¿Cuáles son las diferencias entre probióticos y prebióticos?

Alimentar las bacterias útiles favorece una buena digestión y al sistema inmune

¿Cuáles son las diferencias entre probióticos y prebióticos?
Foto: Flo Dahm / Pexels

Prebióticos y probióticos, su equilibrio es muy importante no solo para una salud intestinal óptima, sino para la salud del cuerpo en general. El intestino es un sitio importante de actividad inmunológica. Conocer las funciones de las bacterias buenas que viven en nuestro organismo y cómo favorecerlas es imprescindible.

¿Qué es el microbioma?

Billones de microorganismos o microbios que viven en nuestros cuerpos, principalmente en los intestinos. Éstas se encuentran en pequeños pueblos construidos dentro de nosotros, los cuales se llaman microbiotas, publica la Facultad de Medicina de la UNAM.

¿Qué es la microbiota intestinal?

La flora intestinal o microbiota intestinal son colonias de bacterias que viven en el intestino. Lo que comemos puede favorecer a las bacterias útiles “buenas” o a las “malas” que provocan enfermedades.

Funciones de las bacterias buenas en la microbiota intestinal:

  • Nos ayuda a digerir parte de nuestra comida, metabolizan nutrientes y medicamentos.
  • Combaten infecciones de otras bacterias y virus externos.
  • Estimulan la actividad de las células inmunitarias.
  • Mantienen la estructura y el funcionamiento del tubo gastrointestinal.

¿Qué son los alimentos probióticos?

Los alimentos probióticos contienen bacterias útiles vivas o beneficiosas.

¿Qué son los alimentos prebióticos?

Los prebióticos son el alimento de las bacterias beneficiosas. Contienen fibra y oligosacáridos que mantienen colonias saludables de bacterias en el intestino.

¿Cuál es importancia de probióticos y prebióticos?

Una dieta baja en probióticos no solo puede reducir la cantidad de bacterias buenas, sino también aumentar el crecimiento de bacterias patógenas (malas) que prosperan en un ambiente menos ácido.

No procurar los microorganismos intestinales saludables y promover alteraciones resulta en una inflamación crónica del intestino y en la inmunidad inhibida, de acuerdo a la Fuente Nutricional de la Escuela de Salud Pública de Harvard. 

¿Qué puede dañar la flora intestinal?

La dieta juega un papel importante en determinar qué tipos de microbios viven en nuestros intestinos. Una dieta rica en azúcar refinada y grasas no saludables, con bajo consumo de frutas y verduras es enemiga de las bacterias que protegen nuestro organismo.

También hay estudios que revelan que un elevado consumo de los antibióticos especialmente en la niñez y la adolescencia pueden causar cambios permanentes en ciertos tipos de bacterias intestinales.

Cómo obtener prebióticos

Aunque existen suplementos que contienen fibras prebióticas, hay muchos alimentos que contienen prebióticos de forma natural.

Una dieta rica en fibra y rica en plantas con muchas frutas, verduras, cereales integrales, frijoles y otras legumbres puede favorecer el crecimiento y el mantenimiento de bacterias beneficiosas.

Alimentos con alto contenido de fibra prebiótica:

Legumbres, frijoles y guisantes, avena, plátano, bayas, espárragos, diente de león, algas, ajo, puerros, alcachofas de Jerusalén y cebollas.

Las bacterias descomponen la fibra y la convierten en ácidos grasos de cadena corta que se ha demostrado que estimulan la actividad de las células inmunitarias.

Alimentos probióticos

La avena es un prebiótico y el yogur es un probiótico. Foto: Shutterstock.

Yogur con cultivos activos vivos, kéfir, vegetales fermentados, chucrut, tempeh, té de kombucha, kimchi y miso.

Recomendaciones

Aumenta la ingesta de alimentos prebióticos de manera gradual, si se introducen de repente, puede aumentar la producción de gases (flatulencias) y la hinchazón.

Las personas con sensibilidades gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable deben introducir alimentos prebióticos en pequeñas cantidades y con el uso continuo se puede mejorar la tolerancia.

Antes de tomar cualquier suplemento probiótico en polvo, píldora o líquido, es mejor consultar un especialista. Dada su popularidad estos suplementos se encuentran con facilidad y no todos tienen prueba de eficiencia o calidad.

Te puede interesar: