Dormir mal puede impedir que las mujeres disfruten del sexo

En general, la falta de sueño puede tener muchas consecuencias en la salud y afectar funciones relacionadas con el cerebro o las hormonas, pero también para el desempeño sexual puede tener efecto negativos

Dormir mal puede impedir que las mujeres disfruten del sexo
Dormir mal también afecta la vida sexual de las mujeres.
Foto: Unsplash

Una investigación reciente señaló que destinar pocas horas al sueño durante la edad madura puede desencadenar demencia y otros problemas en el cerebro. Ahora, otro estudio enfocado en la salud femenina ha señalado que dormir mal puede impedir que las mujeres disfruten del sexo y puede incluso originar alguna disfunción.

Un estudio de la Clínica Mayo que midió la calidad de sueño de más de 3,400 mujeres con una edad promedio de 53 años, reveló que la falta de sueño puede relacionarse con la escasez de actividad sexual y de hecho puede duplicar su riesgo de desarrollar alguna disfunción sexual.

“Si pones una fuente de sueño y una fuente de sexo frente a una mujer cansada, ella elegirá dormir“, explicó la doctora Stephanie Faubion, la autora principal del estudio y directora del Centro para la Salud de la Mujer de la Clínica Mayo.

Igualmente, las mujeres que regularmente duermen menos de cinco horas diarias son más propensas a presentar problemas sexuales como falta de deseo o imposibilidad para alcanzar un orgasmo.

La investigación, publicada en Menopause: The Journal of The North American Menopause Society, forma parte de un amplio estudio llamado DREAMS que desde 2005 monitoreó la experiencia de 8,688 mujeres en cuanto a menopausia, envejecimiento y sexualidad.

Cómo mejorar el sueño

Si eres mujer, sufres de insomnio a causa o no de la pandemia, o tienes una mala calidad de sueño, y estas circunstancias están afectando otras esferas de tu vida, como el desempeño de tu trabajo o tu vida sexual, las siguientes son algunas recomendaciones de los especialistas para dormir mejor durante la noche:

  • Asegúrate de que el ambiente de tu recámara sea ideal para dormir. Que sea oscuro, silencioso y fresco son condiciones que ayudan a tener un sueño reparador.
  • Mantén una rutina consistente antes de dormir. Trata de cenar e ir a la cama a la misma hora todos los días. Evita el uso de todo tipo de pantallas al menos una hora antes de dormir.
  • Relájate antes de dormir. Puede tomar un baño caliente, escuchar música relajante, meditar, leer un libro o hacer estiramientos ligeros.
  • Cuida lo que comes antes de dormir. Evita comidas picantes, muy condimentadas o grasosas antes de dormir y eivta el café después de las 3 de la tarde.
  • Haz ejercicio regularmente. El ejercicio, idealmente al aire libre, ayuda a tu reloj biológico a adaptarse a los ciclos de día y de noche. Además, la actividad física favorece la química del cuerpo y la salud.