles de aguacate. Cuando deambulaban y pastaban por lo que ahora es el centro de México esparcían los huesos y el estiércol servía como abono.

Aguacates: un “fantasma de la evolución”

Los megaherbívoros se extinguieron y los herbívoros que ahora quedaban en la tierra no podían comer el hueso entero del aguacate, dispersarlo y ayudar a que el fruto pudiera sobrevivir. Sin embargo, los árboles de aguacate resistieron y se convirtieron en lo que botánicos llaman un “fantasma de la evolución”, ya que cuando en teoría debieron haberse extinguido, no lo hicieron y esperaron a la llegada del Homo sapiens.

Miller resalta adaptación de los aguacates a su nicho ecológico y cómo es que actualmente hay árboles de más de 100 años que todavía producen frutos en California y árboles de 400 años en el centro de México.

Los mayas y los olmecas seleccionaron los aguacates más deliciosos

Los fósiles del aguacate sugieren su presencia en la sierra de Nuevo León desde épocas muy antiguas; en el centro de México desde 16 000 y 8000 a. C., y en la península de Yucatán desde 3400 a. C. publica la revista La Ciencia y el Hombre de la Universidad Veracruzana.

Los restos encontrados en una cueva de Coaxcatlán, Puebla, indican que el aguacate era consumido por los pobladores del valle de Tehuacán entre 8000 y 10 000 a. C., y en los valles de Oaxaca desde 1200 a. C.

El aguacate era uno de los alimentos básicos para los seres humanos desde su arribo a Mesoamérica, cuando todavía eran cazadores-recolectores.

De acuerdo a The Conversation, los primeros en cultivar y tener huertos de aguacate en México fueron los grupos de olmecas y mayas. Elegían los más carnosos y que sabían mejor. Los aguacates tenían mucha importancia para los mayas, que el mes 14 del Haab ‘ o calendario solar, estaba relacionado con el fruto.

Después de la Conquista, el aguacate viajó a España y de ahí se esparció por todo el mundo.

¿Sabías qué?

El nombre del aguacate viene del náhuatl “ahuacatl”, que significa testículos, debido al parentesco entre las gónadas masculinas y el fruto.