Líder de unión de maestros de Chicago presiona por clases virtuales mientras comparte fotos en Instagram de sus vacaciones de Puerto Rico

¿Predicando la moral en "traje de baño"?

Una calle del icónico y colonial Viejo San Juan, en la capital puertorriqueña.
Una calle del icónico y colonial Viejo San Juan, en la capital puertorriqueña.
Foto: Jorge Muñiz / EFE

La líder de una unión de maestros en Chicago abogó por clases remotas en las escuelas de la ciudad como medida de prevención contra el coronavirus, mientras vacacionaba en un hotel en Puerto Rico, y ahora se ha vuelto la comidilla en redes sociales.

Sarah Chambers, quien pertenece a la junta ejecutiva de la Unión de Maestros de Chicago (CTU) y además es vicepresidenta del gremio en la zona, insistió en su llamado de mantener las clases virtuales en las escuelas públicas bajo el argumento de que no es seguro que los estudiantes salgan de sus casas para retomar las clases presenciales este lunes debido al coronavirus.

Mientras vacacionaba en la isla caribeña con motivo del fin de año, Chambers compartió en redes lo siguiente: “He escuchado que una revolución educativa ocurriendo. Toneladas de miembros envían correos electrónicos a su administrador: estaré afirmando mi derecho a continuar trabajando en un ambiente remoto seguro el 4 de enero del 2021. Yo he firmado el compromiso, junto con más de 8,000 educadores unionados para continuar trabajando remoto”.

Pero ésa y otras publicaciones que compartió en redes como Instagram han sido utilizadas en su contra.

En una del jueves pasado, la líder sindical aparece descansando cerca de la piscina del hotel.

“Tenemos toda la piscina para nosotros. Luego, vamos a el Viejo San Juan (zona colonial en la zona metropolitana de la isla caribeña) para comer un sabroso mofongo de mariscos”, lee el comentario que acompaña la imagen.

La portavoz gremial cambió la configuración de seguridad de su cuenta de Instagram para que sea privada tras el revuelo que causaron sus fotos.

En una publicación en Twitter, que cita el medio Daily Mail, Chambers se defendió de las críticas en su contra alegando, entre otras cosas, que ya fue diagnosticada y superó la COVID-19, por lo que las probabilidades son pocas de que se contagie nuevamente.

“Yo me sometí a 4 pruebas de COVID (2 rápidas, 2 CPR) antes de venir aquí y me puse dos máscaras (N95). Los científicos dicen que los aviones son más seguros que las tiendas de alimentos porque los aeroplanos tienen filtración a nivel de UCI (unidad de cuidado intensivo), y todo el mundo se pone máscaras”, expone la portavoz en uno de los tuits.

Chambers añadió: “Mi doctor dijo que es extremadamente poco probable para mí contagiarme con la COVID nuevamente, luego de que la tuve tan difícil”.