Por qué un alto consumo de carnes rojas es causa de inflamación y estreñimiento

Un excesivo consumo de carnes rojas, y sobre todo procesadas puede deteriorar la salud. La calidad de la carne y el tipo de alimentación del animal juegan un papel clave, algunas variantes son ricas en ácidos grasos omega-6 que son altamente inflamatorios

Un excesivo consumo de carne roja se relaciona con una menor ingesta de fibra, que puede ocasionar estreñimiento.
Un excesivo consumo de carne roja se relaciona con una menor ingesta de fibra, que puede ocasionar estreñimiento.
Foto: Shutterstock

En los últimos meses la más fiel recomendación de los expertos en salud es seguir una dieta basada en plantas. Se asocia con grandes beneficios para bajar de peso, prevenir enfermedades crónicas y es un estilo de alimentación que alarga la esperanza de vida. Además es se relaciona con excepcionales propiedades para mejorar la salud mental y emocional. También es importante mencionar que no todo es blanco y negro, se cuenta con referencias científicas que avalan las propiedades de comer carne roja de manera ocasional. Ahora sabemos que la carne roja es una opción saludable, debido a su alto valor nutricional, que brilla por su alto contenido en vitaminas, proteínas de alto valor biológico y un perfil superior de ácidos grasos. 

Sin embargo hoy en día alimentarse de manera saludable es más importante que nunca y todos buscamos las mejores opciones para hacer de nuestra dieta diaria el mejor aliado de salud. Con base en ello, una de las principales y más recurrentes preocupaciones entorno al consumo de carne roja es su contenido en ciertos componentes que son verdaderamente nocivos para la salud ¿La razón? Se cuenta con evidencia que los relaciona con inflamación o carcinogénesis. 

En primer lugar es importante decir que la inflamación es una respuesta natural del sistema inmunológico que en cierto punto anuncia que todo funciona correctamente en nuestro organismo. Sin embargo cuando se presenta por un largo período de tiempo, es considerada crónica y es el origen de la mayoría de las enfermedades crónicas y degenerativas. Por lo tanto, minimizar la inflamación en el cuerpo de factores que podemos controlar, como la dieta, el ejercicio y el medio ambiente, es de vital importancia para nuestra salud.

También es importante enfatizar sobre el término “carne roja” el cual se refiere típicamente a la carne de res, sin embargo, a veces también incluye otras variantes como ternera, cerdo y  cordero. Desde una perspectiva lógica, es importante considerar que culturas y civilizaciones de todo el mundo han consumido carne roja durante miles de años sin preocuparse por la inflamación. De hecho, el consumo de carne roja era una parte integral de la dieta humana que se remonta a los cazadores-recolectores, sin embargo la carne que consumimos hoy en día es probablemente bastante diferente. 

Sobre la inflamación y la carne roja:

En primer lugar, es importante comprender que el formato de carne que solemos consumir tiene un gran impacto en sus beneficios para la salud. Es decir las versiones naturales de los alimentos existen por algo: no es lo mismo una galleta de avena, que la avena, y la salsa de tomate no es lo mismo que un tomate. Sucede lo mismo con las formas procesadas de carne roja no son las mismas que las alternativas naturales. De tal modo que los embutidos no son lo mismo que un corte de carne de animales criados en pasto. Este antecedente es importante ya que cualquier forma de alimento altamente procesado será inflamatorio para el cuerpo, independientemente de la fuente.

Desafortunadamente, muchos de los estudios que rodean a la carne roja no toman esto en cuenta y es un factor muy relevante. Además la calidad importa y contribuye en su nivel potencial de inflamación, con base en ello es esencial saber que la forma en que se crió un animal es el factor que más se relaciona con la calidad de la carne que se produce. Además la forma en que se alimenta a los animales y su acceso al exterior, son factores que también tiene un gran impacto. Por ejemplo: el ganado que consume una dieta compuesta principalmente de cereales tiene un perfil más alto de ácidos grasos omega-6, que, en exceso, son increíblemente inflamatorios para el cuerpo humano. Por el contrario, un animal alimentado con una dieta rica en pasto produce un perfil de ácidos grasos rico en ácidos grasos omega-3 que son antiinflamatorios para el cuerpo humano.

De la misma manera que los aceites a base de granos o semillas (como maíz, soja y canola) no son ideales para el consumo humano, por ser altamente inflamatorios, los granos y semillas tampoco son ideales para el consumo de ganado debido a la inflamación que pueden producir en el animal y, a su vez, los humanos que consumen su carne.

Por otra parte Recientemente ha llamado de manera particular la atención, un compuesto que se encuentra en la carne roja llamado Neu5Gc. Se trata un monosacárido que actúa como un tipo de molécula de señalización en las células de mamíferos y una de sus funciones es ayudar al sistema inmunológico a distinguir entre células “propias” y células “extrañas”. Lo cierto es que los seres humanos perdimos la capacidad de producir Neu5Gc hace millones de años, mientras los demás mamíferos todavía lo producen, razón por la cual este compuesto se encuentra en la carne roja. Por lo tanto cuando los seres humanos consumimos carnes rojas y productos lácteos, incorporamos parte de este compuesto en nuestros propios tejidos ¿La principal preocupación? La mayoría de los humanos tenemos anticuerpos anti-Neu5Gc circulando en nuestra sangre, y algunos investigadores han sugerido que estos anticuerpos reaccionan con ante pa presencia de Neu5Gc en nuestros tejidos para crear inflamación crónica, lo cual conduce a serias enfermedades crónicas como el cáncer. 

Lo cierto es que queda mucho trabajo de investigación por realizar, por lo tanto la mejor recomendación es seguir una dieta basada en plantas, consumir carne roja de calidad únicamente en ocasiones especiales y nunca en exceso. 

Sobre la carne roja y el estreñimiento:

Un bistec jugoso o una hamburguesa de vez en cuando puede ser una adición saludable en la dieta, finalmente no podemos descartar que aporta una larga lista de nutrientes y es una de las mejores fuentes de proteínas de alto valor biológico. Entre otros aspectos positivos. Sin embargo comer carne roja a diario puede contribuir al estreñimiento.

La razón principal es que la carne roja no tiene fibra, es bien sabido que la fibra es uno de los nutrientes más importantes para gozar de un sistema digestivo e intestinal saludable. De manera muy particular es simplemente fundamental para agregar volumen a las heces para que se muevan y sean evacuadas sin problemas. Por otra parte no podemos dejar de mencionar que muchos cortes de carne roja contienen altas cantidades de grasa y hierro, dos nutrientes que también pueden contribuir al estreñimiento. Además, comer en exceso mucha carne roja, puede ser bastante saciante y como resultado se deriva en un menor consumo de los alimentos más ricos en fibra como son las frutas, verduras y granos integrales.

Te puede interesar: