Una ‘dama de hierro’ para negociar los nuevos estímulos de la pandemia

Una gran tarea espera en la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos.

Janet Yellen ocupa un cargo que ha sido desempeñado durante mucho tiempo por hombres.
Janet Yellen ocupa un cargo que ha sido desempeñado durante mucho tiempo por hombres.
Foto: Efe

La economía del mundo está en manos de una dama neoyorquina. Janet Louise Yellen se convirtió esta semana en la primera mujer en ser jefa de la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos. Una poderosa posición ocupada únicamente por hombres en 123 años de historia.

Con su sonrisa amable, Janet Yellen nos recuerda la fuerza y bondad de las abuelas matronas que eran como damas de hierro, sólo que de ella depende mucho del futuro económico de América Latina, porque sus decisiones afectarán hasta el precio del dólar y las remesas para ayudar a las familias en nuestros países.

Los hispanos debemos apostar por su gestión y esperamos que le vaya bien, pues de su sabiduría en las negociaciones con republicanos y demócratas depende la aprobación de la ambiciosa agenda económica del presidente Joe Biden, también del presupuesto de la Nación y que haya nuevos cheques de estímulo para soportar la pandemia del coronavirus. 

Y es bueno que le sigamos la pista a su desempeño porque sus decisiones se sentirán en el bolsillo de todos debido a la crisis del desempleo, con la amenaza en el incremento de la inflación, del costo de los créditos, o los intereses para la compra de vivienda. 

Esta economista del Brookings Institute, doctorada en la Universidad de Yale y profesora emérita de la Universidad Berkeley, cuenta con apoyo bipartidista ya que fue confirmada en el cargo por 84 votos contra 15, en una votación que parecía más complicada por estar de por medio el debate al juicio a Donald Trump. 

Yellen lleva años lidiando problemas económicos como la crisis financiera del 2008. Fue Asesora de asuntos Económicos de la Casa Blanca para Bill Clinton, donde por su gestión Barack Obama la nombró en reemplazo de Ben Bernanke. 

Y en la presidencia de la FED, también hizo historia como la única mujer en dirigir los hilos del poder en el Banco de la Reserva Federal, aunque Donald Trump no le permitió completar su segundo período y con tanta tenacidad, Forbes calificó a Yellen como la segunda mujer más poderosa del mundo, apenas superada por la canciller alemana Angela Merkel. 

En su audiencia de confirmación para la Secretaría del Tesoro ante el Senado, Yellen defendió la teoría de que la economía del país tiene espacio para aprobar más estímulos, sin preocuparse por la inflación, porque lo importante es la recuperación económica. En la FED la inflación era su enemigo número uno. 

Confiemos en que tenga razón y su tenacidad nos ayuda a soportar esta crisis.