Pros y contras de usar un cepillo de dientes eléctrico

Los cepillos de dientes eléctricos son más costoso que los cepillos manuales, pero son más efectivos al momento de prevenir el sarro, y para combatir la periodontitis y la gingivitis

Pros y contras de usar un cepillo de dientes eléctrico
La importancia de la higiene bucal es tal, que hay indicios de que en la prehistoria ya se practicaba.
Foto: Shutterstock

La escogencia del cepillo de dientes tiene gran importancia, ya que de él dependerá la efectividad de la limpieza dental. Los cepillos dentales manuales y eléctricos son los tipos más comunes que podemos conseguir en el mercado, según la Clínica Dental Rafael Menéndez. Mientras que los cepillos eléctricos combaten mejor ciertas enfermedades, los cepillos manuales resisten mejor los golpes.

Pese a que los cepillos manuales son más familiares para los consumidores, los cepillos eléctricos se han convertido en la elección preferida de otros por las facilidades que ofrecen en cuanto al reemplazo de cerdas y la limpieza de las piezas dentales.

Ventajas

La principal ventaja de los cepillos eléctricos frente a los manuales es que pueden combatir mejor a la placa bacteriana gracias a que ofrecen una limpieza dental más profunda que los cepillos convencionales. Lo anterior se debe a la acción de su cabezal rotativo.

Gracias a esta capacidad, los cepillos dentales eléctricos son muy útiles en la lucha contra enfermedades dentales como gingivitis y periodontitis, que consisten en la acumulación de placa en los dientes y encías en distintos grados.

tipos de cepillo dental
La escogencia del tipo de cepillo de dientes es algo muy personal, ya que debemos tener en cuenta nuestro gusto y las condiciones de dientes y encías. Foto: Shutterstock

A diferencia de los cepillos manuales, los cepillos eléctricos no necesitan que se les aplique mucha presión para funcionar, simplemente con que lo pasemos habremos quitado la mayoría de los residuos presentes en los dientes.

El riesgo de abrasión dental es menor con un cepillo eléctrico que con uno manual porque estos cuentan con un mecanismo de control de la presión que los hace menos susceptibles a erosionar la superficie de los dientes.

Si las cerdas del cabezal se dañan, no necesitaremos comprar un cepillo nuevo, lo que comúnmente ocurre con los cepillos manuales. Sencillamente deberemos cambiar el cabezal por uno nuevo.

Desventajas

Quizá la desventaja más grande de los cepillos eléctricos frente a los manuales es que su costo suele ser más elevado que estos, aspecto que ha evitado que los cepillos dentales eléctricos tengan una mayor presencia en el mercado de la que quizá deberían tener.

Por otro lado, estos cepillos no son recomendados para las personas con encías sensibles, que quizá puedan resentir el efecto vibratorio de las cerdas. Ambos factores hacen que los cepillos dentales eléctricos sean algo menos accesibles que los convencionales.

Estos cepillos tampoco pueden ser usados durante un tratamiento de ortodoncia porque podrían provocar el desplazamiento de los aparatos, lo que perjudicaría el resultado del tratamiento dental. Los cepillos eléctricos también podrían desprender algún alambre.

Los cepillos eléctricos dentales se pueden romper con relativa facilidad al caer al suelo, por lo que las personas algo “torpes” deberían pensárselo dos veces antes de adquirir uno de ellos.

En última instancia, la elección entre cepillo dental manual y cepillo dental eléctrico está estrechamente relacionada con las preferencias del comprador y la condición de sus dientes y encías. Ambos modelos son efectivos para la limpieza de los dientes, lo que es lo más importante.

También te puede interesar:

¿Ante qué circunstancias se deben usar retenedores de dientes?

3 enfermedades dentales que puedes transmitir mediante los besos