Alimentos que pueden aumentar tu riesgo de muerte

Una porción al día de estos alimentos aumenta el riesgo de muerte por enfermedades crónicas

Alimentos que pueden aumentar tu riesgo de muerte
Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

La alimentación tiene un impacto directo sobre nuestra salud. Una alimentación saludable puede contribuir a disminuir el riesgo de enfermedades y favorecer una vida longeva.

Por el contrario, investigaciones revelan que comer poco de los alimentos “buenos” y preferir alto consumo de alimentos poco saludables está asociado con el aumento de riesgo de muerte por diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Comer demasiado de los siguientes alimentos aumenta tu riesgo de muerte:

1. Sodio – sal

pizza
Foto: Horizon Content/ Pexels

La Fuente de la Nutrición de Harvard comparte que un estudio en Archives of Internal Medicine encontró que las personas con la ingesta más alta de sodio tenían un 20% más de riesgo de muerte por cualquier causa que las personas con la ingesta más baja de sodio.

Las personas que consumían dietas altas en sodio y bajas en potasio tenían el doble de riesgo de morir de un ataque cardíaco que las personas con la proporción más baja, y tenían un 50% más de riesgo de muerte por cualquier causa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los adultos consumir menos de 2 gramos de sodio por día. La cantidad adecuada sería equivalente 5 gramos diarios de sal, un poco menos que una cuchara de té. 

Los alimentos más salados según la Asociación Americana del Corazón son: panes, panecillos, galletas, pizza, sándwiches, fiambres y embutidos, sopas instantáneas y burritos. 

2. Carne procesada y carne roja

Foto: Congerdesign/Pixabay

Cáncer colorrectal

La Organización Mundial de la Salud expuso en 2015 que la carne procesada se clasificó como carcinógena para los humanos.  Los expertos concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada que se consume al día aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. “Este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida”, se lee en el comunicado.

Un metaanálisis de 29 estudios sobre el consumo de carne y el cáncer de colon concluyó que un consumo elevado de carne roja aumenta el riesgo en un 28% y un consumo elevado de carne procesada aumenta el riesgo en un 20%.

Diabetes y enfermedad cardíaca

Investigadores del Departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de Harvard (HSPH) encontraron que una porción diaria de 50 gramos de carne procesada (aproximadamente 1-2 rebanadas de fiambre o 1 perrito caliente) se asoció con un 42% más de riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca y un 19% de riesgo de desarrollar diabetes.

Comer dos porciones de carne roja o carne procesada, a la semana se asoció con un mayor riesgo de muerte prematura, según un estudio publicado por la Northwestern University.

3. Alimentos ultraprocesados

Foto: Caleb Oquendo/Pexels

Una dieta altamente procesada se ha relacionado con un mayor riesgo general de muerte. Estudios señalan que hay un 18% por ciento mayor riesgo de mortalidad por todas las causas con solo una porción de alimentos ultraprocesados al día y el 62% para quienes consumen cuatro porciones por día.

Entre las enfermedades asociadas a los alimentos ultraprocesados destaca el riesgo de cáncer en general.

Los alimentos listos para comer, como las galletas, la granola y la carne de charcutería, se procesan más intensamente. Los alimentos más procesados ​​a menudo son las comidas preparadas, incluidas las pizzas congeladas y las cenas para microondas.

4. Bebidas azucaradas

Los jugos tienen tanto azúcar y calorías como los refrescos. Foto: Polina Tankilevitch/Pexels

Harvard Health comparte un estudio publicado en Circulation el que tras el análisis de datos de 118,000 personas se encontró que quienes beben dos o más por día tenían alrededor de un tercio más de probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral en comparación con las personas que rara vez bebían bebidas azucaradas.

Las bebidas endulzadas con azúcar populares incluyen refrescos y bebidas de frutas, bebidas deportivas, bebidas energéticas, aguas endulzadas, así como bebidas de café y té con azúcares agregados.

Disminuir el consumo de alimentos como los anteriores y aumentar el consumo de nueces y semillas, grasas saludables como omega-3, frutas, verduras y cereales integrales, contribuye a tener una dieta saludable.

Te puede interesar: