Los caminos legislativos de NY en 2021 conducen a reparar el “hueco financiero” dejado por la pandemia

Legisladores estatales aceleran alivios a los inquilinos amenazados de ser desalojados y más impuestos a los ricos

En todo el estado de Nueva York al menos 830,000 familias están afectadas por no poder pagar la renta y se pueden beneficiar.
En todo el estado de Nueva York al menos 830,000 familias están afectadas por no poder pagar la renta y se pueden beneficiar.
Foto: Scott Heins / Getty Images

Un gigantesco déficit financiero causado por la pandemia, solo comparable con la Gran Recesión, un posible aumento de los impuestos a las personas con más ingresos, normativas para detener el aluvión de desalojos de inquilinos por retrasos en el pago de la renta, la posible legalización de la marihuana y una aplastante mayoría demócrata en la Asamblea y Senado estatal, son los principales combustibles que marcan el inicio de las sesiones legislativas en 2021 que impactará la vida de los neoyorquinos en los próximos meses.

Como es absolutamente predecible, los legisladores en Albany  y el gobernador Andrew Cuomo arrancan este año tratando de poner en la balanza cómo la crisis presupuestaria generada por el COVID-19 no afecte programas de salud y educación, que justamente necesitarán más recursos.

Y especialmente tendrán el desafío de generar más recursos en una etapa de crisis fiscal con un déficit de $60 mil millones.

El senador demócrata de El Bronx, Luis Sepúlveda destaca que cuando encienden motores para una etapa que será complicada y retadora, existe un oxígeno: tendremos en la Casa Blanca a un presidente que no discriminará a Nueva York para destinar fondos federales por razones políticas

Dos visiones para ayudar a los inquilinos

La opinión del legislador puertorriqueño en medio del inventario de propuestas que tendrán como norte principal recuperar al estado en medio de las cenizas del coronavirus, es que es “vital” arrancar este nuevo periodo que se inicia el 6 de enero con normativas para asistir a quienes por la crisis temen ser desalojados por retrasos en los pagos de la renta.

“Estamos perfeccionando los detalles de este paquete que deberá incluir también un estímulo y una protección a los miles de inquilinos, pero también a los propietarios. El esquema permitirá continuar con la moratoria de desalojos  hasta junio. Obviamente todo requiere fondos, pero esto debe ser un prioridad de inmediato”, explicó Sepúlveda.

En este sentido, ya en Albany hay enfrentamientos y visiones distintas entre las propuestas que tratan de evitar uno de los escenarios más cruentos para miles de neoyorquinos, que reciben el 2021 con el peso de la amenaza de ser desalojados de sus viviendas por acumular varios meses de renta.

En una esquina se debate una propuesta legislativa más radical, la cual prohíbe por un año los desalojos y juicios por moratoria, y en la otra, una opción que requiere que los inquilinos demuestren en la corte que sus dificultades financieras son un resultado directo de la pandemia, algo que a juicio de algunos asambleístas puede ser complicado y costoso.

Más impuestos a los ricos

Los legisladores del estado de Nueva York podrían acelerar, de acuerdo con fuentes de la Asamblea Estatal, una reforma  para aumentar los impuestos a las personas de altos ingresos. Esto aumentaría los ingresos para evitar hasta $8 mil millones en recortes a los fondos de educación y servicios sociales en el estado.

En vísperas de Navidad, el presidente de la asamblea, Carl Heastie, confirmó que en efecto están adelantadas negociaciones para ejecutar reformas para aumentar las tasas impositivas.

Se conoció que senadores están presionando para que las tasas más altas sean retroactivas a algún punto anterior en 2020, para los neoyorquinos que reportan ingresos anuales de dos  millones o más.

Es importante destacar que estas propuestas de pechar con más impuestos  a los neoyorquinos de más ingresos,  no se acerca en lo absoluto a la ley planteada por la senadora colombo estadounidense Jessica Ramos, quien representa al Distrito 13 de Queens,  que obligaría al selecto club de 112 multimillonarios del estado, a pagar un impuesto a la riqueza, que permita financiar planes de alivio a los indocumentados.

En 2021 todo avizora que se dará luz verde a la legalización del cannabis. (Foto: Getty Images)

¿El año que se legalizará la marihuana?

El debate sobre la legalización de la marihuana para uso recreativo y de adultos en Nueva York ha dado pasos firmes en los últimos dos años, después de que los demócratas tomaron el control de la legislatura estatal, pero persisten muchos desacuerdos sobre el tema, que podrían despejarse en los próximos meses dijeron fuentes de Albany a El Diario.

El gobernador Cuomo mostró interés por este tema en el último trimestre de 2020, a pesar de las complicaciones pandémicas.

“Creo que este año está maduro porque el estado va a estar desesperado por obtener fondos. Incluso con Biden, incluso con el estímulo, todavía vamos a necesitar fondos. Creo que se logrará pronto“, acotó el mandatario estatal.

Pero falta despejar el camino sobre que hará el estado con los ingresos fiscales de la industria de la marihuana, que se espera que genere alrededor de $300 millones anuales cuando se estabilice el programa, según proyecciones del estado.

Los asambleístas que lideran las negociaciones respaldan un proyecto de ley, llamado ‘Ley de Regulación e Impuestos sobre la Marihuana’, que destinaría la mitad de esos ingresos a ser invertidos en comunidades donde las leyes punitivas sobre drogas se han aplicado a tasas más altas.

Algunos legisladores ponen como punto de honor una mayor participación de las comunidades minoritarias en el negocio, tomando en cuenta que en los otros estados han sido grandes empresarios y blancos los grandes beneficiarios.

El otro aspecto espinoso en el punto de los debates, que han dilatado los acuerdos, ha sido precisar cómo se hará justicia con los grupos que fueron devastados por la encarcelación por usar o vender ‘cannabis’.

Reformas de la justicia penal

Aunque un grupo de legisladores y activistas tienen una hoja de ruta de presión, basada en los efectos del coronavirus en los centros penitenciarios de Nueva York, las reformas sobre la justicia penal podría tener poco o ningún avance este año de acuerdo a medios locales.

Una legislación que impondría límites al confinamiento solitario en las cárceles del estado y que haría que más prisioneros mayores fueran elegibles para libertad condicional, unido a otros cambios en el sistema de justicia penal, “es probable que enfrenten mucha resistencia de los legisladores moderados y del propio gobernador”, sostienen  algunas proyecciones de publicaciones especializadas en políticas públicas como City&State New York.

El reto es que en el próximo verano más del 70% de los neoyorquinos estén inmunizados. (Foto: AFP-Getty Images)

Con una vacuna en el horizonte

El despertar de este nuevo 2021, proyecta justamente que el estado recupere su rumbo teniendo como luz al final del túnel que la ruta de vacunación contra COVID-19, que apenas comienza, ponga punto final a la pandemia.

Todas las energías legislativas y políticas gubernamentales tendrán como norte recuperar estructuralmente a Nueva York del “nockout” financiero del coronavirus y garantizar un plan de inmunización que alcance a la mayor parte de los neoyorquinos, sin discriminación, antes del próximo verano.

“La fórmula es estabilizar al estado financieramente y liberarlo de la pandemia. Más allá de eso, cualquier otra reforma de las esperadas por años en el ámbito de la justicia penal, despenalización de la prostitución, y otras luchas de las minorías que requieren de muchos fondos,  difícilmente puedan tener espacio este año que se vislumbra complicado”, compartieron portavoces familiarizados con la Asamblea Estatal.

¿Y las comunidades de inmigrantes?

Mientras durante décadas, la agenda de las organizaciones y coaliciones que pelean por los derechos de los más vulnerables ha sido empujar nuevas leyes que garanticen la justicia laboral, alivios migratorios y la igualdad, ahora varios líderes comunitarios coinciden en que los efectos devastadores del COVID-19 en los más pobres y en las minorías raciales será el centro de todas sus batallas

Yesenia Mata, líder de la organización La Colmena asegura que ya gran parte del liderazgo comunitario en la Gran Manzana está preparado para dar la pelea para garantizar que la inmunización sea distribuida equitativamente entre las personas que fueron las más afectadas por el COVID-19 y no han recibido ningún estímulo económico.

“Nuestros trabajadores esenciales no pueden seguir estando fuera de la agenda”, comentó.

Por su parte, Guillermo Chacón presidente de la Red de Salud Hispana pondera que las fuerzas legislativas no deberían “olvidarse de los olvidados, de los indocumentados y los de menos ingresos que llevan la peor carga de estos meses de emergencia de salud pública”.

Lo que entra en vigencia en 2021:

  • Salario mínimo más alto en NY: Desde el pasado 31 de diciembre el salario mínimo por hora aumenta a $ 12.50 en todas partes fuera de la ciudad de Nueva York, Long Island y el condado de Westchester. Ese aumento de 70 centavos la hora significará $ 28 adicionales por semana en el sueldo de una persona que trabaja a tiempo completo y gana el salario mínimo.
  • Licencia familiar pagada: Desde este 2021 los empleados elegibles tendrán acceso a hasta 12 semanas de tiempo libre remunerado con protección laboral. El tiempo se puede tomar para crear lazos afectivos con un nuevo hijo, cuidar a un miembro de la familia con una condición de salud grave. Los empleados que tomen licencia familiar pagada recibirán el 67% de su salario semanal promedio. Esos pagos tendrán un tope de $ 971,61.
  • Limitan costos de la insulina: Una nueva ley estatal que entra en vigencia este año limita la cantidad de dinero que las personas deben pagar de su bolsillo por la insulina. En el futuro, esa cantidad tiene un límite de $100 por cada suministro de 30 días.
  • Alza de peaje de autopistas: Los conductores de New York Thruway que no tengan una cuenta E-ZPass sufren un aumento de tarifa del 30%, desde el pasado 1 de enero.