Protejamos a nuestros seres queridos contra el fraude a los adultos mayores durante esta temporada festiva

Llame al 1-877-382-4357 para denuncias

Protejamos a nuestros seres queridos contra el fraude a los adultos mayores durante esta temporada festiva
Las llamadas fraudulentas han aumentado. Tenga cuidado.
Foto: Archivo / Impremedia

En tiempos mejores celebraríamos las fiestas de fin de año alrededor de la mesa de nuestras abuelas. Generación tras generación de familias compartirían la cena, se reirían y festejarían. Pero este año es diferente. A medida que navegamos por una crisis de salud pública desoladora que ha devastado a familias neoyorquinas, estamos tomando medidas nuevas para mantener seguras a las personas que amamos.

Sabemos que una manera con la que podemos ayudar a proteger a nuestros seres queridos mayores es celebrar con distanciamiento físico a través de una llamada telefónica o una videollamada. Sin embargo, también debemos hacer planes para mantener a nuestros seres queridos informados sobre cómo identificar y combatir el fraude durante las fiestas de fin de año. Darles a nuestros familiares mayores las herramientas necesarias para mantenerse alertas nos ayudará a asegurarnos de que el fraude a adultos mayores no se suma a la desdicha económica que COVID-19 ha traído consigo.

Comience con la regla general de que nunca se debe compartir por teléfono el número de Seguro Social, la información de cuentas bancarias o cualquier otra información personal sensitiva. El gobierno nunca llamará por un cheque de estímulo o una devolución de impuestos. Tampoco va a pedirle información personal por teléfono.

Déjele saber a sus familiares que deben tener cuidado con las personas que llaman pidiendo tomar decisiones inmediatas o con amenazas de acciones policíacas. También deberían estar pendientes de personas que llaman y los presionan para que no decirle a sus amistades o familiares acerca de la llamada. La División de Protección al Consumidor del Departamento de Estado de Nueva York tiene una lista de algunos de los tipos de fraudes más comunes que hay que tener presente. Recuérdele a sus seres queridos que si creen que una llamada es sospechosa o si están sintiéndose presionados para brindar información o dinero, simplemente pueden cortar la llamada. Cualquier persona que tenga una necesidad legítima para procurar su información tendrá otra manera de establecer el contacto.

También es importante que nuestros seres queridos sepan que no deben sentir vergüenza si son víctimas de un fraude. Estos estafadores constantemente inventan tácticas diseñadas para confundir a las personas y le han sacado ventaja a toda la incertidumbre que ha causado esta crisis.

Las llamadas fraudulentas han incrementado durante la pandemia, aprovechándose del interés que tiene la gente en los tratamientos contra la COVID-19 y la necesidad que tienen de recibir un cheque de estímulo. Por eso es importante saber las reglas básicas y recordar que siempre puede colgar la llamada.

Por último, si su familiar piensa que alguien ha intentado estafarlo, debe pedir ayuda inmediatamente. Por favor, dígale que si posible, que le informe a la FTC de la estafa. Esta agencia recopila los informes de fraudes, los cuales pueden someterse en línea a https://reportfraud.ftc.gov/#/ o por teléfono al 1-877-382-4357.

Estos son tiempos difíciles, pero juntos podemos asegurarnos de que nuestros abuelos, nuestras mamás y papás, así como las generaciones mayores, puedan sentir que tienen las herramientas para detener el fraude a adultos mayores.

Seguiré luchando por estos esfuerzos en Washington con medidas como la Ley de Empoderamiento Financiero para Personas Mayores. Este proyecto se aseguraría de que los adultos mayores y sus cuidadores tengan acceso a información crucial sobre el abuso económico.

Esta ley estandarizaría y mejoraría la manera en la que se reporta el abuso económico a personas mayores, establecería una línea de llamadas nacional para orientar sobre dónde y cómo reportar el fraude, y proveería más recursos para combatir la explotación económica de nuestros adultos mayores, incluso antes de que ocurra.

Por favor, tómese unos breves momentos para compartir esta importante información con sus parientes mayores. La paz mental que sentirán será uno de los mejores obsequios que pueda regalar en esta temporada festiva.

(Kirsten Gillibrand es Senadora federal por Nueva York)