¿Cuántos tipos de mole existen en México?

Emblema nacional de múltiples estilos, colores y sabores

El mole es uno de los platillos más elaborados y con más ingredientes dentro de la cocina mexicana.
El mole es uno de los platillos más elaborados y con más ingredientes dentro de la cocina mexicana.
Foto: Sigmund  / Unsplash

El mole es uno de los platillos más representativos de la cocina mexicana, su origen se remonta a la época prehispánica en la que los pobladores originales mezclaban varios chiles con semillas de calabaza, hierba santa y jitomate para crear un tipo de salsa a la que llamaban mulli, la que acompañaban con carne de guajolote, pato o armadillo. Ésta era preparación exclusiva para ser ofrecida a los dioses en actos ceremoniales.

Con el proceso de colonización nuevos ingredientes fueron agregados y cada región del país fue dando su toque especial, creando diferentes estilos de moles. A la fecha existen ferias y competencias para seguir creando variedades de esta preparación con ingredientes innovadores. Así pues, este es un alimento muy vivo en la cultura de México.

Tener un inventario del total de las variantes de moles que existe en este país es prácticamente imposible, pues como ya se dijo, año con año se siguen creando nuevas recetas. Sin embargo, podemos mencionar lo más destacados.

Moles más tradicionales de acuerdo a su color

Mole negro

Ingredientes: chiles (negro, rojo, mulato, guajillo, pasilla, ancho y chipotle), semillas y frutos secos (ajonjolí, pepita de calabaza, almendras, nueces y cacahuates), verduras y frutas (plátano macho, uvas pasa, cebolla y jitomate), especias (hoja de aguacate, tomillo, clavo, pimienta, orégano, canela), tortilla, pan, chocolate, sal y azúcar.

Mole verde

Ingredientes: chile verde, pepitas, tomate, cebolla, masa de maíz, así como diversas plantas y especias (epazote, perejil, hierba santa, ajo, clavo), azúcar y sal.

Mole rojo

Ingredientes: chiles (rojo, ancho, guajillo, pasilla y cascabel), semillas y frutos secos (ajonjolí y almendra), verduras (ajo, cebolla y epazote), chocolate, azúcar y sal.

Mole amarillo

Ingredientes: chiles (ancho, guajillo, chilcostle, costeño amarillo y chilhuacle amarillo), verduras (jitomate, cebolla, cilantro, acuyo y ajo), especias (comino, clavo, pimienta), tortilla, azúcar y sal.

Moles más tradicionales por región

Mole poblano

Como su nombre lo indica, es originario de Puebla, uno de los estados más cercanos al centro del país. Goza de gran popularidad y la forma más común de comerlo es en enchiladas o con piezas de pollo, desde luego acompañado con arroz.

Mole xiqueño

Originario de Xico, uno de los municipios del estado de Veracruz, que además goza de la distinción de pueblo mágico. Tiene más de 25 ingredientes y su sabor es dulce, muy apreciado en dicho estado y los colindantes.

Mole oaxaqueño

Este estado es uno de los que mayor diversidad gastronómica aporta a todo el país, por lo que cuenta con más de una variedad de mole. Sus variantes son muy  famosos y con éstas se preparan diversidad de platillos, como los tamales con mole de Oaxaca. Aunque en realidad, son tan especiales que en sí mismas ya son  platillos delicioso.

Mole de San Pedro de Actopan

Originario del municipio y pueblo mágico de Milpa Alta en la Ciudad de México. En este lugar también se producen diferentes tipos de mole como una tradición muy arraigada. Tanto así, que es la sede de la Feria del mole, evento anual en el que participan cientos de artesanos, con la finalidad de preservar y promover esta tradición culinaria.

 

También te puede interesar

 

Cuáles son los platillos de comida mexicana para fiestas que mejor rinden

Comida mexicana saludable: Exquisitas enchiladas rojas mexicanas en 4 sencillos pasos

Comida mexicana con ingredientes económicos