¿Cómo beneficia el ayuno intermitente la salud de mujeres de más de 40 años?

A partir de los 40 años de edad se producen cambios metabólicos en el organismo de las mujeres, los cuales pueden conducir al aumento de peso, alteraciones hormonales y otros trastornos

¿Cómo beneficia el ayuno intermitente la salud de mujeres de más de 40 años?
El ayuno intermitente es un método muy positivo para potenciar la salud femenina, equilibra el funcionamiento hormonal, promueve la pérdida de peso y aumenta los niveles de energía.
Foto: Pixabay

En los últimos meses todos hablan de las maravillas practicar el ayuno intermitente, no en vano según información revelada por Google Trends fue la dieta más buscada en el 2019 y en lo que va del 2020. Aunque en realidad se trata de una práctica milenaria, lo cierto es que actualmente han salido a la luz todo tipo de contenidos que avalan sus inmensos beneficios para ganar salud, perder peso y vivir más. 

De manera particular han llamado de manera particular la atención las bondades del ayuno intermitente, para beneficiar la salud femenina. Entre los 40 y 50 años de edad el cuerpo de la mujer sufre cambios hormonales que hacen más lento el metabolismo y lo cual se relaciona con posible aumento de peso. Un buen aliado para evitar y controlar el incremento de peso es reducir la ingesta de calorías y estimular determinados procesos metabólicos. Diversos especialistas en medicina y nutrición estiman que estos cambios se pueden empezar a dar desde los 30 años, ya que es el período en el cual se reduce la producción de la hormona del crecimiento y que se relaciona con un descenso general del tono muscular y el cuerpo quema menos calorías.

También existen otros factores que influyen en el sobrepeso, los cuales se basan principalmente en la reducción de la actividad física y los cambios hormonales premenopáusicos, que se asocian con una redistribución de la grasa corporal. A la vez es una edad en la cual las mujeres son más propensas a sufrir un aumento en los niveles de glucosa y colesterol, sobre todo cuando sus hábitos y estilo de vida en los últimos años no han sido los más adecuados.

¿Cómo ayuda el ayuno intermitente?

Una de las principales y más importantes medidas de salud en cualquier etapa de la vida, es perder peso. Tener el control de la dieta y optar por el consumo de alimentos frescos, ligeros y de temporada, que se caracterizan por su alto contenido en vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes; es clave. Es igual de importante evitar la ingesta de productos ultraprocesados y realizar actividad física, todos son factores determinantes en la pérdida de peso y la prevención de enfermedades degenerativas. 

Sumado a todo lo anterior incorporar la práctica del ayuno intermitente, hace que los resultados sean mucho más rápidos, intensos y eficaces. En el caso de la salud femenina, se han reportado extraordinarias bondades, entre las que se destacan los siguientes puntos.

  • El ayuno intermitente es un método que se relaciona directamente con el cambio metabólico, esto se debe a que después de 10-12 horas de ayuno completo, el cuerpo agota las reservas de glucógeno y comienza a quemar cetonas (un combustible que elabora el hígado a partir de la grasa). Este proceso promueve la pérdida de peso y favorece el equilibrio en los niveles químicos del organismo.
  • El ayuno intermitente se caracteriza por periodos en los que se come y otros en los que se ayuna, los cuales estimulan a un proceso que se llama autofagia y que se encarga de reciclar o eliminar las células menos saludables. Esto resulta maravilloso ya que favorece la autorregeneración del organismo entero.
  • La insulina aumenta al comer y es considerada la principal hormona implicada en el almacenamiento de energía alimentaria, sin embargo esta capacidad de almacenaje es limitada y una vez que se sobrepasa el hígado convierte el exceso de glucosa en grasa. La buena noticia es que este proceso funciona de forma inversa cuando no comemos (es decir al ayunar) y se deriva en un descenso en los niveles de insulina y glucosa, factores que sirven de señal para que el cuerpo empiece a quemar la energía almacenada. En términos más sencillos ayunar permite al organismo usar la energía almacenada.
  • Adicionalmente el ayuno intermitente es una práctica que se relaciona con un mejor rendimiento físico y mental. De manera particular se benefician las principales funciones cognitivas como es el caso de la concentración, la memoria y el aprendizaje.
  • El organismo aumenta sus niveles de energía de manera natural y se vuelve mucho más sencillo realizar actividades cotidianas y ejercicio físico. 
  • Una de las más eficaces bondades del ayuno se relaciona con sus propiedades antiinflamatorias, las cuales benefician el funcionamiento de absolutamente todo el organismo y son clave en la prevención de enfermedades crónicas. Gracias a ello las mujeres experimentan menores síntomas relacionados con el ciclo menstrual, la menopausia y se equilibran los niveles hormonales. 

Lo mejor de todo es que el ayuno intermitente es gratis, es un método simple y accesible para todos, ya que existen diferentes variaciones que se adecuan al estilo de vida de cada persona. Es más que una dieta, un estilo de vida que se puede hacer a cualquier hora y en cualquier lugar, si bien aporta grandes efectos para la pérdida y el control del peso, es un método muy poderoso para combatir la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, mejora el funcionamiento de todos los órganos, previene enfermedades inflamatorias y alarga la esperanza de vida.