¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando dejas de comer alimentos procesados?

Menor inflamación, una mejor calidad del sueño y reducción de peso son algunos de los cambios que puede experimentar tu cuerpo al dejar de comer alimentos altamente procesados

Los alimentos ultraprocesados tienden a ser bajos en fibra y nutrientes, con altas cantidades de azúcar y sodio agregados.
Los alimentos ultraprocesados tienden a ser bajos en fibra y nutrientes, con altas cantidades de azúcar y sodio agregados.
Foto: Shutterstock

Probablemente estés pensando en comer “limpio” y reducir tu consumo de alimentos procesados. Al optar por consumir alimentos en su estado más natural y eliminar los productos procesados, especialmente los altamente procesados como las papas fritas, galletas, fiambres o carnes frías y refrescos de tu dieta, tu cuerpo sufrirá algunos ajustes.

Pero, antes de seguir ¿qué es exactamente un alimento procesado? “Alimentos que han sido cocinados, enlatados, congelados, empaquetados o modificados en su composición nutricional con fortificación, conservación o preparación de diferentes formas”, señala la Academia de Nutrición y Dietética.

Hay diferentes niveles de procesamiento, desde los mínimamente procesados hasta los altamente procesados, estos últimos son los menos saludables.

¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando dejas de comer alimentos altamente procesados?

1. Podrías estar irritable o tener dolores de cabeza (solo al principio)

Dolor de cabeza
Foto: Shutterstock

Al dejar los alimentos procesados, durante los primeros días puedes experimentar síntomas como ansiedad, hinchazón, antojos y dolores de cabeza, esto suele suceder principalmente por la retirada de azúcar. Esto dependerá de qué tanto era tu consumo de alimentos procesados y tu adicción al azúcar. Los síntomas desaparecerán, el cuerpo se acostumbrará a la falta de azúcar, sal y otros ingredientes agregados.

2. Puedes perder peso

Perder peso
Foto: Shutterstock

Los alimentos procesados tienen muchas calorías “vacías” adicionales, altas cantidades de azúcar y sodio agregados. Generalmente carecen de fibra y nutrientes que te ayuden a sentirte satisfecho, lo que también puede provocar que comas en exceso. Eliminar el consumo de alimentos altamente procesados con sus harinas refinadas, grasas y azúcares, puede ayudarte a perder peso.

3. Mejorará tu salud digestiva

abdomen
Foto: Sharon McCutcheon/Pixabay

Comer más alimentos integrales en lugar de los procesados ​​puede ayudar a tu salud digestiva. Los alimentos altamente procesados tienen un alto contenido de aditivos alimentarios no deseados y conservantes que interrumpen las bacterias saludables en el intestino. Cuando se interrumpe el equilibrio entre las bacterias buenas y malas, pueden aparecer enfermedades, comparte Harvard Health.

De inicio, el consumo de fibra propicia una sana microbiota intestinal. La fibra también ayuda a que los alimentos se muevan a través del sistema digestivo, promoviendo la regularidad y prevención del estreñimiento.

4. Algunos alimentos te parecerán demasiado dulces o demasiado salados

Foto: Sharon McCutcheon/Pexels

Si reduces alimentos con alto contenido en sodio y azúcar, con el paso del tiempo, tus papilas gustativas se adaptarán. Es posible que sientas que los alimentos con azúcar o sal agregada tienen un sabor demasiado dulce o salado.

Reducir los alimentos procesados ​​podría cambiar la intensidad con la que saboreas ciertos sabores, según la Escuela de Medicina de Harvard. Las personas con dietas bajas en sodio pueden preferir el sabor de los alimentos sin sal.

5. Podrás dormir mejor

sueños
Foto: Claudio Scott/Pixabay

Consumir más azúcares añadidos afecta la calidad del sueño y conduce a tiempos de sueño más cortos, más despertares nocturnos. Seguir una dieta saludable y equilibrada baja en azúcar refinada, sal y grasas saturadas puede aumentar los niveles de energía durante el día y ayudarte a dormir mejor por la noche, según la National Sleep Foundation.

6. Estarás menos hinchado

barriga hinchada
Foto: Shutterstock

Los alimentos altamente procesados suelen tener un alto contenido de sodio, lo que te puede provocar hinchazón. La razón está en que tus riñones retienen agua adicional para compensar el sodio adicional que se ingirió. Esta hinchazón puede ser más notoria en las manos y los pies. Por lo que dejar de consumir alimentos procesados puede significarte una menor hinchazón.

La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir menos de 2 gramos de sodio al día, que es equivalente a 5 gramos de sal (un poco menos que una cuchara de té).

7. Reducirás el riesgo de enfermedades

Suplementos para mejorar la salud del corazón.
Foto: Shutterstock

A largo plazo, reducir los alimentos procesados ​​podría reducir el colesterol, el riesgo de cáncer, así como disminuir la inflamación y el riesgo de enfermedades cardíacas.

Las carnes procesadas, aumentan el riesgo de cáncer de colon.

El alto consumo de azúcar está relacionado con un mayor riesgo de presión arterial alta, colesterol alto, diabetes e inflamación en el cuerpo según la Asociación Americana del Corazón. Pero además, frena las células del sistema inmunológico que atacan a las bacterias, explica la revista médica WebMD.

Consumir sodio en exceso, se asocia a la hipertensión, a un mayor riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

Si deseas minimizar la ingesta de alimentos procesados, intenta preparar y cocinar más alimentos en casa. Basando las comidas en alimentos integrales, incluidos vegetales, frijoles y cereales integrales.

Te puede interesar: