Ante qué circunstancias se deben usar retenedores de dientes

Dado que los dientes tienen memoria, los retenedores de dientes son necesarios para mantener los dientes en posición, después de que hayan sido corregidos en la etapa anterior del tratamiento dental.

Ante qué circunstancias se deben usar retenedores de dientes
Después de la ortodoncia o en las primeras fases de un implante, es necesario utilizar retenedores para mantener los dientes en la posición requerida.
Foto: Shutterstock

En un principio, los retenedores de dientes son usados para estabilizar a los dientes en su lugar, comúnmente después de un tratamiento correctivo. De este modo, los retenedores intentan minimizar los movimientos de las piezas dentales para que puedan fijarse.

Como indica la Clínica Plaza Prosperidad, el uso de los retenedores dentales está reservado a la fase de retención dental, donde se garantizan los resultados de la etapa previa del tratamiento dental. Esto dota a los retenedores de una importancia bastante elevada.

El rol de los retenedores de dientes en un tratamiento dental

Los retenedores de dientes son aparatos bucales capaces de mantener y estabilizar los dientes en una posición específica. Ellos se usan frecuentemente en la fase de retención durante los tratamientos dentales.

El objetivo principal de los retenedores de dientes es estabilizar una pieza dental y garantizar la permanencia de los resultados conseguidos en la etapa previa del tratamiento. Su rol es similar al que cumple una escayola al momento de atender una fractura de hueso.

Los dientes poseen memoria, por lo que ellos tienden a volver a la posición en la que estaban anteriormente. Por ende, si la fase de retención no se respeta, es probable que la persona deba volver a empezar el tratamiento desde cero.

Los retenedores deberían usarse hasta que la mandíbula y las encías se estabilicen alrededor de la nueva posición de los dientes. En el caso de niños y adolescentes, muchos expertos aconsejan usarlos hasta que salgan todos los dientes permanentes.

Tipos de retenedores dentales

Existen dos tipos principales de retenedores de dientes, los fijos y los movibles. Hacer uso de uno u otro depende de las características del caso concreto.

retenedores dentales
La practicidad de los retenedores moviles radica en que dan libertad para comer, lavarse los dientes, etc. Foto: Pixabay

Los retenedores dentales fijos suelen proporcionar una contención permanente alrededor de los dientes. Se suelen usar para:

  • Mantenimiento de la posición de los dientes incisivos inferiores
  • Mantenimiento de la diadema
  • Mantener el espacio después de una extracción dental a la espera de un implante

Por su parte, los retenedores dentales movibles son aquellos que pueden ser extraídos con facilidad para actividades puntuales, como comer, lavarse los dientes, hacer deporte, etcétera.

Dentro de esta clasificación se encuentran diferentes subtipos, entre los que encontramos:

  • Retenedor dental Hawley: Están hechos de acrílico y tienen unos ganchos de metal que se colocan en los dientes molares y un alambre que cubre la parte exterior de los dientes.
  • Retenedor dental Essix: Es una férula de plástico transparente. Es uno de los retenedores dentales más discretos.
  • Retenedor dental Osamu: Es un retenedor de doble capa que permite pequeños movimientos dentarios.

El uso de los retenedores bucales es crucial para que los resultados conseguidos por el tratamiento dental puedan mantenerse en el tiempo. Por ende, aunque tediosa, la fase de retención es vital para el éxito global del tratamiento.

También te puede interesar:

¿Cuál es la edad para que tu hijo comience un tratamiento de ortodoncia?

Conoce los tipos de ortodoncia invisible y sus beneficios