Un tiroteo en Austin, Texas, dejó tres muertos, incluidas dos hispanas

El sospechoso Stephen Nicholas Broderick está prófugo y es considerado "armado y peligroso"

Un tiroteo en Austin, Texas, dejó tres muertos, incluidas dos hispanas
Emergencia en Austin, Texas.
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

Un tiroteo derivado de un problema doméstico dejó tres muertos este domingo en la ciudad de Austin, Texas.

El incidente tuvo lugar alrededor del mediodía y la policía de Austin respondió a un llamado de emergencia en el 9600 de Great Hills Trail. Al llegar encontraron a dos mujeres y un hombre muertos afuera de un edificio de departamentos.

El jefe interino de la policía de Austin, Joseph Chacon, informó que el sospechoso se encuentra prófugo y responde al nombre de Stephen Nicholas Broderick de 41 años.

“Se considera armado y peligroso”, estableció Chacon. Broderick presumiblemente es un ex agente de seguridad de Austin.

“Esto es una tragedia. Tenemos personas que han perdido la vida aquí… Haremos nuestro mejor esfuerzo para poner a esta persona bajo custodia”, agregó el oficial.

Aunque no se dieron a conocer las identidades de las víctimas, trascendió que dos de las mujeres eran hispanas y el hombre era afroamericano.

Aún no se conoce del móvil del ataque o si Broderick tenía relación con ellas.

El Condado de Austin-Travis reportó el incidente que dejó tres adultos muertos en la escena. Cerca de 18 unidades atendieron el llamado de auxilio y no hay heridos que hayan sido transportados a hospitales.

“No sabemos si huyó a pie o en auto… pedimos a la población que se mantenga a salvo”, agregó el oficial.

Trascendió que en el incidente había un niño involucrado. “No sabemos cuál es la relación del menor con los sucesos”, concluyó Chacon.

“La policía de Austin responde a un tiroteo en activo en Great Hills Trail y Rain Creek. Todos los residentes deben resguardarse y evitar el área”, pidió la policía a través de Twitter.

Alrededor de las 13:30 horas locales la policía seguía reportando que el pistolero estaba prófugo. “Aparentemente es una situación doméstica aislada y no hay riesgo para el público en general”, informaron las autoridades.

Agentes del FBI y de Round Rock se sumaron a la investigación para dar con el sospechoso.

Se trata de otro incidente violento por armas de fuego en territorio estadounidense en las últimas semanas. Tan solo el domingo se registró un tiroteo en un bar de Wisconsin que dejó tres víctimas fatales.

Hace unas semanas el presidente Joe Biden anunció una serie de medidas para regular la venta de armas de fuego en el país, en un intento desesperado por frenar la violencia y los tiroteos que aquejan a escuelas, bases militares y hogares por igual.

Sigue leyendo: 8 muertos y varios heridos: masacre de “dos minutos” en oficina FedEx cerca de aeropuerto de Indianápolis