Los hábitos alimenticios que más acortan la vida y aumentan el peso, según Clínica Mayo

Descubre según Clínica Mayo cuáles son los peores hábitos alimenticios, que acortan la esperanza de vida y deterioran la salud

Los hábitos alimenticios que más acortan la vida y aumentan el peso, según Clínica Mayo
Un alto consumo de alimentos procesados, se asocia con el desarrollo de enfermedades crónicas y muerte prematura.
Foto: Unsplash

Probablemente esto te sorprenda: no todos los alimentos procesados son iguales y tienen un impacto diferente en la salud. Es importante saber reconocerlos, de tal modo que existen alternativas de alimentos que son mínimamente procesados como es el caso de las verduras enlatadas y carnes congeladas. Y luego están los alimentos altamente procesados, como los panes industriales, cenas preparadas y otros productos de consumo cotidiano que vienen llenos de grasas saturadas, azúcares añadidos y prácticamente cero fibra.

Lo cierto es que el los últimos meses la tendencia de nutrición, nos invita a realizar cambios de hábitos alimenticios y optar por el consumo de alimentos naturales y menos procesados. Es por ello que una de las principales recomendaciones para vivir mejor, con mayor salud y con un peso sano, es consumir alimentos puros y naturales. Son medicina pura gracias a su inigualable aporte en vitaminas, minerales, fitonutrientes, antioxidantes y fibra.

A su ves un alto consumo de alimentos procesados, viene acompañado de efectos muy negativos para la salud. Al contar con un considerable aporte calórico se asocian con posible aumento de peso, alteraciones en los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en sangre, afeccionas cardiovasculares, digestivas y alteraciones en el estado de ánimo. Solo por mencionar algunas.

Según un estudio publicado en la revista Mayo Clinic Proceedings, un mayor consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asoció con una mayor mortalidad en la población general. Este es solo uno de los malos hábitos dietéticos que la Clínica Mayo ha observado a lo largo de los años y que asocian directamente con un impacto en su salud y en la calidad de vida. Por lo tanto estos son los peores hábitos alimenticios que más deterioran la salud, afectan el peso corporal y la longevidad. 

1. Carnes rojas procesadas

Es bien sabido que las carnes rojas procesadas en exceso se relacionan con efectos negativos en la salud. De manera específica una revisión reciente de la investigación sobre el consumo de carne roja analizó seis estudios que siguieron a más de 1,5 millones de personas durante 5,5 a 28 años. La revisión encontró que el consumo regular de carnes procesadas se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, cáncer (especialmente cáncer de colon) y muerte prematura. Las carnes procesadas incluyen alimentos como el tocino, salchichas, jamón, fiambres, carnes enlatadas, cecina y carne procesada, curada, fermentada o salada. Por lo tanto se trata de productos que adicionalmente tienden a tener un alto contenido en grasas saturadas, sodio, nitratos o nitritos, lo cual se asocia con otros efectos negativos para la salud. 

Embutidos. /Foto: Shutterstock

2. Comida frita 

Ninguna novedad, es bien sabido que los alimentos fritos son de lo más nocivos, calóricos y bajos en nutrientes que existen. De hecho se cuenta con una investigación en la cual se les asocia con ladiabetes tipo 2 y los problemas cardíacos y no solo eso también comprueban que comer alimentos fritos todos los días puede acortar la vida. La realidad es que nuestros cuerpos simplemente no fueron hechos para comer la cantidad de alimentos fritos que existen en la actualidad. Por lo tanto no es sorpresa que deterioren toda la salud de órganos y sistemas.

Pollo frito. /Foto: Shutterstock

3. Azúcares añadidos 

Si de algo se habla en los últimos meses es acerca de los devastadores efectos del alto consumo de azúcares añadidos, en la sociedad actual. Clínica Mayo se ha dedicado a crear una mayor consciencia al respecto y se ha unido a la investigación. Tal lo sugiere en este estudio que también fue publicado en la revista Mayo Clinic Proceedings, en el cual se enfatizan las bondades de evitar los azúcares agregados y todo aquel ingrediente que se utilice en los alimentos para proporcionar dulzura y calorías adicionales, desde el muy difamado jarabe de maíz con alto contenido de fructosa hasta otros que suenan más saludables como el agave, el jarabe de dátil y jarabe de caña: es una de las cosas más importantes que podemos hacer por nuestra salud. La evidencia científica básica existente, los datos de observación y los hallazgos de los ensayos clínicos sugieren que la reducción del consumo de azúcares agregados, particularmente fructosa agregada, podría traducirse en una reducción de la morbilidad relacionada con la diabetes y una mortalidad potencialmente prematura.  A nivel individual, limitar el consumo de alimentos y bebidas que contienen azúcares añadidos, en particular fructosa añadida, puede ser una de las estrategias más eficaces para garantizar la salud futura sólida.

10 maneras para reducir tu consumo de azúcar
Donas de azúcar. /Foto: Pexels

4. Consumo excesivo de alcohol

Sin lugar a dudas una de las peores costumbres de la sociedad actual, es el excesivo consumo de alcohol, el cual ha incrementado considerablemente derivado de la pandemia por Covid-19. Es importante aclarar que incluso el consumo moderado de alcohol se relaciona con efectos nocivos para la salud. Por ejemplo, incluso los bebedores livianos (aquellos que no toman más de una bebida al día) tienen un riesgo pequeño, pero real, de padecer algunos cánceres, como el cáncer de esófago. Y de las consecuencias de beber en exceso ni hablemos, según este estudio es uno de los peores hábitos de salud. Se asocia con graves padecimientos como la pancreatitis, muerte súbdita, insuficiencia cardíaca, enfermedad hepática, accidente cerebrovascular, suicidio y daño cerebral. Se ha comprobado que las personas con un consumo recurrente y sistemático de alcohol, tienen una menor esperanza de vida. 

Alcohol
Alcohol. /Foto: Unsplash