Dueños y empleados de restaurantes de NYC protestan para exigir 50% de capacidad en servicio interior

Este miércoles, luego de seis meses, se permitirá a estos establecimientos ofrecer sus platillos solo a 25% de sus mesas "adentro". Centenares de manifestantes lo califican como "insuficiente"

Dueños y empleados de restaurantes de NYC protestan para exigir 50% de capacidad en servicio interior
Una concentración llegó este lunes frente a la oficina del gobernador Cuomo en Manhattan.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

“¡25% no es suficiente, queremos el 50% ya! Ese fue el grito que se escuchó al unísono este lunes en los alrededores de la oficina del gobernador Andrew Cuomo, en Manhattan, durante una manifestación de centenares de propietarios y trabajadores de restaurantes de la Gran Manzana, a pocas horas de que se les permita dar servicio en sus espacios interiores a un cuarto de su capacidad. Los congregados calificaron dicho paso, como poco significativo para uno de los sectores más castigados por la pandemia del coronavirus.

A los bares y restaurantes de todo el estado de Nueva York, se les ha permitido reabrir al 50% de su capacidad interior desde junio. Pero estos establecimientos en los cinco condados de la ciudad han sobrevivido solo con comida para llevar y servicios al aire libre. A partir de este miércoles, se les autorizará recibir clientes en el interior, solo en un 25%  de sus respectivos espacios disponibles.

Aún así, para la mexicana Santa Román, propietaria de Tacos California en Brooklyn, el camino a su recuperación económica luce “cuesta arriba”. La emprendedora comercial cree que se debe presionar para que “cuanto antes” se les permita ofrecer más mesas para sus comensales.

“Tenemos meses de renta atrasada. Para restaurantes pequeños que arrancamos con el servicio al aire libre nos ha costado mucho. Que permitan menos de la mitad en el interior, no es rentable para nada”, asegura la inmigrante a quien se le ha hecho imposible incorporar a sus trabajadores ante estas restricciones.

“Entiendo que la Ciudad está haciendo todo los posible por protegernos del COVID-19. Eso se valora. Pero en muchas ciudades con medidas especiales han abierto y todo ha funcionado bien. ¿Por qué Nueva York tiene que ser la excepción?”, se preguntó Román quien se unió a la convocatoria de protesta.

La mexicana Santa Román es propietaria de un restaurante en Brooklyn. (Foto: Fernando Martínez)

“Es más barato cerrar”

La concentración en la Tercera avenida de Manhattan, fue convocada por Mark Fox, propietario de Fox Lifestyle Hospitality Group en Nueva York, que opera cuatro bares y restaurantes, los cuales describe como el “sustento de decenas de miles de trabajadores”.

“Esta medida de reapertura es insignificante y demasiado tarde. Necesitábamos esto al comienzo del verano para poder acumular al menos algo de flujo de caja”, aseguró Fox.

El empresario que lideró la concentración, ejemplificó que uno de sus establecimientos tiene capacidad para 300 personas, eso implica que con un 25% de capacidad máxima, podrá recibir alrededor de 50 comensales a la vez.

“Esto simplemente no es rentable. Honestamente sería más barato cerrarlo“, razonó el empresario.

La petición de los propietarios de los restaurantes coincide con un día nada alentador para Nueva York, ya que las autoridades de Salud reconocen que la tasa de infección ha mostrado un leve ascenso.

El empresario Marc Fox encabezó y convocó la protesta en Manhattan. (Foto: F. Martínez)

Presionan por fondo de ayuda

Dueños de restaurantes además exigen a la Ciudad y al Gobernador que presionen desde Nueva York para que el Congreso apruebe una ley que ayude a crear un fondo de ayuda de $120 mil millones para esta industria.

Dos terceras partes de estos comercios han reportado a encuestas realizadas por ‘NYC Hospitality’ que de no existir planes de auxilio o de reapertura no podrán resistir hasta finales de año.

“Este es un llamado de emergencia. Si nuestra industria no recibe ayuda, gran parte de ella no existirá en cuestión de semanas. Entendemos los esfuerzos que se han hecho por la salud pública, pero nuestros gobernantes deben buscar un balance por la salud de la economía“, sostuvo Fox.

El poblano Jhonny Juárez se unió a la petición de más clientes en el interior de los resturantes. (Foto: F. Martínez)

Un “menú” que no alivia

La semana pasada, el alcalde Bill de Blasio extendió el programa de ‘Restaurantes al aire libre’ de manera permanente y el Concejo Municipal votó una medida que autorizaría un recargo ‘pandémico’ del 10% a los clientes de estos negocios, para poder compensar de alguna manera meses de pérdida.

Sin embargo, estas nuevas posibilidades no son vistas como un ‘menú’ necesariamente ‘apetecible’ para los clientes. Y mucho menos, como un ingrediente que alivie al sector.

El poblano Jhonny Juárez relató que tiene 20 años trabajando en esta industria y como mesero ha “levantado” a su familia.

“Viene la época de frío. Muchos clientes no van a querer comer afuera en pleno invierno. Aquí estamos apoyando como fuerza trabajadora la posibilidad de que se ofrezca un mayor impulso a estos negocios, 25% adentro es muy poquito”, comentó Juárez.

Por su parte, el mesero guatemalteco Rubén Darío Meza, de 28 años, quien es ayudante de bartender en un restaurante en el Bajo Manhattan, cree que ponerle más recargos a los clientes reducirá las propinas.

“Se sabe que gran parte de quienes trabajamos en este tipo de negocios, hacemos unos pesitos es con los ‘tips’. Los clientes al ver que le están recargando no van a querer dejar más dinero”, razonó el centroamericano.

El cierre de bares y restaurantes impacta con fuerza a la clase trabajadora hispana de NYC. (Foto: F. Martínez)

Más clientes, pero en noviembre

Jack Sterne, portavoz de la Gobernación, reaccionó a la demostración diciendo que “simpatizan con los dueños de restaurantes” y recordó que durante esta etapa difícil se ha respaldado el proceso para que estos comercios se expandan al aire libre, incluyendo la venta de cócteles.

“La capacidad interior se está constantemente evaluando. Podría aumentar después del 1 de noviembre, si la tasa de infección se mantiene controlada”, apuntó.

Este lunes ante las presiones, De Blasio reiteró que solo la “ciencia seguirá guiando” su toma de decisiones.

“Puede que nada de esto se parezca a los restaurantes que todos conocemos y amamos. Pero es un progreso para  sus trabajadores y todos los neoyorquinos “, concluyó.

Con el agua al cuello

  • 9 de cada 10 bares y restaurantes de NYC no han podido pagar la renta completa de sus locales en los últimos meses.
  • 10,300 restaurantes abrieron al aire libre desde junio, eso significa que más de la mitad de estos establecimientos en la Gran Manzana, no ha podido operar desde marzo.