Hombre de 80 años muere después de disputa por mascarilla en el norte de Nueva York

El encontronazo fue en un bar

El bar donde fue la disputa.
El bar donde fue la disputa.
Foto: Google Maps

Un hombre de 65 años ha sido acusado de homicidio negligente por supuestamente haber empujado y causado la muerte de un anciano que le recriminó no llevar la mascarilla puesta en un bar cerca de la ciudad de Buffalo, al norte del estado de Nueva York.

Según recogen varios medios locales, el sospechoso, Donald Lewinski, fue arrestado el lunes y debía comparecer este martes ante un juez por el fallecimiento de Rocco Sapienza, de 80 años, y que murió la pasada semana, varios días después del incidente.

Los dos hombres eran habituales del establecimiento en el que se produjeron los hechos y llevaban allí varias horas antes del encontronazo, que se produjo aparentemente por la negativa de Lewinski a colocarse una mascarilla cuando se acercaba a la barra a pedir.

Relacionado: Cubrebocas evitaron que 139 clientes de salón de belleza se contagiaran de coronavirus

La Fiscalía explicó que, a tenor de las imágenes recogidas por cámaras de seguridad del bar, el hombre se levantó varias veces de su mesa sin cubrirse el rostro, hasta que el dueño del establecimiento se acercó a hablar con él.

En ese momento, Sapienza se colocó su mascarilla y se acercó a ellos, pero Lewinski le propinó un fuerte empujón que le hizo caer y golpearse la cabeza contra el suelo, quedando inconsciente.

El anciano fue sometido a una operación cerebral, pero nunca llegó a recuperar el conocimiento hasta que falleció el pasado jueves.

Según la Fiscalía, se trataría posiblemente de la primera muerte en el estado de Nueva York relacionada con el uso de mascarillas en todo tipo de establecimientos, algo que ha desencadenado numerosas disputas en todo Estados Unidos durante los últimos meses.

Relacionado: Por qué el director de la CDC dice que las mascarillas son mejores que las vacunas

Varios testimonios recogidos por la Policía apuntan a que los dos individuos ya habían cruzado palabras en los momentos previos al suceso, pero no se sabe por ahora si se conocían previamente