El cervecero que pese a la COVID se cuenta entre los optimistas

David Favela dejó su trabajo para empezar hace años una cervecera de éxito en San Diego. Hoy es uno de los empresarios latinos que pese a la COVID mira al futuro con optimismo

David Favela, Fundador y CEO de Border X Brewery en San Diego y Los Ángeles, finalista del James Beard Award 2020./Inara Sunan Tareque, Cortesía
David Favela, Fundador y CEO de Border X Brewery en San Diego y Los Ángeles, finalista del James Beard Award 2020./Inara Sunan Tareque, Cortesía
Foto: Cortesía

La semana pasada California empezó a levantar restricciones impuestas por la última oleada de la COVID y David Favela ya contaba con abrir el jardín de su cervecería en San Diego cuando llegó una tormenta que se llevó el tejado.

Mientras atendía esa emergencia se acercaba la hora de hablar con este diario y declinó posponer la conversación. “Ya está todo bajo control, no se preocupe, es un buen momento”, dijo, pese a todo, animado.

Esa buena disposición ante la adversidad es el tono en el que se mantuvo la conversación con Favela, nacido   en San Diego hace 53 años en el seno de una familia mexicana de Durango. “Somos siete, mis hermanos mayores crecieron en México y una hermana y yo en EEUU” cuenta para explicar poco después que la empresa cervecera de la que es fundador y CEO no se llama Border X Brewery por casualidad sino porque es “literal y metafóricamente la mezcla de culturas y el cruce de fronteras”.

Cuando se planteó abrir la cervecera con su hermano y sobrinos en 2013 ya había muchos competidores haciendo cerveza artesanal en San Diego y pensaron que para hacerlo único tenían que aprovechar los sabores de su cultura. Tomaron el riesgo de no hacer IPA, y de incorporar sabores como la canela y el chocolate para su “Abuelita Chocolate Stout” o la horchata pero más allá de eso no había realmente un plan de negocio porque la idea de montar una pequeña cervecera en aquel momento era tener un negocio de familia.

“No hubo una gran inversión, ni teníamos ideas de expandirnos o hacer mucho”, admite. Él era un ejecutivo en Hewlett Packard y viajaba alrededor del mundo con la empresa para la que trabajó durante 20 años. Su hermano y sobrinos también tenían otros trabajos. El negocio era para estar juntos y nació con una pequeña inversión para pagar el local, hacerse con un equipamiento básico y las licencias. Sin pretensiones.

Pero de aquella pequeña operación nacieron cervezas que los clientes querían beber. El hecho es que no tenían suficiente oferta para la demanda y a principios del año siguiente abrieron un “tasting room” en Barrio Logan de San Diego.

Pero siguieron teniendo el mismo problema porque seguían produciendo muy poco para la fuerte demanda que tenían. “Era nuestro handicap”, explica. Decidieron no hacer marketing, ni promociones y quitar las señales del bar, lo mantuvieron abierto, pero sin que se notara “porque nos quedábamos sin cerveza muy rápido”.

“Pero lo divertido es que nos hicimos más populares, la gente hablaba de la cervecería secreta”, explica divertido, “nuestro plan falló”.

Favela terminó dejando su empleo en HP, dedicarse a Border X, y la familia optó por tomar otros caminos por lo que él y su esposa se quedaron al frente de una empresa que iba creciendo. De hecho, al tercer año de existencia ya tuvieron que  incrementar la infraestructura para producir más, en 2018 abrieron en Los Ángeles y luego abrieron su tercera cervecería en San Diego, en octubre del año pasado, alrededor de cervezas más del gusto de mujeres.

Crecimiento latino

El caso del crecimiento de una empresa como Border X Brewery no es excepcional en un país en el que los negocios de latinos no hacen más que abrirse paso. Con problemas, pero se abren paso. Según el último informe sobre State of Latino Entrepreneurship elaborado por la escuela de Negocios de Stanford el número de negocios latinos ha crecido un 34% en los últimos 10 años comparado con el 1% en el resto de los casos. “Los negocios latinos son el segmento de más rápido crecimiento el ecosistema de pequeños negocios”, se afirma en el informe.

Los negocios que al menos tienen un empleado además del dueño crecieron un 14% entre 2012 y 2017, el doble que la media nacional. Antes de que llegara la pandemia los casi 400,000 negocios latinos con empleados generaron ingresos de unos $500,000 millones y emplearon a 3.4 millones de personas. 

Este informe revela además que aunque persisten las diferencias en cuanto a una financiación, que se hace más complicada de obtener para los latinos, los ingresos anuales de las empresas escaladas latinas, es de $1.3 millones mientras que la media de las de los blancos es de $2.5 millones. Y si hay diferencia, pero se está acortando y el crecimiento de las latinas es del 25% y las de los blancos del 19%.

“Cuando consideramos el crecimiento de los ingresos en un plazo de cinco años no vemos diferencias entre los grupos”, dicen en el informe que anticipa que se va a hacer seguimiento sobre el crecimiento en los próximos años para ver la medida de la recuperación y la tendencia a establecida antes de la COVID.

David Favela
David Favela creador de la cervecera Border X, con su esposa en uno de sus locales en California./Cortesía

Pandemia y cerveza

Una de las cosas que la última edición del State of Latino Entrepreneurship de Stanford Business reconoce es que pese a todos los obstáculos a la hora de acceder a la ayuda para la pandemia, los latinos son tan optimistas como el resto de empresarios blancos. En junio el 80% dijo que se recuperarían de los efectos de la pandemia. En septiembre de ese 80% el 63% esperaba recuperarse. Entre los que el optimismo se había resentido el 32% no sabía qué esperar de la recuperación y un 5% pensaban que sería imposible salir de esta dura situación.

Favela, se cuenta entre los optimistas.

En 2020 esperaba tener un gran año. Acababa de ser nominado por su cerveza al prestigioso premio James Beard y con ello pensaba dar un gran salto.  Pero lo que llegó fue la pandemia una semana después. Y empezaron los cierres, las peticiones de créditos por desastres del SBA y grants, pagos de deudas, de seguros, de salarios. “Nuestro modelo de negocio se basa a tener a gente en el mismo lugar”, dice para enfatizar cómo la pandemia ha atacado más a estas empresas. Dice que abrir y cerrar, pivotar y prepararse ha sido como cambiar el modelo de negocio media docena de veces en el año y reconoce que está cansado.

Además, el pasado era el año en el que se han endeudado cuando lo que esperaban era tener beneficios ya que todo estaba preparado para ello.

Pero Favela cree que tiene un gran negocio y que aunque la pandemia le ha afectado no solo va a salir sino que va a irle bien. Confía en el futuro y por ello es que en octubre abrió la tercera cervecería en San Diego. Ahora espera que con la vacuna este año vayan las cosas bien, poder abrir el beer garden y contar con las ayudas para mantenerse y crecer. Estima que este año pueden hacer tres millones.

Y tiene planes de futuro. Captar capital y seguir comprando cervecerías, una más en Los Ángeles para empezar.

Cuando echa la vista atrás poco después de haber dicho lo cansado que ha sido este año, también afirma que no cambiaría su decisión de ser empresario por nada.

 

Tres consejos

David Favela lleva años haciendo negocios y comparte tres de sus consejos:

  1. Hay que incrementar la red de personas con las que colaboras. Dice que en 2020 con los empresarios latinos del barrio de su cervecería organizaron eventos en la calle y con ello animaron las ventas. Además es parte de la Stanford Latino Business Action Network y fue crítico para gestionar información y no sentirse aislado.
  2. Gestionar el poder de los medios sociales.
  3. Ser creativo a la hora de captar capital y buscarlo, ya sea con PPP o lo que sea.