Más desempleo y emigración advierten ante “subida histórica” de impuestos en Nueva York

250 patrones de 1.5 millones de trabajadores piden a los Demócratas “no matar a la gallina de los huevos de oro”

Recesión sin precedentes en NY.
Recesión sin precedentes en NY.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Aplicar a las empresas y a los residentes “ricos” de Nueva York nuevos impuestos por $7 mil millones de dólares probablemente desencadenará el peor éxodo desde la bancarrota de la década de 1970, advirtió el martes un grupo de importantes empleadores y propietarios de pequeños negocios.

En una carta al gobernador Andrew Cuomo y a los líderes Demócratas legislativos del estado, 250 patronos del grupo empresarial “Partnership for New York City” (PFNYC), afirmaron que un plan para imponer las mayores alzas de impuestos en la historia de la región “pondrá en peligro la recuperación de Nueva York de la crisis económica infligida por COVID-19″.

“Para bien o para mal, la pandemia ha demostrado que nuestra fuerza laboral es más móvil de lo que imaginamos”, argumentaron. “Nuestras empresas están comprometidas a mantener una fuerte presencia en Nueva York, pero actualmente sólo alrededor del 10% de nuestros colegas están en la oficina y las perspectivas para el futuro de un lugar de trabajo urbano denso son inciertas”, como indicó una reciente encuesta de PFNYC.

Los ejecutivos y empresarios representados en la carta, que en conjunto emplean a alrededor de 1.5 millones de neoyorquinos, dijeron que muchos trabajadores “han reubicado a sus familias en otros lugares, generalmente con impuestos mucho más bajos que en Nueva York, y los aumentos propuestos harán que sea más difícil lograr que regresen”.

“En última instancia, estos nuevos impuestos pueden desencadenar una gran pérdida de actividad económica e ingresos, ya que las empresas se ven presionadas a trasladar sus operaciones a donde el talento quiere vivir y trabajar”, continuó la misivaa, señalando ejemplos históricos de las posibles consecuencias que podrían repetirse.

Kathryn Wylde, directora de PFNYC, insistió en que “El presupuesto del estado Nueva York para este año debe centrarse en cómo invertir mejor los fondos federales que se nos presenten en 2021 (…) Deberían posponer nuevos gastos e impuestos hasta que tengamos tiempo de desarrollar un plan para educar y capacitar a los neoyorquinos para los trabajos del futuro, y para determinar de dónde vendrán esos trabajos”.

“Están legislando un presupuesto sin un plan, y eso es un terrible error”, concluyó Wylde. En respuesta, el portavoz presupuestario del gobernador Cuomo, Freeman Klopott, comentó que “Estamos de acuerdo en que nuestra atención debe estar en lograr que la economía de Nueva York vuelva a crecer con un enfoque en poner el tapete de bienvenida para los neoyorquinos que se fueron durante la pandemia”.

Pero el Senado y la Asamblea estatales liderados por los Demócratas han propuesto un gasto masivo en educación, atención médica, alivio del COVID-19, seguro de desempleo para inmigrantes indocumentados y otros programas sociales y culturales, resumió New York Post.

“Seguiré teniendo conversaciones con la comunidad empresarial, y seguiremos siendo socios y, a veces, estamos de acuerdo, a veces no. Pero creo que todos estamos tratando de llegar al mismo fin: una recuperación que eleve a todos de manera equitativa”, afirmó ayer Andrea Stewart Cousins (D-Yonkers), líder del senado estatal.

A principios de mes, cuando se aprobó el 3er paquete de ayuda federal, Cuomo afirmó que el monto asignado a NY, aunque estuvo proporcionalmente por encima del tamaño de la población estatal, no era suficiente y que la subida de impuestos seguía como opción.

Dentro del paquete nacional de $2 billones de dólares, unos $100 mil millones se destinarán a Nueva York para el gobierno estatal, educación, la MTA, vacunas y pruebas COVID-19, así como ayudas a restaurantes, pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro.

El gobernador y los legisladores estatales deben finalizar el presupuesto antes del 1 de abril, todo mientras Cuomo enfrenta presión para renunciar ante crecientes acusaciones de conducta inapropiada y negligencia.

Según las cifras, NY es el estado que más ha perdido población en todo el país últimamente y con ello podría bajar su representación en el Capitolio, pues el coronavirus aceleró una tendencia de éxodo que ya venía desde 2016.

Tal panorama podría cambiar el paisaje urbano en Manhattan, isla llena de rascacielos, la mayoría espacios laborales. Mucha gente se ha mudado aprovechando que ya no tienen que trabajar a diario en NYC, entre otras razones; y con las oficinas vacías y los viajes de negocios suspendidos, también se afectan los restaurantes, el transporte público, negocios al detal y hoteles alrededor de la ciudad.

La carta completa enviada por los patrones puede leerse aquí.