Ex convicto muere apuñalado en un auto frente a edificio policial de Nueva York; había sido liberado por el coronavirus

El crimen sucedió en las afueras de la Policía de Tránsito de la MTA, en Staten Island

Ex convicto muere apuñalado en un auto frente a edificio policial de Nueva York; había sido liberado por el coronavirus
331 Bay St, Staten Island
Foto: Google Maps

Michael Ryner fue encontrado muerto a puñaladas sentado al volante de una minivan en una calle de Staten Island (NYC) el miércoles por la noche, dijeron las autoridades.

Ryner (53) era un ex convicto que atropelló fatalmente a un ciclista de 16 años y luego se dio a la fuga en 2011, destacó Daily News.

Los oficiales que respondieron a una llamada al 911 alrededor de las 10:35 p.m. del miércoles lo encontraron inconsciente, desplomado sobre el volante de una Dodge Caravan que había subido a la acera frente a 331 Bay Street, un edificio de la Policía de Tránsito de la MTA, dijo NYPD. El auto tenía rota la ventana de una puerta delantera.

Ryner mostraba múltiples puñaladas en el hombro y la espalda, según las autoridades. Fue transportado al Richmond University Medical Center, donde lo declararon muerto.

Su historial policial incluye unos 20 arrestos, incluidos delitos relacionados con drogas. Fue liberado de la cárcel en marzo debido a preocupaciones sobre COVID-19. Esa vez estaba cumpliendo una sentencia de un año por delito grave agravado de operación de vehículos sin licencia y conducir ebrio, según muestran los registros judiciales estatales en línea.

Después de su liberación, Ryner fue acusado de apuñalar a una víctima en la cabeza con un destornillador en abril, en las avenidas Forest y Livermore en Port Richmond Center, resaltó SILive.com

No se ha recuperado el arma ni anunciado arrestos. La investigación sigue en curso. Quien posea información debe llamar a 1-800-577-TIPS (8477) y en español 1-888-57-PISTA (74782). También a través de la página crimestoppers.nypdonline.org o por mensaje de texto a 274637 (CRIMES), seguido por TIP577. Todas las comunicaciones son estrictamente confidenciales.

Michael Ryner / NYPD