Fingió tener cáncer para así poder tener la boda de sus sueños

Casi un año estuvo fingiendo encontrarse al borde de la muerte, aprovechándose así de la buena voluntad de sus seres queridos

Fingió tener cáncer para así poder tener la boda de sus sueños
Además, la pareja se dio una luna de miel de lujo.
Foto: Jeremy Wong / Pexels

El nombre de Toni Standen genera repudio entre quienes han escuchado de su historia, ya que esta mujer fue capaz de mentir con algo muy delicado con el fin de estafar y así poder celebrar lo que ella misma llamó “la boda de sus sueños”.

Toni, de 29 años, se encuentra detenida y tras las rejas, esperando sentencia definitiva luego de que se le acusara del delito de fraude, tras engañar a sus familiares, amigos y algunos desconocidos entre febrero de 2019 y abril de 2020.

Resulta ser que Standen deseaba poder llevar a cabo una gran fiesta para su enlace matrimonial pero no contaba con el dinero suficiente para poder cumplir sus expectativas, así que se le hizo fácil inventarse que tenía cáncer terminal y por ende, solo quería cumplir como “última voluntad” el poder contraer matrimonio con quien era el amor de su vida.

Movidos por la compasión, algunos de sus más allegados se movilizaron para recaudar fondos para así tratar de cumplir lo que aparentemente era su último deseo. La situación fue más allá, pues esta mujer se rapó la cabeza para así poder salir en distintos canales de televisión que hicieron pública su historia.

Gracias a todo esto, Standen recaudó más de $11,000 dólares para su boda de ensueño, a la cual asistieron unos 150 invitados. Además, la pareja pudo disfrutar de una extensa luna de miel por Turquía, Alemania, República Checa, Austria, Hungría e Italia.

Descubrieron su gran mentira

En enero de este año, Standen hizo público en sus redes sociales que el cáncer se había extendido prácticamente a todo su cuerpo y que solo tenía 2 meses de vida.

Semanas más tarde, corrió el rumor de que había muerto, cosa que desmintió, y en abril indicó que se había contagiado de coronavirus. Esto llamó la atención de algunos de sus conocidos, quienes comenzaron a sospechar de que lo que les había dicho no era verdad, así que al sentirse acorralada, no le quedó de otra más que confesar su gran mentira.

Dicha llamada telefónica fue grabada y entregada a la policía, quienes se encargaron de hacer la investigación del caso y posteriormente, determinaron su detención.