¿Cómo llegó la jueza “fitness” de Colombia a ser “influencer” con fotos en Instagram?

Desde que publicó la primera foto en su cuenta de Instagram el 29 de septiembre, Vivian Polanía ha logrado acumular más de 180,000 seguidores en la red social

¿Cómo llegó la jueza “fitness” de Colombia a ser “influencer” con fotos en Instagram?
La jueza Vivian Polanía Franco ha hecho de Instagram uno de sus principales pasatiempos.
Foto: Getty Images

La jueza colombiana Vivian Polanía comenzó a incomodar a sus colegas en la Judicatura desde antes que sus sexis fotos se volvieran populares en redes sociales como Instagram.

Según contó la magistrada al medio La Opinión de Cúcuta, el hecho de que caminara con prendas de vestir deportivas o menos conservadoras por los pasillos del Palacio de Justicia de Norte de Santander, no le agradó a muchos funcionarios.

“Lo que pasa es que hay muchas mujeres que piensan que yo ando buscando quitarles los novios o esposos, pero no, quiero dejar muy en claro que si me visto como me visto es porque me gusta y como nadie me mantiene, compró lo que a mí me gusta. No es como dicen que yo soy bendecida y afortunada, solo vivo de mi sueldo”, declaró al medio.

View this post on Instagram

Hoy con mucho calor!! Despelucada!!!#vivianpolaniaf #colombia #bunny #happy #sexy 🐰✌🏻

A post shared by Vivian Polanía Franco (@vivianpolaniaf2) on

Tras la muerte de su padre que sufría de cáncer, pasó de la sala disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Bogotá a un puesto de jueza de conocimiento en Cúcuta. En unas vacaciones de tres meses, descubrió el CrossFit (rutina de ejercicios de alta intensidad). Fue tal el gusto por este pasatiempo que lo empezó a realizar casi seis horas diarias.

Su perseverancia comenzó a reflejarse en su cuerpo. De una complexión delgada, logró sacar piernas, brazos, abdomen y hasta trasero, según indicó al medio colombiano.

View this post on Instagram

#bunny feliz fin de semana #kisses

A post shared by Vivian Polanía Franco (@vivianpolaniaf2) on

View this post on Instagram

Mil caritas!!! #vivianpolaniaf #vivianpolania #bunny mi cara de estoy esperando….👠👩‍⚖️🐰

A post shared by Vivian Polanía Franco (@vivianpolaniaf2) on

Orgullosa de su transformación, la jueza aprovechó Instagram para destacar en fotos sus cambios físicos producto del esfuerzo que realiza cuando se quita la toga. La primera imagen que compartió tiene fecha del 29 de septiembre. Desde ese momento hasta ahora, ha logrado acumular más de 180,000 seguidores en la red.

“Yo no soy la única persona que tiene un perfil de Instagram donde muestro mis resultados por el CrossFit. Si ven otras mujeres, hacen lo mismo, precisamente cuando uno logra algo por medio de este deporte es bonito mostrarlo por todo el esfuerzo que se hace”, explicó.

La popularidad que ha ganado en tan poco tiempo hizo que algunas marcas de ropa estadounidenses la patrocinaran a cambio de que modelara alguna de sus piezas por medio de las fotos en la red.

Polanía aseguró que lo anterior no es ilegal.

“La gente no sabe el daño que hacen solo por los chismes. Yo, en la cuenta pasada que me bloquearon, ya estaba siendo patrocinada por dos marcas de ropa en Estados Unidos, por ejemplo, por cada prenda que mostraba y era comprada por alguna persona, a mí me daban el 30% de la venta o me enviaban ropa gratis. Eso no es negocio ilícito, por el contrario es una forma de trabajar bien, sin hacerle daño a nadie. Hay otras personas que usan Instagram para vender fotos desnudas, pero yo no hago eso”, declaró la entrevistada.

La controversia que rodea a la jueza inició luego de dos reportajes en medios colombianos, uno de ellos fue publicado en La Opinión de Cúcuta.

La colombiana insistió en que mediante sus publicaciones ejerce su derecho a la libre personalidad, una batalla, que según dijo en una entrevista con CNN, se ganó hace mucho tiempo en el país sudamericano. Alegó además que no discute temas jurídicos en sus publicaciones, por lo que no está violando ninguna ley.

La jurista aseguró, además, que no piensa cambiar su estilo de vida ni dejar de publicar sugerentes imágenes para complacer a sus colegas.

“Respecto a mi ropa y a mi forma de vestir, es el libre desarrollo de la personalidad. Estoy absolutamente en desacuerdo. No todos los jueces, funcionarios, empleados, personas, son iguales”, planteó a la cadena estadounidense la jueza quien tiene 37 tatuajes.

Al momento es la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura la entidad que investiga la conducta de la jueza bajo la alegación de que compromete la dignidad de la administración de justicia. No está claro que sanción enfrentaría Polanía en caso de que prospere la denuncia.

Polanía lleva laborando en Cúcuta cuatro años como jueza Primera Penal Municipal con funciones de control de garantías ambulante.

Pero, durante sus más de 14 años en la Rama Judicial ha ocupado varios puestos. La especialista en Derecho Constitucional ha trabajado en la sala penal del Tribunal Superior de Bogotá; además del Juzgado 24 Penal Municipal con funciones de control de garantías también en la capital del país, hasta que fue promovida a la secretaría de ese despacho judicial.