Las 125 razones para aprobar un segundo cheque de estímulo en el Congreso antes que termine el año

Quedan menos de 5 semanas para que 12 millones de estadounidenses pierdan los beneficios por desempleo adicionales

Las 125 razones para aprobar un segundo cheque de estímulo en el Congreso antes que termine el año
Un nuevo paquete de estímulo es ahora más necesario que nunca.
Foto: PAUL J. RICHARDS / AFP / Getty Images

Un grupo de más de 125 economistas instó a los miembros del Congreso de Estados Unidos a que aprueben otro paquete de alivio económico con cheques de estímulo antes que finalice el año.

En una carta pública a los legisladores, expertos del sector financiero -algunos exfuncionarios de la Reserva Federal– indicaron que la necesidad de nueva ayuda es evidente si se quiere evitar que más estadounidenses caigan en la pobreza.

“A menos que los responsables de la política actúen con rapidez para responder a la crisis en la debida escala, corremos el riesgo de que el daño a la economía dure más tiempo del necesario”, se indica en la misiva que cita Telemundo.

Para los expertos, los congresistas deben utilizar todas las herramientas disponibles para reanimar la economía, incluyendo pagos directos, que son una de las formas más rápidas, equitativas y eficaces de encarrilar a las familias y la economía.

12 millones de beneficiarios quedarán sin desempleo

En menos de cinco semanas, unas 12 millones de personas perderán sus beneficios de desempleo.

Al momento, más de 20 millones de personas reciben subsidios por desempleo. Sin embargo, de esa cifra, el 60% o 12 millones de recipientes perderán los incentivos cuando el próximo mes expiren las ayudas adicionales aprobadas bajo la ley CARES en marzo.

El llamado de los economistas se da al tiempo que el presidente saliente Donal Trump expresó su disposición a facilitar una transición ordenada a su rival Joe Biden.

Biden aseguró este martes que el Gobierno de Trump está colaborando en la transferencia de poder después de levantar el bloqueo que había impuesto.

“Debo decir que el acercamiento ha sido sincero, no ha sido de mala gana hasta ahora y no espero que lo sea”, afirmó Biden en entrevista con la cadena NBC.

Uno de los temas que ocupará al nuevo presidente en los primeros días de su mandato es precisamente un nuevo paquete de estímulo.

Durante los pasados días, el demócrata ha manifestado su respaldo a una nueva ronda.

Aunque ante la opinión pública, las conversaciones entre republicanos y demócratas están paralizadas; por debajo de la mesa, el tema sigue en discusión.

En declaraciones a la prensa, un portavoz del equipo de transición de Biden, Andrew Bates, dijo esta semana que el presidente electo “apoya plenamente” a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en las negociaciones.

De esta forma, Bates negó reportes de prensa en el sentido de que Biden estaría dispuesto a apoyar un plan de estímulo reducido si eso garantiza su aprobación bipartidista en el Congreso antes de fin de año.

El portavoz de la mayoría en el Senado, el republicano Mith McConnell es uno de los que insiste en darle paso a una legislación que implique el desembolso de $500,000 millones o menos. El último paquete aprobado en el Senado por ese monto no incluía cheques de estímulo.

A unos 35 días para el fin de año, no hay certeza del rumbo que tomen las negociaciones.

Lo que está claro es que la presión para avanzar en el proceso ahora también cae sobre Biden.