Segundo cheque de estímulo: republicanos y demócratas están de acuerdo en al menos dos puntos

Un asunto que en principio había dividido a las partes, ha sido en los últimos días uno de los temas de menos disputa

Segundo cheque de estímulo: republicanos y demócratas están de acuerdo en al menos dos puntos
No todo está perdido en la discusión de un nuevo paquete de estímulo por coronavirus.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

A pesar de la distancia que aún separa a demócratas y republicanos en cuanto a la aprobación de un nuevo paquete de estímulo, el tema de una nueva ronda de cheques ha acercado a los miembros de ambas delegaciones.

Un asunto que en principio había dividido a las partes, ha terminado siendo uno de las discusiones de menos disputa en los últimos días.

La Cámara de Representantes aprobó este jueves, sin el aval republicano, una ley menos cuantiosa que HEROES Act.

La medida incluye una segunda ronda de cheques de estímulo de $1,200 mínimos.

Los demócratas ajustaron las disposiciones previas contenidas en la ley HEROES para que, en lugar de otorgar la misma cantidad por cada dependiente (o sea, $1,200), se estableciera la cifra de $500 como en la ley CARES aprobada en marzo pasado y bajo la que el Servicio de Rentas Internas (IRS) aún distribuye pagos de estímulo.

Tanto en HEALS Act como en la propuesta reducida de estímulo que presentaron hace algunas semanas, los republicanos han incluido pagos para individuos y familias, de $1,200 más $500 por dependientes.

Dependientes mayores de 16 años

Otro punto que une a los políticos en cuanto al tema del cheque es que las legislaciones aprobadas y las que han estado sobre la mesa toman en consideración a los dependientes mayores de 16 años para que los beneficiarios los reclamen para créditos extra.

La anterior que era una de las lagunas en la ley CARES ha sido atendida en las distintas propuestas legislativas posteriores. Bajo ese estatuto, los recipientes solo podrían recibir fondos adicionales si los dependientes a su cargo tenían 16 años o menos. Al ampliar los requisitos de elegibilidad para que dependientes adultos, como estudiantes y estadounidenses discapacitados sean considerados como tal, la suma de dinero que recibirían algunas personas podría ser mayor.