Alimentos populares con secretos que no te imaginas

Descubre increíbles curiosidades sobre algunas comidas básicas, que esconden datos de lo más interesantes e inesperados

Alimentos populares con secretos que no te imaginas
Diviértete y conoce detalles muy peculiares sobre alimentos cotidianos.
Foto: Malcolm Garret / Pexels

Ciertos alimentos sin importar si son provenientes de fuentes naturales o sometidos a algún cualquier tipo de procesamiento, esconden algunas historias muy curiosas y fascinantes. Es bien sabido que la industria alimenticia es un campo complejo, de tal manera que resulta muy simple entender la razón por la cual ciertos productos básicos alojan increíbles secretos. Te invitamos a conocer algunos de los datos más curiosos e inesperados sobre algunas comidas típicas.

1. Los pimientos verdes, amarillos y rojos, no son la misma verdura

Es muy normal catalogar a los pimientos como el mismo grupo de alimentos, sin embargo en muchas ocasiones no se obtienen de la misma planta. Aunque en muchas ocasiones los pimientos verdes son pimientos rojos inmaduros, en general los pimientos de todos colores: naranjas, amarillos, verdes y rojos, son variantes únicas, que se obtienen de plantas diferentes y que se caracterizan por tener distintas semillas y propiedades nutricionales.

Pimientos de colores./Foto: Pixabay

2. En algún momento se creyó que la salsa ketchup tenía propiedades medicinales

A principios del siglo XIX los tomates se volvieron muy populares en la sociedad, gracias a sus propiedades medicinales. Según datos revelados por Fast Company un médico de Ohio en la década de 1830, inició la creencia sobre los beneficios curativos del consumo de tomates para tratar la diarrea y la indigestión, publicando recetas para preparar una especie de salsa de tomate que pronto convirtió en una pastilla. 

Ketchup./Foto:HannahChen/Pixabay

3. Productos como el aderezo ranch y la crema para café contienen tóxicos

Existen muchos alimentos procesados que resultan nocivos para la salud, en gran parte por su alto aporte calórico y su contenido en grasas saturadas, azúcares añadidos, harinas refinadas y conservadores. Se cuenta con datos que comprueban que productos como el aderezo ranch y la crema para café pueden contener dióxido de titanio, una sustancia tóxica que también se puede encontrar en la pintura, el plástico y los protectores solares. Es muy utilizado en la industria alimenticia, para que ciertos productos luzcan más blancos. La realidad es que la FDA lo considera seguro, sin embargo se cuenta con un trabajo de investigación que lo relaciona con enfermedades inflamatorias del intestino y ciertos tipos de cáncer. 

Crema para café

4. Una mazorca de maíz típica tiene un número par de filas

No existe nada más exquisito y reconfortante que comer una mazorca entera de maíz, es uno de los cereales más consumidos en Estados Unidos y un emblemático ingrediente en las parrilladas. No sólo son deliciosas, las mazorcas de maíz generalmente tienen un número par de filas y que suele ser un total de 16. 

maíz
Mazorca de maíz. /Foto: Shutterstock

5. Una hamburguesa puede estar elaborada con cientos de carnes de vaca diferentes

Todos amamos darnos un gusto ocasional con una buena hamburguesa, no en vano es una de las comidas rápidas más famosas en el mundo. Según información revelada por  el Washington Post, la mayoría de las hamburguesas son casi siempre una mezcla de muchas vacas. Y este dato no sólo se refiere a las variantes que se sirven en las principales cadenas de fast-food, inclusive la carne molida que compramos en el supermercado está elaborada con una colección de diversos tejidos musculares.

Hamburguesa
Hamburguesa./Foto: Pixabay

6. Es posible convertir la mantequilla de maní en diamantes 

Los científicos del Bayerisches Geoinstitut en Alemania, descubrieron un dato fascinante acerca de la mantequilla de maní y se relaciona con su riqueza en carbono y es por ello que los investigadores encontraron que es posible convertir un simple frasco de cualquier marca de mantequilla de maní, en diamantes. Según las referencias que se tienen a la mano, todo lo que necesita hacer es extraer el oxígeno del dióxido de carbono que se encuentra en la pasta de maní y luego ejercer una inmensa presión sobre el carbono que queda. ¿Lo crees posible?

mantequilla de maní
Mantequilla de maní. /Foto: Shutterstock

7. El chocolate blanco no es realmente chocolate

Si eres de los que considera al chocolate blanco como su variante favorita, es una pena comunicarte que no se trata de chocolate. A pesar de su nombre, el chocolate blanco en realidad no contiene ningún componente de chocolate real, se trata de un dulce que se compone de una mezcla de azúcar, productos lácteos, vainilla, lecitina y manteca de cacao, sin sólidos de chocolate. De tal manera que no tiene nada que ver con el chocolate puro, ni aporta sus propiedades antioxidantes y medicinales. 

Chocolate blanco. /Foto: Pexels