“No se pongan engreídos. La enfermedad todavía nos acompaña”: gobernador Cuomo extiende sólo una hora más permiso a restaurantes de Nueva York

¡A cuentagotas! Podrán cerrar a medianoche; y las bodas y otros eventos hasta la 1 a.m., desde el próximo lunes 19

Cuestionan las restricciones del gobernador.
Cuestionan las restricciones del gobernador.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

A partir del lunes 19 de abril, los restaurantes de Nueva York podrán atender al público una hora más, hasta la medianoche, y se permitirá que las bodas y otros eventos organizados se desarrollen hasta la 1 a.m., anunció ayer el gobernador Andrew Cuomo.

Adicionalmente, durante la conferencia telefónica Cuomo informó que los eventos de carreras de autos y caballos podrán acomodar a los espectadores al 20% de su capacidad a partir del 22 de abril. Los espectadores deberán usar una máscara, distancia social y proporcionar prueba de una prueba negativa reciente o haber completado su vacunación de coronavirus.

“Pero al mismo tiempo, advertimos a los neoyorquinos: no se pongan engreídos. La enfermedad todavía nos acompaña”, señaló Cuomo, reportó Fox News.

La noticia llega cuando más restaurantes reabren especialmente en NYC, mientras continúa la recuperación económica aprovechando un retroceso en la pandemia de COVID-19.

Los restaurantes de la ciudad de Nueva York se vieron especialmente afectados por el confinamiento, y aproximadamente el 75% de estos negocios dijeron que perdieron al menos la mitad de sus ingresos en 2020, afectando la recaudación fiscal en todo el estado.

“La hora extra es una buena noticia para los restaurantes, bares y clientes, pero aún necesitamos una hoja de ruta para cuándo se levantará el toque de queda como lo ha hecho para otras industrias”, comentó Andrew Rigie, director ejecutivo de “NYC Hospitality Alliance”, un grupo industrial que antes de la pandemia representaba a más de 24,000 negocios con unos 325,000 empleados en establecimientos de comida y entretenimiento nocturno en los cinco condados. Desde entonces, muchos han cerrado por la crisis económica.

También instó al estado a dejar de prohibir que los comensales se sienten en las barras de los restaurantes y a reconsiderar la obligación de que los clientes que pidan una bebida alcohólica deban ordenar comida, en lo que sarcásticamente se ha llamado el “Cuomo combo” en el menú. Voceros de la industria de la hospitalidad en NYC reclaman que no hay “base científica” para prolongar esas medidas.