Una pastilla antiviral contra el COVID-19 de Pfizer podría estar lista para finales de 2021; así funciona

Una píldora antiviral que un enfermo de COVID-19 podría tomar en casa durante las primeras etapas de la infección para evitar síntomas graves, cambiaría la forma en que combatimos la pandemia

Una pastilla antiviral para el COVID-19 evitaría la enfermedad grave.
Una pastilla antiviral para el COVID-19 evitaría la enfermedad grave.
Foto: Unsplash

Tan pronto como para finales de este 2021, la farmacéutica Pfizer ha anunciado que pondría en el mercado una pastilla antiviral contra el COVID-19 para combatir la enfermedad en las primeras etapas y evitar así los síntomas más graves. ¿Y cómo funciona?

Se trata de una píldora que se consumiría vía oral en la comodidad de casa para evitar que un enfermo de COVID-19 experimente la enfermedad grave y requiera atención hospitalaria. Es un medicamento conocido como inhibidor de la proteasa que se une a las enzimas del virus, ataca su núcleo e impide que se replique en las células sanas del organismo.

Los inhibidores de proteasa son el mismo principio que se utiliza en los medicamentos antivirales para tratar enfermedades como la hepatitis C y el VIH.

El doctor Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, explicó a CNBC que el fármaco se encuentra en etapa experimental desde marzo pasado, pero se espera que sea eficaz incluso para combatir las variantes del virus.

Ensayos en humanos

De acuerdo con información de The Telegraph, las pruebas en humanos de la pastilla identificada como PF-07321332 iniciaría con 60 voluntarios de entre 18 y 60 años, que ya están inscritos al estudio que durará 145 días.

La PF-07321332 se administrará en conjunto con bajas dosis de ritonavir, otro antiviral que ya se utiliza para tratar el VIH y que actuará como una especie de refuerzo para hacer más eficaz el paso del medicamento experimental por el torrente sanguíneo.

El ensayo en humanos se dividirá en tres etapas que, de acuerdo con la publicación, han sido descritas por la farmacéutica en sus documentos de trabajo. En la fase 1 la farmacéutica observará cómo se tolera el medicamento “a medida que se aumenta la dosis, solo o con ritonavir, si hay efectos secundarios significativos y cómo se sienten las personas después de tomarlo”.

Para la fase 2 los expertos de Pfizer experimentarán con los efectos de múltiples dosis, y para la fase 3 se probará el fármaco en forma de líquido y tabletas, así como el impacto que los alimentos pueden tener al consumirlo, especialmente en combinación con grasas y otro tipo de nutrientes.

El medicamento de Pfizer ofrecería una alternativa para tratar la infección por COVID-19, cuyos efectos prolongados pueden ser fatales durante los primeros meses de la recuperación y cuyas variantes pueden ser más infecciosas.

Las autoridades de salud han hecho énfasis en la necesidad de vacunarse tan pronto como sea posible y de completar el esquema de vacunación de dos dosis en el caso de las vacunas de COVID-19 de Pfizer y Moderna.