4 alimentos de otoño cargados de betacarotenos y antioxidantes, para proteger tu salud

Los colores del otoño se hacen presentes hasta en los alimentos. Descubre el poder medicinal de 4 productos de temporada: regenerativos y antioxidantes
4 alimentos de otoño cargados de betacarotenos y antioxidantes, para proteger tu salud
Protege tu salud y aumenta la inmunidad con estos deliciosos alimentos de gran potencial medicinal.
Foto: Imagen de Ylanite Koppens en Pixabay / Pixabay

El otoño anuncia su llegada con la caída de las hojas, los fuertes vientos y un descenso en la temperatura. Sin lugar a dudas una de las épocas favoritas de muchos, si bien el frío comienza, también viene acompañado de deliciosos y nutritivos alimentos de temporada. 

Lo cierto es que la naturaleza es sabia y pone a nuestro alcance los nutrientes que el organismo necesita para hacer frente al ataque de agentes patógenos que causan enfermedades e infecciones y también son un buen aliado para combatir a los radicales libres. 

En esta ocasión compartimos 4 excepcionales productos de otoño que no podrán faltar en tu alimentación, se destacan por su inigualable contenido en compuestos benéficos para la salud. Tienen la peculiaridad de ser color naranja, un tono muy emblemático del otoño y que se relaciona directamente con su contenido en betacarotenos, un antioxidante de inmenso potencial medicinal.

1. Camote

El camote también conocido como batata es uno de los tubérculos más populares, sobre todo por sus cualidades nutricionales. Si bien existen cerca de 400 variedades son característicos de la temporada de otoño sobre todo los de tonalidades naranjas, que se destacan por su alto contenido en betacarotenos que les confieren un gran poder antioxidante. También se caracterizan por su alto contenido en carbohidratos, vitamina C, B6 y A, potasio, fibra y potentes compuestos antioxidantes. Llaman de manera especial la atención por su contenido en antocianinas que se relacionan con beneficios para regular los altos niveles de ácido úrico, glucosa y así aumentan la sensibilidad a la insulina. Por otra parte aporta grandes propiedades antiinflamatorias y son un alimento con grandes beneficios para potenciar al sistema inmunológico, de tal manera que previene numerosas enfermedades virales típicas de la temporada.

Camote. /Foto: Shutterstock

2. Zanahoria

Las zanahorias son oro líquido para la salud, son consideradas un maravilloso y versátil aliado en la cocina y dan lugar a deliciosos platillos dulces y salados. Entre sus más grandes bondades se destacan por su alto contenido en betacarotenos, que son pigmentos precursores de la vitamina A, que se complementa con un alto aporte en minerales y compuestos antioxidantes. El consumo de zanahorias es altamente recomendado para beneficiar la digestión, combatir el estreñimiento, su alto contenido en agua y potencial diurético las vuelve un gran aliado para controlar la presión arterial, proteger los riñones y combatir la retención de líquidos. A la vez son consideradas el aliado por excelencia para proteger la salud ocular. 

Zanahorias. /Foto: Shutterstock

3. Calabaza

Sin lugar a dudas las reinas del otoño son las calabazas, no sólo son de lo más atractivas visualmente son una verdadera delicia de gran poder nutricional y saciante. Lo cierto es que se trata de un alimento excepcional que se caracteriza por su alto contenido en vitaminas, especialmente betacarotenos o provitamina A y las otras dos vitaminas antioxidantes más importantes la C y E. También son muy ricas en minerales como es el caso del potasio, fósforo, magnesio, hierro y zinc. Gracias a su composición son consideradas un gran aliado de la salud cardiovascular, promueven la inmunidad y combaten los resfriados frecuentes, la fatiga crónica y la depresión. También llama de manera especial la atención su contenido en zeaxantina, betacriptoxantina y luteína, pigmentos que protegen especialmente los ojos y la piel.

Calabaza. /Foto: Shutterstock

4. Mandarina

Más deliciosas y oportunas para hacer frente al frío imposible. Las mandarinas son de las frutas más icónicas del otoño e invierno y son valoradas por su inmenso contenido en vitaminas antioxidantes sobre todo en vitamina C, flavonoides, betacaroteno y aceites esenciales. Los cuales se relacionan con extraordinarios beneficios para reforzar la inmunidad y son un gran estimulantes de las defensas que nos protege de resfriados. A la vez su alto contenido en hierro es el complemento perfecto para tratar casos de anemia y deficiencias nutricionales, ya que favorecen la producción de glóbulos rojos. También se destacan por reforzar al sistema cardiovascular, gracias a su riqueza en potasio que las hace actuar como un diurético natural. Son una fruta muy rica en fibra que beneficia la digestión, acelera el tránsito intestinal y promueve la eliminación de grasas y sustancias tóxicas. 

Mandarinas.
Mandarinas. /Foto: Pxhere