Pareja de indocumentados se esconde en iglesia de Philadelphia por más de 800 días para evitar la deportación

Este lunes, Oneita y Clive Thompson salieron del recinto sagrado luego de que ICE le concediera la petición de asilo

Saint Peter's Church, en Manhattan, ha servido de santuario para inmigrantes en riesgo de deportación.
Saint Peter's Church, en Manhattan, ha servido de santuario para inmigrantes en riesgo de deportación.
Foto: Zaira Cortés

Luego de 843 días encerrados en iglesias de Philadelphia para evitar ser arrestados por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la pareja de inmigrantes Oneita y Clive Thompson finalmente respiraron la libertad este lunes cuando pudieron abandonar el espacio sagrado, sin esposas y sin riesgo de deportación.

Por los pasados meses, el matrimonio y sus hijos estuvieron resguardados entre las paredes de dos iglesias, First United Methodist Church en Germantown, y, posteriormente, en Tabernacle United Church en el centro de la ciudad, para protegerse de las autoridades migratorias.

“Al principio yo no iba ni siquiera a la entrada, yo estaba tan temeroso”, indicó el padre a CNN esta semana al tiempo que señaló que lo único que quiere es “extender sus alas y volar lejos”.

Oneita y Clive, de 48 y 61 años, respectivamente, escaparon de la violencia de pandillas en Jamaica en el 2004 con sus hijos. Aunque se les negó asilo, las autoridades autorizaron a la familia a permanecer en Estados Unidos, recibieron permisos de trabajo y eran inspeccionados periódicamente por ICE.

Así pasaron unos 14 años mientras residían en el condado Cumberland de Nueva Jersey. Pero en agosto de 2018, bajo la Administración de Donald Trump, ICE le informó a los Thompsons que no le extenderían la suspensión de su remoción del país y debían reportarse en cuestión de días para su salida.

Iglesias, “ubicaciones sensitivas”

Fue entonces cuando la familia decidió pedir auxilio a la organización New Sanctuary Movement of Philadelphia. A partir de ese momento, iniciaron los trámites para conseguirles refugio y finalmente terminaron auxiliados por líderes religiosos que abrieron sus respectivas iglesias a modo de santuario para la familia.

Las iglesias al igual que las escuelas son consideradas por las agencias migratorias como “ubicaciones sensitivas” para intervenir con indocumentados por lo que eviten ingresar en estos espacios.

Del “sueño americano” a la pesadilla en cuestión de días

“Fue una pesadilla. De un día estar viviendo el ‘sueño americano’… y en cuatro días todo eso se nos quitó”, agregó Oneita.

“Nosotros no tenemos récord criminal, trabajamos y pagamos nuestros impuestos, somos voluntarios. Yo pasé la mayoría de los 14 años aquí cuidando a los ancianos en este país” enumeró Oneita.

Durante el periodo de 843 días que permanecieron escondidos en los templos con sus dos hijos adolescentes, la familia repetidamente le pidió a ICE que los removiera de la lista de deportación ya que habían aplicado para la residencia permanente por uno de una de sus hijas. Los hijos de la pareja cuentan con ciudadanía estadounidense.

ICE concede pedido de asilo

Finalmente, ICE determinó dejar sin efecto la orden de deportación a mediados de diciembre y concederles el pedido de asilo.

La decisión se tomó luego de que la pareja presentara una moción para reabrir el caso bajo ese causal ante la Junta de Apelaciones de Inmigración del Departamento de Justicia (BIA).

La solicitud requirió dos affidavits, cartas de varios legisladores demócratas en ambos estados como Bob Casey, Cory Booker y Dwight Evans, así como unas 200 cartas de líderes religiosos y comunitarios en apoyo a las intenciones de los inmigrantes.