4 condimentos populares que aumentan la grasa corporal y causan hinchazón

Algunas salsas que disfrazamos como "inofensivas" suelen contener un exceso de calorías y azúcares. Descubre cuáles son estos caprichos insalubres

Un excesivo consumo de condimentos puede asociarse con una alta ingesta calórica.
Un excesivo consumo de condimentos puede asociarse con una alta ingesta calórica.
Foto: Imagen de Bernadette Wurzinger en Pixabay / Pixabay

Seguir una alimentación saludable no sólo se trata de cuidar la ingesta calórica. La calidad de los alimentos que con los cuales basamos la dieta diaria, es fundamental. Con base en ello solemos enfocarnos en las mejores alternativas de frutas, verduras, cereales, legumbres y proteínas. Y claro que son importantes, sin embargo es muy normal olvidarnos de los condimentos y aderezos. Lo cierto es que son complementos que suelen pasar desapercibidos e inclusive solemos pensar que no tienen un efecto en la salud, cuando en realidad es todo lo contrario, sobre todo cuando se trata de productos procesados. 

Aunque no lo creas una de las mejores formas de empezar a comer de forma más nutritiva y balanceada, es examinar más de cerca los condimentos. Lo cierto es pueden parecer relativamente inofensivos, sin embargo algunas variantes suelen relacionarse con un alto aporte calórico y suele añadir grandes cantidades de azúcar, sodio y calorías en las comidas. Sigue leyendo para conocer los 4 condimentos que será mejor evitar, debido a su composición aumentan la grasa corporal y causan hinchazón en el estómago.

1. Salsa Barbecue

No vamos a negar que la salsa barbecue es una verdadera delicia, el complemento perfecto para marinar carnes, aunque tradicionalmente ha sido empleada para aderezar los filetes de hígado y corazones. Las salsa BBQ pueden ser de diversos tipos y pueden variar entre ácidas y dulces, generalmente llevan condimentos especiados. En la mayoría de los casos hacen realce de los sabores ahumados de la barbacoa y carnea asadas. Los ingredientes pueden variar desde la salsa de tomate, especias, edulcorantes, miel y también puede contener vinagre. Lo cierto es que una de las genialidades más grandes de esta salsa, es que las variaciones se ajustan a recetas lugareñas y a especialidades locales. Se ha posicionado como una de las salsas más consumidas en Estados Unidos, sin embargo no es del todo saludable. Según información liberada en Prevention, esta salsa es una bomba de azúcar: una porción de 2 cucharadas aporta 12 gramos de azúcar, por lo que es un condimento que definitivamente querrás omitir y limitar a ocasiones especiales. Finalmente consumirlo en exceso cargará de calorías y exceso de azúcares añadidos a la dieta, lo cual a largo plazo se deriva en aumento de peso y un mayor riesgo de contraer diabetes.

Costillas a la bbq
Costillas a la bbq./Foto: Pixabay

2. Mayonesa

¿Qué sería de los platillos más icónicos y representativos de la cultura estadounidense, sin la mayonesa? Sin lugar a dudas se trata de uno de los condimentos más populares y generosos que tenemos al alcance. De textura cremosa inigualable, la mayonesa convierte cualquier platillo en un deleite. Es una salsa emulsionada en frío, que se  elabora principalmente a base de huevo entero y aceite vegetal batidos. De origen español, generalmente se la sazona con sal, zumo de limón o vinagre. Lo cierto es que es que no existen dudas sobre lo deliciosa que es, son embargo, si lo que quieres es perder peso no será tu mejor opción. Es bien sabido que la única forma de perder peso es generar un déficit de calorías, y usar mayonesa con regularidad podría hacer que eso sea más difícil. Para ponerlo más claro, agregan tan solo 2 cucharadas de mayonesa en cualquier platillo, añade más de 200 calorías ¡Solo en las salsa! Por lo mismo, la mayonesa puede convertir casi cualquier alimento en un capricho insalubre y con muchas calorías. También según su preparación puede contener grasas saturadas, ya que en muchos casos la industria suele utilizar aceites hidrogenados de baja calidad.

Mayonesa de especias. /Foto: Cortesía

3. Salsa de soja

Uno de los complementos más fundamentales en la cocina oriental. La salsa de soja o salsa de soya, llamada siyáu o sillao en el Perú y shōyu en Japón, es un condimento producido al fermentar semillas de soya con los hongos Aspergillus oryzae o Aspergillus sojae. La salsa de soja es otro condimento que es mejor conservar con moderación, ya que se caracteriza por su alto contenido de sodio, lo que se asocia con un mayor riesgo de hipertensión. Demasiada sal también puede provocar una hinchazón destacable, que se asocia con la retención de líquidos y el aumento de peso.

Salsa soja
Salsa de soja. /Foto: Pixabay

4. Ketchup

El condimento más famosos y favorito de todos, va bien con cualquier platillo y se caracteriza por un sabor único. Sin embargo esta salsa que para muchos parece inofensiva y solo un complemento, tiene un alto contenido de azúcar y sodio, por lo que probablemente sea una mala idea usar este condimento con demasiada frecuencia. Sin mencionar que el ketchup generalmente se combina con opciones de alimentos poco saludables y ricos en grasas saturadas, como es el caso de las hamburguesas, los perros caliente y las papas fritas. Consumir condimento con moderación es importante para mantenerse saludable y mantener a raya la la inflamación y el aumento de peso. 

Salsa ketchup
Ketchup./Foto: Pexels