Los mejores alimentos para evitar el reflujo ácido nocturno

Padecer reflujo nocturno es una verdadera pesadilla. Se trata de un padecimiento digestivo que deteriora la calidad de vida y sueño, es bien sabido que el estilo de vida y los hábitos alimenticios juegan un papel fundamental en el buen control de los síntomas, aún más los alimentos que solemos consumir en la noche

Los mejores alimentos para evitar el reflujo ácido nocturno
Las comidas grasosas, condimentadas, picantes, el alcohol y los refrescos, están catalogados como los peores alimentos que activan el reflujo.
Foto: Shutterstock

La peor pesadilla es padecer reflujo nocturno. Es una de las enfermedades digestivas más comunes en la sociedad y se produce cuando el ácido del estómago fluye con frecuencia hacia el tubo que conecta la boca y el estómago (esófago). La principal complicación es que el reflujo ácido puede irritar el revestimiento del esófago. Si bien puede ser una condición que ocurre periódicamente, en medicina se diagnostica la enfermedad por reflujo gastroesofágico cuando se presenta; reflujo ácido suave que ocurre al menos dos veces por semana, o bien un reflujo ácido de moderado a grave que ocurre al menos una vez por semana. La realidad es que se trata de uno de los padecimientos digestivos más recurrentes, no en vano la investigación muestra que la acidez nocturna afecta a casi cuatro de cada cinco personas en Estados Unidos. 

Lo cierto es que el reflujo se presenta con síntomas que deterioran significativamente la calidad de vida de las personas: una fuerte sensación de ardor, sabor amargo en la boca, tos crónica, dolor de garganta, fatiga crónica y otros problemas digestivos. Nadie puede negar que no existe peor sensación que despertar en las mañanas con los post-síntomas de acidez nocturna, que no solo causan dolor, son una de las causas más directas de una mala calidad en el descanso. La buena noticia es que la alimentación juega un papel fundamental, por lo tanto puede ser el mejor aliado para combatir y eliminar los síntomas. Además es bien sabido que existen ciertos alimentos que es muy importante evitar, tal es el caso de las comidas muy condimentadas, picantes y grasosas como la pizza,  el alcohol, las bebidas gaseosas, el café y las comidas rápidas. Si bien es cierto que un buen manejo del reflujo se basa en realizar ajustes en el estilo de vida y los hábitos cotidianos, de manera específica los alimentos que consumimos en la noche influyen directamente y pueden ser el mejor aliado o el peor enemigo.

1. Alimentos ricos en fibra

No es ninguna novedad decir que la fibra es uno de los nutrientes más importantes en la dieta, si bien está llena de beneficios entre los principales se encuentran sus cualidades para mejorar el funcionamiento del sistema digestivo e intestinal. Los alimentos fibrosos nos hacen sentir satisfechos pues la fibra se caracteriza por su inmenso potencial saciante. De tal modo que al consumirlos en la noche es menos probable que comamos en exceso, lo que puede contribuir a la acidez estomacal. Lo mejor de todo es que son sumamente nutritivos y se caracterizan por otros beneficios para la salud entre los que se destacan sus propiedades adelgazantes y cardiovasculares. Apuesta por el consumo de alimentos ricos en fibra saludable: granos integrales como avena, arroz integral, quinoa y cuscús, vegetales de raíz como batatas, zanahorias y remolachas. También los vegetales de hoja verde son muy ricos en fibra y bajos en calorías, elige variantes como los espárragos, brócoli, espinacas, kale y judías verdes. 

quinoa
Quinoa. /Foto: Shutterstock

2. Alimentos alcalinos

Seguramente has escuchado sobre los beneficios de seguir una dieta alcalina, la cual se basa en seleccionar alimentos neutrales y alcalinos. Todo esto se basa en el concepto que posiciona a los alimentos en algún lugar a lo largo de la escala de pH (un indicador de los niveles de ácido), de tal modo que aquellos alimentos de pH bajo son catalogados como ácidos y es más probable que provoquen reflujo. Mientras que aquellos con pH más alto son alcalinos y se asocian con grandes beneficios para la salud, y pueden ayudar a compensar el ácido fuerte del estómago. Entre las mejores alternativas se encuentran: plátanos, melones, coliflor, hinojo, nueces, pepino, aguacate, apio, brócoli, col rizada, y espinacas. 

Aguacate hass
Agucate. /Foto: Pexels

3. Alimentos ricos en agua

No es ningún secreto decir que los alimentos que brillan por su composición en agua, son el mejor aliado de la salud y el peso corporal. Además son altamente benéficos para la digestión, ya que pueden diluir y debilitar el ácido del estómago sobre todo cuando se encuentra en niveles altos y abarca todo el esógafo. Lo mejor de todo es que son muy ligeros y refrescantes, ideales para consumirlos en la noche y evitar la digestión pesada. Entre las mejores opciones se encuentran: caldos de verduras, apio, pepino, sandía, piña, naranjas y tés de hierbas. 

Dieta sandía
Sandía. /Foto: Pexels

4. Leche descremada 

¿La leche ayuda con la acidez estomacal? Es uno de los principales cuestionamientos dietéticos en las personas que padecen reflujo, la respuesta es sí, pero dependerá del tipo de leche que se consuma. Por lo tanto es importante tener en cuenta que la leche viene en diferentes variedades y siempre revisar su porcentaje de grasa: la leche entera  tiene un total del 2% de grasa y es bien sabido que las grasas pueden agravar el reflujo ácido. Si buscas alivio en la noche un vaso de leche descremada será la mejor alternativa, ya que puede actuar como un amortiguador temporal entre el revestimiento del estómago y el contenido ácido, por lo cual proporciona un alivio inmediato de los síntomas de la acidez. Otra buena alternativa es el yogurt bajo en grasa tiene las mismas cualidades calmantes junto con una dosis saludable de probióticos (bacterias buenas que mejoran la digestión). También puedes apostar por el consumo de leches vegetales como la de avena, arroz y almendras. 

leche de vaca
Leche. /Foto: Shutterstock

5. Jengibre

El jengibre es una de las mejores ayudas digestivas debido a sus propiedades medicinales. Llama la atención por ser una especia de naturaleza alcalina, de gran poder antioxidante t¡y antiinflamatoria, lo que alivia la irritación en el tracto digestivo. Lo mejor de todo es que se puede integrar con éxito en jugos, licuados e infusiones. De hecho un gran remedio casero es beber té de jengibre ante los primeros síntomas, ya que ayuda a calmar los jugos gástricos y combate cualquier inflamación. Además nos mantendrá hidratados. 

te de jengibre
Infusión de jengibre./Foto: Shutterstock

6. Agua de limón con miel

Probablemente te cause algo de conflicto leer que una fruta tan ácida como el limón puede ayudar a combatir el reflujo, sin embargo es un alimento altamente medicinal de grandes propiedades antioxidantes, antibacterianas y antiinflamatorias. Por lo tanto una pequeña cantidad de jugo de limón mezclado con agua tibia y miel es la bebida perfecta para el reflujo, ya que se caracteriza por un gran un efecto alcalinizante que neutraliza el ácido del estómago. Además, la miel es otro alimento de gran poder terapéutico que aporta antioxidantes naturales que protegen la salud de las células.

té de kombucha
Agua de limón con miel./Foto: Shutterstock

Te puede interesar: