¿Qué es la Dieta Ying Yang y cómo aplicarla?

El ying y el yang son dos fuerzas que se oponen pero a la vez se complementan

¿Qué es la Dieta Ying Yang y cómo aplicarla?
La dieta ying yang plantea un equilibrio en el consumo de diferentes alimentos.
Foto: Shutterstock

La medicina tradicional china cuenta con la dualidad del ying y el yang para encontrar un equilibrio. En el caso de la alimentación, aplicar estos principios hace que surja la dieta ying yang. ¿En qué consiste y cómo podemos aplicarla en nuestra alimentación? Te lo contamos a continuación.

Qué es la dieta Ying Yang

La dieta Ying Yang intenta equilibrar y adaptar la alimentación de acuerdo a las necesidades de cada quien, según la estación del año y de acuerdo a las costumbres de la localidad. Estos factores son importantes porque no todos somos iguales y el lugar donde vivimos influye mucho.

Alguien que vive en un clima tropical no puede seguir la dieta que lleva alguien que viva en un clima frío o donde se den todas las estaciones. Además, debemos tomar en cuenta los productos locales y darles preferencia a estos.

Por otro lado, una persona que tiene problemas de salud no puede llevar la misma dieta que alguien que esté saludable. Los beneficios de esta dieta es que tendremos más energía, el sistema inmunológico será más fuerte, tendremos más estabilidad emocional, reduciremos la acidez, conseguiremos claridad mental y calma.

verduras
Las verduras y frutas corresponden a la parte ying de la dieta. Foto: Shutterstock

Cómo llevar la dieta

Al seguir los principios del ying yang, esta dieta debe combinar lo mejor de los alimentos junto con aquellos que se deben comer con más precaución. Según la revista ShaMagazine, tenemos que identificar los alimentos ying, que serían cereales, verduras, legumbres, sopas y algas.

En el otro extremo, que representaría el yang, están el azúcar, alcohol, lácteos, huevos y carnes. Teniendo en cuenta todos estos elementos, podemos armar nuestra dieta personalizada.

La dieta variará de acuerdo a las circunstancias. Por ejemplo, en verano los alimentos que deberían predominar tienen que ver con el ying, es decir, alimentos como frutas y verduras, que ayuden a refrescar y a hidratar.

En invierno, por otra parte, predominarían alimentos del elemento Yang, como pescado, verduras cocinadas, cereales y ciertas carnes. Esto se debe a que en invierno necesitamos más energía.

Si somos conscientes de los elementos que nuestro cuerpo necesita y mantenemos el equilibrio en nuestra alimentación, no solo nos sentiremos satisfechos, nuestra salud mejorará, seremos un poco más felices y evitaremos remordimientos por lo que comemos.

También te puede interesar: Descubre la técnica “Matador” para perder peso