Tres meses atrás, Félix Verdejo confesó en entrevista que temía fallarle a su hija

En la que sería la entrevista más reciente al púgil, apodado "El Diamante", este reveló que quería convertirse en campeón mundial para que su hija Miranda se sintiera orgullosa de él

Tres meses atrás, Félix Verdejo confesó en entrevista que temía fallarle a su hija
El boxeador boricua Félix Verdejo Sánchez durante su victoria en las Olimpiadas 2012 en Londres.
Foto: Jack GUEZ / AFP / Getty Images

Hace unos tres meses, el boxeador boricua Félix Verdejo declaraba en una entrevista con el locutor puertorriqueño “Deplaymaker” que ya no peleaba en el ring para levantar su ego sino para demostrarle a su hija Miranda que era el mejor.

En el intercambio en One on One, publicada en YouTube el pasado 3 de febrero, Verdejo dijo que desde que nació su hija, hoy con dos años, era un hombre “diferente” que no quería fallarle a la pequeña.

“Es totalmente distinto. Veo las cosas desde otro punto de vista. Antes quizás no tenía el hambre que tengo ahora por querer ser el mejor, por querer darle el mejor futuro a mi hija, a mi familia. Quizás fuese por el vacilón y por ser el ‘cheche’ de la película, pero, gracias a Dios que ella vino a mi vida, y pues, ha cambiado todo drásticamente, y soy una persona diferente, y todo lo que voy a hacer lo hago con ella presente, porque todo error que cometa en mi vida ella quizás lo pague”, declaró el púgil al locutor de La Mega, estación de radio en la isla.

“Es triste que yo, de tan duro que me ha dado la vida, y pues, yo volver a cometer a otros errores que tenga que lamentarme y que ella los sufra”, continuó el púgil, al que apodaban “El Diamante”.

“O sea, ¿que te dolería fallarle a ella?”, preguntó el entrevistador.

“Claro”, contestó Verdejo.

A la pregunta de si estaba seguro de que sería campeón mundial de boxeo, el púgil de 27 años contestó: “Cien por ciento seguro que tengo el deseo, las ganas de serlo, que tengo el potencial. Mucha gente, inferior a mí -sin quitarle mérito- han sido campeones mundiales. ¿Por qué yo no?”.

Hoy, Verdejo batalla tras las rejas del Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo, en Puerto Rico, luego de haber sido acusado por un gran jurado federal en la isla del secuestro y “carjacking” que culminó en el asesinato de Keishla Rodríguez y el bebé que cargaba en su vientre, producto de una relación no oficial con el deportista.

Junto a él fue acusado Luis Antonio Cádiz Martínez, quien llegó hasta las autoridades federales en la isla como “testigo cooperador”. Según el pliego acusatorio en contra de ambos, Keishla acudió el pasado 29 de abril a un área en la zona metropolitana donde Verdejo la citó, se montó en la guagua Dodge Durango del boxeador. Ahí el sospechoso le dio un puñetazo en la cara, según detalla la querella criminal con base en las declaraciones de Cádiz Martínez a fiscales federales.

Seguidamente, el dúo inyectó a la joven con una mezcla de fentanilo y heroína, la ataron de pies y manos con alambres, le colocaron un bloque de cemento y la tiraron a la laguna San José desde el puente Teodoro Moscoso cuando la joven de 27 años aún estaba con vida.

La madre de Miranda y pareja oficial de Verdejo, identificada como Eliz Marie Santiago Sierra, no ha sido señalada como persona de interés o sospechosa en el caso. Sin embargo, las redes sociales se han encargado de vincularla con el crimen.

Ante esto, Edwin Prado, quien fuera el enlace entre Cádiz Martínez y las autoridades federales, insistió en que ni Santiago Sierra ni su padre tienen que ver con los hechos. Santiago Sierra no ha emitido declaraciones públicas sobre el caso y el arresto de Verdejo. La última vez que se le vio el rastro fue saliendo de una de las entrevistas con agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) del Departamento de Policía de Puerto Rico en San Juan. La joven se camufló con una capucha negra y la mascarilla del mismo color, y no hizo declaraciones a la prensa.

Te puede interesar: