Cómo reaccionar ante un parto de urgencia

Suele ocurrir que cuando se presenta el parto la mujer no tenga oportunidad de llegar al hospital

Siempre debemos estar preparados para ayudar en caso de que ocurra un parto de emergencia.
Siempre debemos estar preparados para ayudar en caso de que ocurra un parto de emergencia.
Foto: Shutterstock

Los partos son procesos complicados y hay que saber reaccionar cuando nos toca atender uno de forma urgente.

Se puede dar la situación de que no nos dé tiempo de llegar al hospital, ya sea porque estamos en una zona muy alejada o porque todo ocurre demasiado rápido. En esas ocasiones hay que saber reaccionar, y por eso debes conocer los pasos que debes seguir en caso de una emergencia de este tipo.

Durante las contracciones

En primer lugar, la embarazada estará muy nerviosa, y el hecho de no contar con ayuda especializada puede incrementar el estado de nerviosismo. Por esta razón, lo primero que hay que hacer es tratar de calmarla y animarla a respirar de forma tranquila y con la boca abierta.

Embarazada
El momento del parto es un momento de mucho estrés para algunas mujeres, por lo que se recomienda que estén acompañadas. Fuente: Pixabay

Luego hay que llevarla a un lugar donde esté cómoda. Ya sea en una cama o en el suelo, pero siempre hay que asegurarse de que todo esté limpio. En el caso de acomodarla en el suelo, hay que cubrirlo con mantas limpias.

La embarazada debe acostarse de espaldas y tener las rodillas flexionadas y las piernas deben estar separadas. De acuerdo con Webconsultas, esta posición ayudará a ver la dilatación de los genitales y así se podrá saber cuándo comienza el proceso de parto.

Qué hacer si no llega la ayuda médica

En caso de que no llegue la ayuda médica, hay que tomar previsiones y seguir las siguientes instrucciones para atender el parto.

Durante esta fase la madre debe sentirse segura, y será nuestra actitud la que le brinde esa seguridad. Cuando comiencen las contracciones, hay que animarla a empujar. Para que sea efectivo, debemos animarla a no gritar ni hablar, así el empuje será más efectivo.

Debe descansar entre las contracciones para que se recupere. A medida que comienza el trabajo de parto, lo primero que debería salir es la cabeza. Cuando esto suceda, hay que poner una mano en su cabeza y presionar de manera muy suave.

La cabeza del bebé debe salir gracias a las contracciones, no debemos forzarlo. Al tener la cabeza afuera, debemos comprobar que no tenga el cordón umbilical alrededor del cuello. En caso de tenerlo, hay que desenrollarlo de forma suave y pasarlo por la cabeza del bebé.

Finalizando el parto

Después, el resto se produce de forma rápida y sin necesidad de recibir tanta ayuda. Hay que seguir sosteniendo la cabeza del bebé mientras sale el resto del cuerpo.

El pequeño estará cubierto de fluidos, por lo que hay sostenerlo con firmeza, pero al mismo tiempo con suavidad.

Bebé recién nacido
Es importante que el bebé sienta el calor de su madre en el momento del nacimiento. Fuente: Shutterstock

En caso de que el bebé salga de nalgas, no hay por qué alarmarse. Solo hay que sujetarlo y dejar que el resto del cuerpo salga. No hay que tirar de él para evitar lesiones.

Cuando esté afuera, tenemos que darle el bebé a su madre. Es importante que reciban el calor materno, ya que ellos pierden mucho calor en el momento del nacimiento. Su temperatura corporal es regulada por su madre.

Hay que limpiarle la boca y la nariz al bebé para que este pueda expulsar el líquido que tenga en sus pulmones. No hay que darle golpes en la espalda. Más bien, es suficiente con tenerlo boca abajo y darle un suave masaje en la espalda.

Es importante saber qué hacer en caso de un parto de emergencia porque nunca se sabe si contaremos con las condiciones idóneas para asistir con tiempo a un centro médico.

También te puede interesar:

¿Por qué ese consejo de “comer doble” durante el embarazo es un mito?

Cómo eliminar las hemorroides durante el embarazo

¿Qué deportes podemos practicar durante el embarazo?