Meghan Markle habla de la renuncia de tres asistentes cuando vivía en el palacio de Kensington

La duquesa de Sussex desmiente rotundamente que hiciera bullying al personal de palacio

Meghan Markle habla de la renuncia de tres asistentes cuando vivía en el palacio de Kensington
Meghan Markle.
Foto: Getty Images

Los rumores, siempre sin confirmar, que salían del palacio de Kensington después de que Meghan Markle se instalara allí tras su boda con el príncipe Harry apuntaban a que no todo el mundo veía con buenos ojos esa costumbre suya de saltarse el protocolo, que en un principio fue aplaudida por considerarse una señal de que contribuiría a modernizar la institución de la que había entrado a formar parte.

Correos electrónicos enviados a las cinco de la mañana, llamadas constantes los siete días de la semana… la dinámica de trabajo de la antigua actriz habría incomodado a más de uno y explicaría la renuncia de tres de sus asistentes y de la jefa de su dispositivo de seguridad en un breve período de tiempo. Esta semana el medio británico The Times ha afirmado que varios miembros veteranos del personal elevaron una queja en contra de la duquesa al entonces jefe de comunicación del matrimonio, Jason Knauf, pero el nieto de Isabel II habría intercedido para que esa información no llegase a oídos de su abuela.

Sin embargo, el asunto sí se habría comentado a través de varios emails entre Jason y Simon Case, entonces secretario privado del príncipe Guillermo, y Samantha Carruthers, la responsable de recursos humanos en el palacio. Según la información que se desprendería de su intercambio de mensajes, dos personas aseguraban haber sido humilladas por Meghan y otra más se había sentido manipulada y sometida a un trato cruel a nivel emocional.

También se asegura que Meghan se puso para una cena de estado en Fiji unos pendientes regalo del príncipe heredero Mohammed bin Salman de Arabia Saudita, a quien se considera el responsable de aprobar el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. La duquesa de Sussex ha reaccionado a estas acusaciones por medio de un comunicado en el que no hace referencia directa a ninguno de los incidentes mencionados anteriormente, pero insiste en que se trata de otra maniobra para ensuciar su imagen.

“A la duquesa le entristece mucho este último ataque hacia su persona, en especial tratándose de alguien que, como ella, ha sido víctima de acoso y que sigue comprometida al máximo con ayudar a aquellos que han experimentado ese dolor y ese trauma. Está decidida a continuar adelante con su trabajo para hacer de este mundo un lugar más compasivo y se esforzará para dar ejemplo a la hora de hacer lo correcto y lo que está bien”, reza el comunicado que han publicado sus portavoces.

Sigue leyendo: