Algunos demócratas analizan la posibilidad de realizar pagos recurrentes en lugar de un solo depósito del cheque de estímulo

Los congresistas aseguran que los pagos recurrentes podrían estimular la economía más rápido

Algunos demócratas analizan la posibilidad de realizar pagos recurrentes en lugar de un solo depósito del cheque de estímulo
Para algunos economistas la solución está en dirigir la ayuda a quien ha perdido su empleo.
Foto: BAY ISMOYO / AFP / Getty Images

Mientras el gobierno del presidente Joe Biden busca aprobar un tercer proyecto de estímulo económico, algunos de sus aliados en el Congreso están considerando que los pagos a los hogares sean recurrentes en lugar de realizar un solo depósito como en las anteriores rondas.

Conseguir dinero para los hogares es una tarea relativamente fácil para el gobierno, sin embargo, conseguir que lo gasten puede ser difícil ya que los que no necesitan el dinero de manera inmediata suelen guardarlo para un fondo de emergencia o bien utilizarlo para pagar sus deudas.

Los pagos recurrentes, en teoría, podrían aliviar un poco esa preocupación al permitir a las familias planificar para los meses venideros, según aseguran algunos de los políticos que apoyan la idea como John Yarmuth, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes.

“Las familias, las pequeñas empresas y la economía en general están de acuerdo”, dijo Greg Nasif, portavoz de Humanity Forward, el brazo político del grupo del ex candidato presidencial demócrata Andrew Yang durante una entrevista para el podcast Machine Meets World.

“Las familias tienen que planificar sus presupuestos. Lo hacen mejor y gastan más cuando saben lo que va a pasar. Por eso son tan importantes los plazos recurrentes en lugar de los pagos directos”, dijo Nasif.

El programa de estímulo de Biden prevé el pago de $1,400 dólares a los familiares que cumplan los requisitos. Además del pago de $600 dólares aprobado por el Congreso en diciembre, recibirían un total de $2,000 dólares de ayuda. Esto se suma a los $1,200 dólares por persona que recibieron en el primer cheque de estímulo durante la primavera pasada.

Una reserva de cheques de estímulo sería incluida en el proyecto de estímulos del presidente Biden, según dijo Yartmuth en una entrevista para el portal MarkWatch. Los demócratas esperan que sea aprobado antes de marzo, sin embargo no creen que el proyecto de ley pueda incluir pagos regulares ya que hasta el momento no se ha discutido la opción de hacer los pagos de manera recurrente.

Algunos de los integrantes demócratas de la organización Humanity Forward han solicitado incluso pagos mayores a los $1,400 dólares del plan de Biden. El congresista Ro Khanna, de California dijo en diciembre en una entrevista en Democracy Now! que el proyecto de estímulo debería otorgar un pago superior a los $2,000 dólares por mes y en caso de no conseguir esa cantidad el político sugiere otorgar algunos pagos recurrentes por lo menos hasta el verano “para que los estadounidenses cuenten con la ayuda”.

Tim Ryan, demócrata por Ohio, es otro de los promotores que ha buscado que el Congreso apruebe pagos recurrentes de por lo menos $2,000 dólares mensuales a cada estadounidense hasta que el empleo regrese a los niveles anteriores a la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, para algunos economistas conservadores la idea de realizar pagos periódicos a las familias no cambiará mucho. Douglas Holtz Ekin, exdirector de la Oficina Presupuestaria del Congreso dijo durante un foro sobre cómo abordar las repercusiones económicas ante la pandemia en junio del 2020, que los patrones de consumo de la gente podrían no cambiar, sin importar si se hace un solo pago de un cheque de estímulo o si realizan pagos de manera recurrente.

El problema, según Holtz-Eakin, es que el gasto se está frenando por la reticencia de las familias a gastar en comidas o salidas a restaurantes a causa de la pandemia y por el miedo de contraer la COVID-19.

Relacionado: Por qué eliminar el cheque de estímulo para alguien que gane más de $75,000 dólares anuales podría ayudar a la economía de Estados Unidos

Según el especialista se trata de un problema diferente al de las recesiones habituales causadas por la reducción del gasto general debido a la pérdida de empleo o a la preocupación de la economía. En esos casos, dijo el economista, los pagos de estímulo tienen sentido porque el dinero se gasta logrando conservar los puestos de trabajo.

“Si las familias no pueden gastar el dinero, ese círculo virtuoso desaparece”, dijo Holtz-Eakin durante el foro.

Una solución más inteligente sería dirigir la ayuda a las familias que han perdido sus ingresos, mediante una ayuda más sólida para las personas que han perdido su empleo o han disminuido su nivel de ingreso.

Después de realizar un estudio la organización Opportunity Insights afirmó que las familias que ganan menos de $75,000 dólares al año gastaron el dinero de los $600 dólares del segundo cheque de estímulo de manera rápida, mientras que las familias que ganan por encima de ese umbral ahorraron el dinero del cheque de estímulo económico o pagaron las deudas de las tarjetas de crédito.

Te podrá interesar: