Los demócratas llevan al Congreso la subida gradual del salario mínimo a $15 la hora

Los salarios mínimos y submínimos se indexarían a la media del resto para evitar su futura erosión

Los demócratas llevan al Congreso la subida gradual del salario mínimo a $15 la hora
Los congresistas, Bernie Sanders, Patty Murray, Bobby Scott, Pramila Jayapal y Stephanie Murphy anunciaron el martes la presentación de la propuesta por $15 la hora./Archivo
Foto: Liz Lynch / Getty Images

Estándares laborales débiles están poniendo una enorme presión en muchas familias y con ello en la economía. Uno de estos estándares es el salario mínimo congelado en $7.25 la hora desde que en 2007 se aprobó una subida gradual a nivel federal que finalizó en 2009. Una coalición demócrata del Congreso que cuenta con el senador independiente Bernie Sanders ha presentado la propuesta Raise the Wage Act 2021 para incrementar el salario mínimo y que llegue a $15 la hora en 2025.

Se trata de una operación que supone algo más que duplicar el actual valor de la hora trabajada. Los legisladores creen que una jornada laboral de 40 horas semanales no debería equivaler a vivir en la pobreza.

La subida, tal y como proponen los demócratas, supondría que este año se elevaría este salario a $9.25 la hora y también se incrementarían los sueldos de los trabajadores que cobran el llamado submínimo por tener propinas. Este pasaría de los $2.12 la hora a $4.95 en 2021. Los mínimos a adolescentes subirían este año a $6. Los calendarios de subidas hasta de estos dos últimos llegan a 2027.

Está previsto posteriormente se indexen a la evolución del crecimiento medio de los salarios para evitar la pérdida de poder adquisitivo de quienes lo cobran como ha ocurrido en los últimos años. La inflación, aunque no se ha disparado, ha ido reduciendo año a año la capacidad de compra de quienes aún cobran este salario.

En caso de que esta ley llegara a la mesa del presidente es de esperar que este la firme sin dilación porque el propio Joe Biden ha abogado por ello. Lo que es más incierto es el recorrido que puede tener en las Cámaras, sobre todo en el Senado en el que la mayoría demócrata es precaria. La última vez que una propuesta semejante llegó a la Cámara Alta el entonces líder de esta, el republicano Mitch McConnell, evitó que llegara a tener una votación. El nuevo líder en el senado, Chuck Schumer, ha dado su respaldo a la propuesta.

El actual periodo de congelación de salarios es el mayor en 82 años en el que el salario mínimo no ha sido elevado. En el caso de que se hubiera subido al mismo ritmo que la productividad estaría alrededor de los $24 a la hora hoy.

La propuesta permitiría que subieran los salarios de unos 32 millones de trabajadores, el 33% de ellos negros y un 25% latinos que con la subida tendrían $3,300 más en sus cuentas o carteras.

Sanders explicaba el martes que $7.25 la hora es un salario de hambre. “Nadie puede salir adelante con un salario de tres $8, $10 o una $12 la hora. En EE UU un trabajo debe permitir que los trabajadores dejen la pobreza y no vivan en ella”. Para Sanders no hay excusas para retrasar la subida.

Efecto en la economía

A la mayoría de las empresas, sobre todo las pequeñas, no les suelen gustar este tipo de leyes pero la subida del salario mínimo es una realidad en estados y ciudades. Muchas grandes empresas lo han aplicado o lo están haciendo.

Y es algo que se traslada a una economía que en un 70% se mueve al ritmo del consumo. Las personas que menos ganan más parte de su salario usan en consumo. Los proponentes de la ley creen que habrá más dinero en movimiento y no hay evidencia de que se reduzca el empleo con las subidas aunque no dicen nada de las reducciones de horas, algo que lamentan muchos trabajadores.

Más salario además significa menos dependencia de red social básica que es un costo para los contribuyentes que a la vez, y de esa manera, subsidian el empleo de quienes no pagan salarios que permitan vivir sin esa red.