6 señales de alerta para detectar si estás bebiendo demasiado café

El café es un poderoso estimulante con un efecto adictivo, descubre si podrías estar bebiendo más de la cuenta

6 señales de alerta para detectar si estás bebiendo demasiado café
La dosis recomendada de café al día es de 400 mg de cafeína, lo equivalente a 4 tazas.
Foto: Pixabay

Derivado de la pandemia por coronavirus, este año la población en general ha aumentado significativamente el tiempo que pasa en casa y con ello es muy probable que se presenten algunas alteraciones en los hábitos alimenticios. Dentro de los principales se encuentra el excesivo consumo de café, lo cierto es que para muchas personas ha pasado de ser un hábito característico de la mañana a un consumo recurrente a lo largo del día.

¿Existe algún concepto que se refiera a beber demasiado café? Es normal hacerse esta pregunta, teniendo en cuenta que es bien sabido que el café es uno de los más poderosos estimulantes naturales y con ello sus efectos en cada persona varían significativamente. Según los datos revelados por una encuesta realizada en más de 800 bebedores de café, el 29% del grupo afirmaron consumir en promedio dos tazas de café al día y es cierto que dichos datos resultan bastante razonables para los especialistas. Lo cierto es que no todos se limitan a esta módica cantidad de café al día, un 36% de los candidatos encuestados declaro consumir 3 tazas de café al día y el 9% restante declaró beber 6 o más tazas. 

Una taza de café de 8 onzas aporta 95 mg de cafeína, por lo tanto si una persona bebe 6 tazas de café al día estaría consumiendo aproximadamente 560 mg de cafeína. Con base en lo anterior se cuenta con  investigaciones que avalan los efectos de consumir entre 500 y 600 miligramos de cafeína (de cuatro a siete tazas de café, según la concentración), este hábito puede ser un riesgo para la salud, y en realidad se considera abuso.

Los especialistas establecen como un consumo seguro de café, la ingesta de un promedio de 400 mg de cafeína, lo cual es equivalente a un máximo de 4 tazas. Al ser una bebida adictiva y estimulante, es probable que aumentemos su consumo gradualmente sin ser muy conscientes de ello. Es por ello que te invitamos a descubrir las principales señales de alerta que puede estarte enviando el cuerpo, toma nota.

1. Experimentas síntomas no deseados

Un exceso de café puede generar una serie de sentimientos desagradables, que pueden hacerte sentir que te estás enfermando y el principal responsable de estos síntomas es la cafeína. Un exceso en los niveles recomendados de cafeína por día, suele relacionarse con dolores de cabeza, latidos cardíacos irregulares y ansiedad. 

2. Mala calidad de sueño

Es muy probable que al estar bebiendo más café se vuelva un hábito que extiendes hasta altas horas de la tarde, lo cual se relaciona con claros problemas para conciliar el sueño. Lo cierto es que beber demasiado café cercano a la hora del descanso o utilizarlo como un aliado para compensar el hecho de no dormir lo suficiente, afecta el ciclo natural del sueño y se deriva en consecuencias muy negativas para la salud. Un dato muy interesante para entender más a fondo los efectos del café en la noche, es  saber el tiempo que permanece la cafeína en el cuerpo lo cual oscila entre 3 y 6 horas. Se cuenta con un estudio que encontró que beber un espresso doble puede retrasar el ritmo circadiano en 40 minutos. 

3. No tienes suficiente energía

Muy al contrario de lo que se puede pensar, un exceso de cafeína deteriora los niveles de energía del organismo y esto sucede cuando las personas recurren al café como uno de sus principales estímulos. La realidad es que el cuerpo se acostumbra a la explosión de energía característica de una buena taza de café y a lo largo del día creamos un ciclo de consumo que termina por alterar el patrón de sueño, con ello es muy probable que despertemos muy cansados y se agoten los niveles de energía. 

4. Acidez estomacal y náuseas

Si de la nada empiezas a sufrir de episodios de acidez estomacal con mucha mayor recurrencia, es muy probable que se relacione con un alto consumo de café. Al ser una de las bebidas más ácidas que existen, de manera natural puede irritar el revestimiento del intestino y derivarse en un molesto y recurrente reflujo. También el hábito de beber café con el estómago vacío suele causar náuseas.

5. Te sientes más estresado

Si bien el café en cantidades moderadas puede ser un buen aliado para activarnos y optimizar el rendimiento físico y mental, es probable que beberlo en exceso cause irritación y eleve los niveles de estrés a lo largo del día. Lo cierto es que mucho café puede aumentar los niveles de cortisol, conocida como la hormona del estrés.

6. Presentas señales de deshidratación

Es muy probable que entre mayor sea la cantidad de café consumida a lo largo del día, de la mano se presenten indicativos de deshidratación. Es normal sentir más sed de lo habitual y esto se relaciona con el efecto diurético del café, que suele aumentar la producción de orina y también ante los efectos de la cafeína es normal que el cuerpo requiera de una mayor ingesta de líquidos. Un buen tip es siempre acompañar tu taza de café con un buen vaso de agua fresca.