$23.5 mil millones recibirá Nueva York por el nuevo paquete de estímulo: “es más” de lo que le corresponde, según Republicanos

Será el 3er estado que más dinero dispondrá, mucho más de su peso poblacional en el país, critican

El desempleo de 2020 fue la base del cálculo.
El desempleo de 2020 fue la base del cálculo.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

El enorme paquete de ayuda para el coronavirus de $1,9 billones de dólares que el presidente Joe Biden promulgó el jueves incluye cientos de miles de millones en fondos para los gobiernos regionales.

California, Texas y Nueva York serán los tres estados más beneficiados, sumando 25% del total nacional. En el caso de California y Texas no sorprende, pues siendo los dos más poblados del país les han asignado los montos mayores: $42.3 mil millones y $27.3 mil millones de dólares, respectivamente.

Nueva York logró colarse en el 3er lugar en cuanto a la cantidad ($23.5 mil millones de dólares), si bien no es el 3er estado más poblado del país, sino Florida, al que le asignaron muchos menos ($17.3 mil millones). ¿Por qué?

La respuesta es que se dará más dinero a los estados que tenían un mayor número de desempleados a fines de 2020 en lugar de considerar el tamaño de la población en general. Ello ha molestado a algunos estados del sur y medio oeste, mayormente con gobernadores Republicanos y menores tasas de desempleo.

Mientras muchos estados liderados por Demócratas implementaron estrictas medidas de bloqueo para frenar la propagación del virus, algunos de sus homólogos Republicanos adoptaron un enfoque menos restringido, lo que permitió a las empresas permanecer abiertas durante buena parte de la pandemia, destacó Fox News.

Los Republicanos de la Cámara criticaron a los Demócratas por usar el desempleo para calcular los niveles de distribución de ayuda, en lugar del tamaño poblacional. Citaron como ejemplos de estados “perjudicados” a Florida y Georgia, ambos con gobernadores Republicanos.

Pero en realidad no sólo los estados con gobernadores Republicanos recibirían menos dinero en virtud del tamaño de su población: a Virginia (D), por ejemplo, le asignaron aproximadamente 14% menos con la fórmula de desempleo.

“La financiación para los gobiernos estatales y locales surgió como uno de los temas más polémicos en las negociaciones de ayuda el año pasado y sigue siendo objeto de un feroz debate: los Republicanos lo han menospreciado como un “rescate estatal azul” (por el color del partido del presidente Biden), mientras que los Demócratas han argumentado que el dinero es necesario para evitar recortes de servicios públicos o despidos, ya que los gobiernos locales no pueden tener déficits en la misma capacidad que el gobierno federal”.

En total, dentro del paquete nacional de casi $2 billones de dólares, unos $100 mil millones se destinarán a Nueva York, incluyendo el gobierno estatal, educación, la MTA, vacunas y pruebas COVID-19, así como ayudas a ciudadanos, restaurantes, pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro, proyectó la semana pasada la oficina del líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-NY).

De entrada el gobernador Andrew Cuomo consideró “insuficiente” esa cifra, por lo que recalcó que los aumentos de impuestos estarán “sobre la mesa” para que Nueva York cubra su déficit presupuestario en las próximas semanas. El gobernador y los legisladores estatales deben finalizar el presupuesto antes del 1 de abril, todo mientras Cuomo enfrenta presión para renunciar ante crecientes acusaciones de conducta inapropiada y negligencia.