10 comidas y bebidas prehispánicas mexicanas que aún son las favoritas

Comida prehispánica mexicana que sigue siendo popular en México y fuera del país

10 comidas y bebidas prehispánicas mexicanas que aún son las favoritas
El guacamole es una de las salsas mexicanas más populares,
Foto: Shutterstock

Dentro de la riqueza de la cocina mexicana se siguen realizando comidas y bebidas de origen prehispánico. Estas preparaciones no se mantienen relegadas, al contrario, están entre las más populares y son representativas de la gastronomía de México ante el mundo.

1. Chocolate

Foto: Rafael Gutierrez en Pixabay

Los primeros en cultivar el árbol del cacao fueron los olmecas en el año 1500 a.C. Era un regalo de los dioses que sólo podía ser consumido por personas de élite. Con el paso del tiempo, la cultura del cacao se extendió a las poblaciones mayas y aztecas.

Los aztecas llamaban xocolatl a la bebida hecha con cacao. Los nobles mexicanos hacían cocer el cacao con agua y para endulzarlo, le agregaban miel silvestre o jugo dulce de arce, aromatizándolo con un poco de vainilla, y la gente sencilla le agregaba atole de maíz para hacerlo nutritivo, según se explica en la revista La Ciencia y el Hombre de la Universidad Veracruzana.

2. Guacamole

Foto: Shutterstock

El guacamole es una de las salsas mexicanas favoritas. Los mexicas solían llamarle ahuacamolli (náhuatl), que significa mole de aguacate.

Antes de la conquista española, los ingredientes de este mole eran aguacates, jitomates y chiles, los cuales eran machacados en molcajetes. Posteriormente, se le añadieron otros ingredientes como la cebolla, el ajo, la sal y el jugo de limón.

3. Pozole

Los tres tipos de pozole más populares son el blanco, el rojo y el verde. Foto: T.Tseng-Commons

El pozolli se prepara con granos de maíz llamado cacahuazintle que cuando hierven se abren como flor. Según Fray Bernardino de Sahagún, autor de la Historia General de las Cosas de la Nueva España, durante las ceremonias en honor a los dioses, Moctezuma recibía pozole con el muslo de un joven prisionero.

Tras la Conquista, los españoles sustituyeron la carne humana del pozole por carne de cerdo.

4. Chilaquiles

Foto: Ismael Villafranco/Creative Commons

Chilaquiles significa metido en chile, del náuatl, chilli, chile y aquilli, metido en. Es un platillo hecho con los alimentos favoritos de la cocina mexicana, el maíz y el chile. Son tortillas de maíz cortadas, fritas, empapadas en salsa caliente y con una hierba comestible y aromática como el epazote.

En la actualidad se sirven cubiertos con cebolla, queso y crema; también se suelen acompañar con frijoles, carne de pollo, huevos o bistec de res.

5. Tacos

Foto: Pedro Sánchez/Creative Commons

Tras las largas jornadas de trabajo los antiguos mexicanos necesitaban contar con un alimento que los nutriera y diera fuerza, pero que a su vez fuera fácil de llevar a su lugar de trabajo, por lo anterior se dice que se inventó el enrollar la comida en las tortillas de maíz, así nació el taco. Se preparaban tacos de frijoles, pescado, escamoles, nopales y otros guisos.

6.Tamales

Foto: Shutterstock

“Tamalli”, envuelto cuidadoso o envuelto en hojas. Según los relatos míticos, los mexicanos crearon el tamal como ofrenda a las divinidades.

Sacrificaron al guajolote, untaron el ave con salsa de chile, jitomate, frijol y pepitas de calabaza. Lo envolvieron en hojas de plátano y palma, lo amarraron con mecates y lo cocinaron en un hoyo en la tierra. Al día siguiente desenterraron el tamal, llamado zacahuil. En retribución las divinidades ordenaron a todos los habitantes consumir el tamal para nutrir y fortalecer su cuerpo.

7. Pulque

Pulquería en Tacubaya, México. Foto: William Henry Jackson/Colección de Detroit Publishing Co. en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

El pulque, también llamado “néctar de los dioses” es producto del maguey, un agave que según la leyenda es la diosa Mayáhuel convertida en planta. En la época prehispánica era uso exclusivo de la élite azteca, y también se reservaba para ceremonias y rituales, así como también para las madres que se encontraran amamantando y los ancianos.

Es una bebida espumosa y compleja a la que se le atribuyen propiedades medicinales y beneficios nutricionales.

8. Esquites

Foto: Thelmadatte/Creative Commons

Esquite viene del náhuatl izquitl, que significa maíz tostado. Fueron creados por Tlazocihuapilli, la única mujer que gobernó durante la época prehispánica. Durante tu mandato en Xochimilco (entre 1335 y 1347) dio vida a diversos platillos para mejorar la dieta del pueblo.

Sus ingredientes principales fueron el elote, el epazote y el chile; el limón se incorporó con la llegada de los españoles; mientras que el queso y la mayonesa se agregaron después; la mayonesa es una influencia francesa del siglo XIX.

9. Atole

Foto: Agencia Reforma

El atole es una bebida tradicional a base de maíz. Su nombre en náhuatl “atolli”, significa “aguado”, aunque tenía un cierto espesor. En un inicio era solo de harina de maíz, posteriormente se le fueron agregando especias como el cacao, vainilla, canela, anís, flor de azahar, hojas de naranjo y saborizantes como chocolate, jugo o pulpa de frutas, para mejorar su sabor y darle variedad.

10. Tepache

Foto: Cottonbro/Pexels

En la época prehispánica, el tepache se consideraba una bebida para reanimar. Se elaboraba con maíz tierno martajado y piloncillo, posteriormente, luego de la conquista comenzó a prepararse con frutas como la guayaba, la manzana y la piña, siendo este último uno de los más populares. El fermentado se endulza con panela (piloncillo) y especias.

Te puede interesar: