Qué remedios caseros ayudan a disminuir los síntomas de la menopausia, avalados por la ciencia

La menopausia es un proceso completamente natural en la vida de las mujeres, por desgracia es un cambio que viene acompañado de algunos síntomas. Descubre cuáles son los mejores remedios herbales para disminuir cualquier molestia y recuperar tu energía

Qué remedios caseros ayudan a disminuir los síntomas de la menopausia, avalados por la ciencia
La menopausia se caracteriza por sudores nocturnos, bochornos, bajo deseo sexual, dolores de cabeza, irritabilidad y trastornos del sueño.
Foto: Shutterstock

La menopausia es una etapa natural en la vida de las mujeres, se caracteriza por la disminución de las hormonas reproductivas: estrógeno y la progesterona. Suele presentarse entre los 40 y 50 años de edad y surge con la ausencia del período menstrual durante un año. Al tratarse de un cambio drástico en las mujeres y derivado de la baja o nula producción de hormonas, es normal que se presente con síntomas que deterioran la calidad de vida. Si bien es un proceso que suele durar unos años diversos especialistas han comprobado que al menos dos tercios de las mujeres experimentan síntomas que suelen deteriorar su calidad de vida. Estos incluyen sofocos, sudores nocturnos, bajo deseo sexual, resequedad vaginal, trastornos del sueño, cambios de humor, irritabilidad y cansancio. Además, las mujeres menopáusicas corren un mayor riesgo de contraer diversas enfermedades crónicas, como la osteoporosis, la obesidad, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Con base en lo anterior cada día es más normal que las mujeres recurran al consumo de remedios herbales para tratar de manera natural las típicas dolencias y con ello evitar los posibles efectos secundarios asociados con el consumo de excesivos medicamentos. Dado que es un proceso completamente natural, los tratamientos se enfocan principalmente en el manejo de los síntomas. Descubre cuáles son los mejores remedios naturales para controlar los síntomas de la menopausia, además existe evidencia científica detrás de ellos. 

1. Cohosh negro

El cohosh negro (Actaea racemosa) es una planta con flores nativa de las regiones orientales de América del Norte. Es uno de los más antiguos remedios de la medicina herbal nativa americana y es por ello que es un milenario aliado para tratar una larga lista de enfermedades, aunque su uso más popular sobre todo en la herbolaria actual es para aliviar los síntomas relacionados con la menopausia. Sus bondades más particulares se relacionan con su capacidad para disminuir los sudores nocturnos y los sofocos, dos de los síntomas más populares se la menopausia. Esta hierba también se usa para tratar los cambios de ánimo y los trastornos del sueño, la dosis más eficaz recomendada en recientes estudios es de 40 mg dos veces al día en forma de cápsula o tableta.

2. Trébol rojo

El trébol rojo recibe el nombre científico de Trifolium pratense, es una planta herbácea de flores perteneciente a la familia de las leguminosas. Entre sus cualidades más grandes se encuentra su contenido en isoflavonas, un grupo de sustancias que poseen una estructura similar a los estrógenos humanos. De tal modo que funcionan de manera similar a las hormonas femeninas y ayudan a aliviar los síntomas relacionados con la disminución en la producción de estrógenos. El trébol rojo es uno de los remedios naturales más populares para tratar y prevenir muchos de los síntomas de la menopausia, incluidos: los sofocos, los sudores nocturnos y la pérdida de masa ósea. De hecho se cuenta con un trabajo de investigación que realizó una revisión de 11 estudios en mujeres menopáusicas y encontró que el trébol rojo es más efectivo para aliviar los sofocos que un placebo. Además dos pequeños estudios mostraron que las dosis suplementarias de isoflavonas del trébol rojo pueden retrasar la pérdida ósea en mujeres menopáusicas. 

3. Aceite de onagra

El aceite de onagra es simplemente el mejor aliado de las mujeres, se obtiene de las semillas de onagra (Oenothera biennis) y es una planta con flores es originaria del centro y este de América del Norte. Es popularmente conocido en inglés como evenig primrose oil (EPO). Desde hace miles de años las mujeres nativas utilizaban el aceite de las semillas para tratar los síntomas de la menopausia como los sofocos y la pérdida de masa ósea. De hecho se cuenta con un estudio en el cual se comprobó que el aceite es 10% más eficaz para disminuir las molestias que cualquier medicamento. Otro estudio comparó un suplemento de calcio y un suplemento combinado con aceite de onagra, calcio y omega-3 para detener la pérdida ósea en mujeres pre y posmenopáusicas. Y se descubrió que el aceite de onagra beneficia la salud ósea. 

4. Maca

La maca (Lepidium meyenii) es una poderosa raíz andina perteneciente a la familia Brassica. Se ha utilizado durante siglos en la medicina popular tradicional para tratar dolencias físicas, como anemia, infertilidad, desequilibrios hormonales y ciertos síntomas de la menopausia como disminución del deseo sexual, mal humor y sequedad vaginal. Aunque faltan estudios y trabajo de investigación al respecto, se ha comprobado a través de pequeños estudios que la maca es significativamente más eficaz que un placebo para estimular el deseo sexual y reducir los síntomas psicológicos, como la ansiedad y la depresión que pueden presentarse con la menopausia. Lo mejor de todo es que es muy fácil integrarla en la dieta diaria, puedes agregarla en polvo en jugos y batidos o consumir suplementos.

5. Soja

La soja es uno de los alimentos de mayor contenido en isoflavonas, que son estructuralmente similares a la hormona estrógeno y pueden ejercer efectos estrogénicos débiles en su cuerpo. Muchos síntomas comunes de la menopausia están relacionados con una disminución en la producción de estrógenos y con base en ello se cree que la soja ayuda a aliviar los síntomas debido a sus propiedades similares al estrógeno. Los estudios realizados asocian una alta ingesta de soja con una menor incidencia de sofocos, además una revisión reciente de 95 estudios en mujeres menopáusicas encontró que la suplementación con isoflavonas de soja puede afectar favorablemente la salud ósea, así como la frecuencia y duración de los sofocos. apuesta por el consumo de productos derivados de la soja, como el tofu y el tempeh tienen el mejor perfil de nutrientes y el mayor contenido de isoflavonas. Además se relacionan con beneficios en la salud digestiva e intestinal. 

Te puede interesar: