“Me enamoré de un estafador y perdí más de $1 millón de dólares a los 54 años”

Carolyn Woods narró su experiencia al involucrarse con un hombre que fingió ser un agente secreto del gobierno y que le estafó todos los ahorros de su vida

“Me enamoré de un estafador y perdí más de $1 millón de dólares a los 54 años”
Carolyn Woods se enamoró y creyó la historia de su estafador.
Foto: Unsplash

Carolyn Woods es una ciudadana británica que pasó por la mala experiencia de enamorarse de un estafador y perder más de un millón de dólares a sus 54 años de edad. El hombre, con buenos modales y aficionado a la buena vida, se hizo pasar por un agente secreto del MI6, el Servicio de Inteligencia Secreto del gobierno de Reino Unido. La historia de ella es una de las muchas estafas románticas que ocurren a mujeres en la mediana edad en el mundo.

Woods lo conoció cuando llegó muy bien vestido a la tienda de ropa donde ella trabajaba. Dijo que se llamaba Mark Conway y después de una charla sencilla con la mujer, donde le reveló que tenía 46 años y estaba divorciado, le pidió su número de teléfono y la invitó a salir.

Luego de un par de citas en lugares lujosos para beber champán y comer cenas costosas, él le “confesó” que se estaba enamorando de ella aunque pareciera una locura. Mark le enviaba mensajes cariñosos y halagadores a Carolyn, quien vivía un momento de independencia luego de su divorcio y de que sus dos hijas estaban haciendo sus propias vidas.

Al paso de los días, Mark hacía alusiones a comprar una casa para que ambos vivieran juntos y entonces le reveló que supuestamente era un agente secreto del MI6 que se desempeñaba como trabajador de un banco suizo para ocultar su identidad. Él aseguraba que volaba su propio avión y hablaba siete idiomas. También le pidió tiempo, un año y medio, para terminar con su trabajo del MI6 y comprometerse con ella por completo. Ella estaba enamorada, así que accedió.

Problemas de “flujo de caja”

Mark hizo todo lo posible por hacer creíble su historia del agente secreto: le “compró” a la mujer un auto Volvo, que en realidad era rentado; le regaló un iPhone nuevo, una laptop, la recogió en helicóptero para algunas citas, elegía los lugares y las comidas más caras, aunque ella pagó por muchas de ellas, y le contó que conocía a Hillary Clinton, a Vladimir Putin y hasta al rey de España.

Un día le dijo que estaba comprando una casa para que vivieran luego de su boda que, por supuesto, sería de cuento de hadas, pero entonces empezó a tener problemas de “flujo de caja”. Fue así como ella le “prestó” los primeros $37,000 dólares (26,000 libras esterlinas) de un total de $1.2 millones de dólares (85,000 libras esterlinas) que le depositó en 70 transferencias bancarias.

En una ocasión le presentó a su socio, James Miller, un piloto de aviones privados. Otro día apareció vestido con equipo de combate en el desierto para decirle que había abandonado temporalmente a un grupo de hombres que estaba entrenando en Siria sólo para volar y verla.

Como Woods no podía contarle a nadie sobre la identidad de su novio, se aisló cada vez más mientras él espaciaba cada vez más sus citas con el pretexto de su trabajo como agente secreto. Un día de otoño Mark le dijo que tenía un tumor cerebral y que se sometería a una cirugía en el extranjero. La mujer, preocupada, tuvo que pedir hospedaje a sus amigos porque estaba prácticamente en bancarrota.

Un final en bancarrota, pero feliz

Luego de pensar en el suicidio y negarse a aceptar lo que estaba sucediendo, Woods llamó al piloto James Miller para preguntarle por Mark. Miller le dijo que el supuesto Mark lo había estafado y que su apellido real era Acklom.

Acklom resultó ser un estafador desde los 16 años, casado, con dos hijos pequeños de 38 años, no de 46. Cuando ella le pidió su dinero de vuelta, él desapareció. La mujer acudió a la policía y luego de una lucha de seis años, finalmente en febrero de 2019, Mark Acklom fue arrestado en Suiza y extraditado a Reino Unido.

Acklom se declaró culpable y fue condenado a cinco años y ocho meses de prisión, pero Woods perdió su dinero y pasó por una crisis emocional severa. Sin embargo, estableció una relación con Miller, el piloto, con quien se casó y vive en Escocia. De su increíble experiencia, Carolyn Woods escribió un libro que ya se encuentra disponible: Sleeping With A Psychopath (Durmiendo con un psicópata), editado por HarperCollins.