El CEO de Whole Foods cree que la mejor forma de solucionar la crisis de seguro médico es “no necesitarlo”: qué propone para mejorar la salud

Vivir bien, comienza con comer bien. John Mackey, propone mejores estilos de vida como solución a la costosa atención médica

El estilo de vida y la calidad en la alimentación, es la llave para vivir con salud, gozar de un peso saludable y prevenir enfermedades.
El estilo de vida y la calidad en la alimentación, es la llave para vivir con salud, gozar de un peso saludable y prevenir enfermedades.
Foto: TIMOTHY A. CLARY/AFP / Getty Images

El tema más importante en la actualidad sin lugar a dudas es la salud, la pandemia por covid-19 nos ha dejado muchas lecciones y entre los aspectos principales nos ha invitado a analizar nuestro estilo de vida. Lo cierto es que los más reconocidos médicos y nutricionistas, enfatizan en que la única forma de vivir más saludables, por más tiempo y prevenir enfermedades crónicas, es a través de la alimentación y los hábitos cotidianos. 

Con base en ello innumerables proyectos y marcas se han sumado creando diversas estrategias que se enfocan en promover la salud. Sin lugar a dudas, la cadena estadounidense de supermercados Whole Foods se encuentra entre los primeros en la lista y resulta completamente lógico ya que se trata de uno de los proyectos con más trayectoria en el campo de la alimentación consciente. La empresa fue fundada en 1980 y tiene sede en Austin Texas, aunque su expansión ha sido tal que actualmente cuenta con más de 460 tiendas en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. 

Whole Foods es una empresa que desde sus inicios se basa en la venta de alimentos naturales y orgánicos, de cierta forma han sido de los principales promotores de este estilo de vida y alimentación desde hace 40 años. 

Su lema: vivir bien comienza con comer bien. Con base en ello hace todo el sentido el destacado control de calidad en los productos que ofrecen, pues se ajustan a rigurosos estándares nutricionales. En los cuales se prohibe la venta de todo alimento que contenga: grasas hidrogenadas, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, edulcorantes artificiales y más de 100 sabores, colores y conservantes que se encuentran comúnmente en los alimentos.

Recientemente el CEO de Whole Foods, John Mackey, declaró que la clave para mantener a las personas saludables en los Estados Unidos es promover que coman mejor y vivan vidas más saludables. A lo cual agregó: “Quiero decir, honestamente todo el tiempo hablamos de atención médica y muchos esfuerzos se enfocan en ello. Sin embargo: “La mejor solución es no necesitar atención médica ”. 

La realidad es que cada día contamos con más referencias científicas que avalan las bondades de seguir una alimentación equilibrada y un estilo de vida armonioso, como la principal prevención de enfermedades degenerativas. Mackey enfatizo en que la mejor solución es cambiar la forma en que la gente come, la forma en que vive, el estilo de vida y la dieta. De esta forma no existe ninguna razón por la que las personas no deban estar sanas y gozar de períodos de buena salud más prolongado.

Otro de los aspectos de la actualidad que más preocupan a Mackey y que mencionó en la reciente entrevista, es el incremento en el consumo de todo tipo de fármacos para controlar las principales enfermedades crónicas y ante lo cual su opinión es contundente: Un montón de drogas no van a resolver el problema ” y hoy en día la sociedad moderna se ha vuelto completamente dependiente a estos medicamentos, que se derivan en peligrosos efectos secundarios. 

Teniendo en cuenta que el 71% de los estadounidenses tienen sobrepeso y el 42,5% son obesos. Claramente, estamos tomando malas decisiones en la forma en que comemos, Mackey enfatiza que no es un camino sostenible y pide mejores estilos de vida como solución a la costosa atención médica.

Como referencia al margen, en 2009 escribió un artículo para el Wall Street Journal titulado: “The Whole Foods Alternative to ObamaCare”, en el que abogó por un menor control gubernamental de la atención médica en los Estados Unidos. “Esto comienza con la comprensión de que cada adulto estadounidense es responsable de su propia salud“, escribió Mackey. “Debemos tomarnos esa responsabilidad muy en serio y usar nuestra libertad para tomar decisiones acertadas en el estilo de vida que protegerán nuestra salud”.

El controvertido artículo de opinión hizo que algunos boicotearan a Whole Foods. Si bien es cierto que una mala alimentación puede conducir a condiciones de salud peligrosas y costosas. Como referencia según un artículo de opinión publicado en New York Times de 2019, “las enfermedades cardiovasculares cuestan $351 mil millones al año en gastos de atención médica y pérdida de productividad, mientras que la diabetes cuesta $327 mil millones anualmente. 

A esta opinión se han sumado reconocidas figuras a nivel mundial, tal es el caso de Nadereh Pourat, profesora y directora del Programa de Investigación de Evaluación y Economía de la Salud en el Centro de Investigación de Políticas de Salud de UCLA. Quien complementa al respecto: “La idea de que si las personas se cuidan y tienen un estilo de vida saludable, mejorará su salud es … un concepto fundamental … y muchas intervenciones de salud pública están diseñadas para educar a las personas para que hagan exactamente eso”, declaró Pourat a CNBC Make It .

Dicho esto, no podemos olvidar que existen otros factores que conducen a enfermedades y que requieren de atención médica, como la genética, los eventos adversos de la vida, la exposición a sustancias químicas y muchos más. También existen sucesos que no podemos controlar, como la actual pandemia por Covid-19. Por lo tanto, la perspectiva de la salud pública es también tener un sistema de atención de la salud capaz y eficaz que pueda brindar servicios para detectar enfermedades o factores de riesgo, brindar servicios preventivos y brindar tratamiento cuando sea necesario. 

Mientras Mackey recomienda cambios de comportamiento como la solución óptima para los costos de atención médica disparados, Whole Foods brinda a sus empleados de tiempo completo acceso a un seguro médico. Sin embargo, Whole Foods anunció que en 2020 los empleados a tiempo parcial que trabajan menos de 30 horas a la semana ya no serían elegibles para participar en el plan de atención médica de la empresa. En ese momento, Whole Foods declaro que este cambio afectaría a menos del 2% de sus empleados y que la empresa trabajaría en conjunto con ellos para encontrar alternativas

Cabe mencionar que el mismo Mackey, de 67 años, predica con el ejemplo: es vegano, medita a diario y monitorea sus propios comportamientos para realizar cambios saludables. Por ejemplo: analiza cuánto tiempo duerme, la calidad del sueño y acostumbra tomarse el pulso durante la noche. También se ha dado cuenta que cuando bebe alcohol, el sueño profundo desaparece casi por completo, no duerme las mismas horas que habitualmente y su pulso aumenta. 

Para finalizar la entrevista Mackey habló un poco sobre algunos sistemas de salud que respeta: “Creo que hay buenos modelos [del sistema de atención médica] que funcionan”, como es el caso de Singapur, donde las personas pagan la atención de rutina y el seguro se utiliza para costos elevados. También Suiza, donde la gente compra seguros a organizaciones privadas sin fines de lucro. Pero en Estados Unidos, no buscamos soluciones en las que todos ganen, buscamos soluciones en las que todos pierden. Toda esta situación que viene de años atrás, ha creado mucha ira, mucha decepción y mucha frustración.